Los familiares de las víctimas de los atentados del 11-S exigen al Presidente Biden que revele la verdad

0
637

El próximo 11 de Septiembre de 2021 se cumplirán 20 años de los atentados contra las Torres Gemelas, WTC y contra el Pentágono, que dejaron miles de víctimas en los EEUU. No solo no se han aclarado los detalles reales de aquella infame jornada sino que todavía, a día de hoy, los familiares de los fallecidos aún buscan respuestas. Os lo cuento en el artículo de hoy en Informe Insólito

Bienvenidos a bordo, amigos de la sección de «Misterios Aéreos» en Informe Insólito. Se acerca, desgraciadamente, uno de los aniversarios anuales más tristes que conmemoramos cada año. El cruel y salvaje asesinato de miles de estadounidenses y ciudadanos de otras nacionalidades en aquella trágica y negra mañana del 11 de Septiembre del año 2001. Cabe decir que no estoy de acuerdo, en absoluto, con lo que publican hoy los medios manteniendo como verídica la versión oficial que sigue apuntando a terroristas como causantes de los graves ataques contra el Pentágono y el WTC. Pero si hay que ceñirse a la actualidad, lo hago señalando la noticia que hoy por la mañana invade los medios de comunicación. Los familiares de las víctimas del 11-S exigen la verdad. Y la exigen también al nuevo Presidente de los Estados Unidos de América, Joe Biden.

Casi 1.800 personas firmaron una carta solicitando al Presidente Joe Biden que entregue documentos que creen que implican a funcionarios de Arabia Saudí en aquel complot para perpetrar el ataque terrorista en suelo americano. Dicen que si el Presidente Biden se niega, no debería de asistir a las ceremonias en recuerdo de las víctimas el próximo mes de Septiembre para conmemorar el 20º aniversario de los atentados en los que murieron casi 3.000 personas.

En los días posteriores a los atentados del 11-S, se dieron a la prensa y a la opinión pública mundial muchos datos erróneos sobre los ataques y atentados con aquellos aviones llenos de pasajeros inocentes y de tripulantes que jamás habrían pensado en terminar de aquella manera sus carreras profesionales. ¿Datos erróneos o falsos voluntariamente?

Ahora, antes del 20º aniversario de la tragedia terrorista, los familiares de las víctimas de los atentados del 11-S le piden al Presidente Norteamericano Joe Biden que no participe en los actos conmemorativos de los ataques terroristas del año 2001 a menos que desclasifique los archivos confidenciales sobre aquellos atentados.

Casi 1.800 personas firmaron una carta solicitando al Presidente Joe Biden que entregue documentos que creen que implican a funcionarios de Arabia Saudí en aquel complot para perpetrar el ataque terrorista en suelo americano. Dicen que si el Presidente Biden se niega, no debería de asistir a las ceremonias en recuerdo de las víctimas el próximo mes de Septiembre para conmemorar el 20º aniversario de los atentados en los que murieron casi 3.000 personas.

Según la investigación oficial (algo que yo jamás he sostenido), los ataques fueron cometidos por el grupo terrorista Al Qaeda. 15 de los 19 secuestradores de los aviones eran ciudadanos saudíes.

 

Meses antes del 11-S, se realizó una simulación en maqueta del ataque al Pentágono. Y justamente el día de los ataques, en la sede de inteligencia de la CIA, se hizo un ejercicio similar al que se había realizado en el Pentágono que, dramáticamente, esta vez sí coincidió con la realidad. Finalmente, la «suerte» podemos decir que quizá nos acompañó aquella fatídica mañana por alguna razón porque las Torres Gemelas estuvieron «solamente» con un 20% de la ocupación. Un dato que demuestra que evitó que la masacre llegara a unas cifras incalculables y salvajes de muertos.

«No podemos, de buena fe y con veneración a los muertos, enfermos y heridos, dar la bienvenida al Presidente Biden a nuestros terrenos sagrados hasta que cumpla su compromiso», dice la carta de familiares, rescatistas y sobrevivientes. Piden al Presidente Joe Biden que se mantenga alejado de los tres sitios donde ocurrieron los ataques: Nueva York, Virginia y Pensilvania.

Las familias han denunciado reiteradamente que funcionarios de Arabia Saudí tenían conocimiento previo de los ataques y no hicieron nada para detenerlos. Además, demandaron al gobierno de Arabia Saudita, quien negó estar involucrado. El mes pasado, la demanda llevó a varios altos funcionarios sauditas a ser interrogados bajo juramento. Las declaraciones permanecen clasificadas, lo que molesta aún más a las familias.

«Desde la conclusión de la Comisión del 11-S en el año 2004, se descubrieron muchas pruebas que implican a funcionarios del gobierno saudí en el apoyo a los ataques», continúa la carta de las familias. «A través de múltiples gobiernos, el Departamento de Justicia y el FBI buscaron activamente mantener esta información en secreto y evitar que el pueblo estadounidense sepa toda la verdad sobre los ataques del 11 de Septiembre de 2001», añaden.

El Boeing B-767 que se ve impactando contra la Torre Sur en el segundo ataque contra el WTC no es un Boