Alimentación y salud: Lo que no te muestran

3
4358

Queridos amigos y amigas de Informe Insólito, en esta ocasión os hablaré sobre uno de los temas que considero más importantes para la propia vida del ser humano: la alimentación y sus consecuencias para la salud según cómo actuemos con ella. Y para ello os mostraré casos e historias reales donde se demuestra el efecto positivo sobre nuestro organismo cuando nos alimentamos conscientemente y analizando los alimentos debidos (ya que hoy día es prácticamente imposible comer de forma totalmente pura y “limpia” por culpa de las empresas que controlan la alimentación, pero al menos dentro de lo malo intentaremos informarnos para comer lo mejor posible). Pero antes me gustaría hacer una pequeña introducción reflexionando sobre todo ello.

Publicidad:

Todavía la gran mayoría de profesionales de la salud y de nutrición nos siguen diciendo que tenemos que comer de todo pero equilibradamente, y observo también que la gente sigue llevándose los alimentos y productos del supermercado sin haber leído sus correspondientes etiquetas de información nutricional, pero… ¿es ésta la actitud correcta?, ¿sabemos realmente lo que comemos?.

Realmente no es tan difícil el asunto ni hace falta tener conocimientos avanzados en medicina o nutrición, os voy a resumir muy brevemente en un par de líneas lo que nos hace falta conocer para poder saber lo que tenemos que tener en cuenta a la hora de alimentarnos, sería lo siguiente, hay dos tipos de alimentos: acidificantes y alcalinizantes, los acidificantes dañan nuestro organismo y ayudan a que aparezcan enfermedades, y los alcalinizantes mantienen bien nuestro organismo y nuestro PH, y ayudan a combatir las enfermedades.

Publicidad:

Es tan sencillo como saber que todo acaba en nuestra sangre, y por tanto lo que nosotros decidamos meter en nuestro cuerpo pasará a la sangre y ahí es donde empezarán las repercusiones ya sean positivas o negativas… ¿Algo que parece fácil de entender y que hasta un niño captaría no?. Pues a pesar de parecer tan simple no parecemos captarlo, pero porque el problema es de voluntad y no de conocimientos, elegimos siempre que nuestro paladar obtenga placer antes que cuidar nuestra salud…

cabecera-informe-insolito-U

Publicidad:

Antes de mostraros unos ejemplos e historias reales muy interesantes de cómo actúa la alimentación consciente en nuestro beneficio, me gustaría dar un breve apunte personal sobre otro tema delicado en el tema de la alimentación… ¿están los animales para ser nuestro alimento?… Yo personalmente pienso que no, que son seres vivos que sienten y sufren como nosotros y por lo tanto considero que no necesitamos de su sufrimiento para nuestro beneficio, y sobre todo porque ya está demostrado que el ser humano puede sobrevivir sin requerir de ellos, otra cosa distinta es que se elija el usarlos como alimento por placer humano. Y como muestra mi experiencia personal como vegetariano, os puedo decir que desde hace 4 años que no como animales no he necesitado tomarme ni un mísero ibuprofeno… ¿casualidad?… no lo sé pero ahí están los datos, porque como yo hay ya miles de personas.

Pero no me centraré en este polémico tema porque no es mi intención crear discusión, ya que al final cada persona decidirá con lo que desea alimentar su cuerpo, para bien o para mal. Por lo tanto me centraré en el asunto que trato en este artículo, que es hacer ver con historias reales y demostradas los beneficios que produce una buena alimentación (entendiéndose por esta una que elige alimentos que han demostrado sobradamente sus propiedades positivas para el ser humano, como vamos a ver en los siguientes ejemplos reales que paso ya a mostraros).

Historias reales sobre una alimentación positiva

En 1945, en Nagasaki, Japón, después del lanzamiento de la bomba atómica el Dr. Tatsuichiro Akizuki, director del Urakami Dai-Ichi Hospital (actualmente llamado St. Francis Hospital) salvó muchas vidas alimentando con arroz integral y sopa miso con algas. El Dr. Hiromitsu Watanabe, del Research Institute for Radiation, Biology & Medicine de la universidad de Hiroshima, estudió ampliamente el efecto protector del miso tanto en radiación como en cáncer. Otros investigadores se han sumado a estos estudios y actualmente podemos afirmar que el miso favorece la descarga de sustancias radiactivas en el cuerpo y, además, el HEMF, la sustancia antioxidante del miso, favorece la eliminación de las células cancerosas causadas por la radioactividad.

sopa de miso
Sopa de miso.

Por otro lado, antropólogos, etnógrafos, médicos y curiosos se han aventurado a viajar al valle de Hunza, bajo la promesa de conocer los secretos de una vida prolongada y saludable. Lo que han encontrado quienes visitan el pueblo, es que nadie tiene una vida sedentaria sino más bien activa. Su alimentación es rica en calorías pero baja en  proteínas y tienen una cotidianidad sin estrés ni tensiones.

Hay en el mundo otros ejemplos de pueblos con altos índices de longevidad, como los Abkhazia en el Cáucaso y los Ikaria en el mediterráneo. Las dietas en todos estos lugares son ricas en vegetales, frutos y un nivel de colesterol del 50% menos que en el promedio global.

En el libro de John Clark llamado ‘Lost Kingdom of the Himalayas’ (Reinos perdidos de los Himalayas), el investigador describe que los Hunza solían basar sus comidas en cebada, trigo, nabos, zanahorias, fríjoles secos, guisantes, calabazas, melones, cebollas, ajos, coles, coliflores, albaricoques, moras, nueces, almendras, manzanas, ciruelas, melocotones, cerezas, peras y granadas.

Acostumbran a comer en verano frutas, verduras crudas y leche, mientras que en invierno el alimento cotidiano son albaricoques secos con granos cocidos y queso de oveja. Casi nunca consumen carne y, cuando lo hacen, prefieren el pescado.

Los hunza.
Los hunza.

Espero queridos/as lectores de Informe Insólito que hayan podido servir estos ejemplos reales de alimentación beneficiosa que os he mostrado para reflexionar un poco sobre nuestra alimentación, lo hago con toda la buena voluntad del mundo para intentar ayudar humildemente en la medida de mis posibilidades a que comprendamos que si cuidamos y analizamos lo que comemos estaremos ayudándonos a nosotros mismos y a nuestra salud. Un abrazo a todos/as y os espero en futuros artículos, donde me sumergiré en temas de índole misteriosa y como siempre intentando buscar la reflexión profunda de todos estos temas.

Buscando-la-verdad-Informe-

Compartir
Victor Jiménez
Autor del libro 'Buscando la verdad'. Colaborador en revistas especializadas como "Mundo Misterioso". Aficionado a la naturopatía, ufología y demonología. Defensor de los animales. Esperanzado en que un día el mundo despierte ante tantas injusticias y sucesos ocultos. Revolucionario pacífico, y por supuesto y ante todo, un aprendiz en esta escuela llamada Vida. Contacto: victor_oasis@hotmail.com

3 Comentarios

  1. Ese día que el mundo “despierte”, sólo espero que no sea demasiado tarde no ya sólo para nosotros los que tenemos claro ciertas cosas, sino para el común de la raza humana. Saludos

    • Muchas gracias por tus palabras amigo, yo también espero que no sea demasiado tarde… dentro de mí algo me dice que si existe alguna “fuerza en el Universo” no va a dejar que todo acabe tan pronto… pero para eso debemos seguir luchando y mostrando todas estas cosas para las personas, para poder seguir “despertando”…

      Recibe un cordial saludo y un abrazo!.
      Víctor Jiménez.
      victor_oasis@hotmail.com

  2. Se nos ha obligado a olvidar que vamos a morir, sólo se nos muestra el lado bueno de las cosas, cuando el equilibrio, la misma existencia se basa en la dualidad de todas las cosas. Por eso nos alimentamos de cualquier cosa que en base a imposiciones morales y publicitarias nos parece apetecible, porque a unos pocos privilegiados se nos ha impuesto una visión reduccionista y altamente desobjetivizada.

    He leído varios de tus posts y me parece que tienes una visión muy interesante del mundo que nos rodea. Me alegra que a día de hoy haya personas como tú que, con cada palabra, con cada frase nos transmiten una sensación de ¡Despierta!

    Saludos!
    Lidia Emes.

Dejar una respuesta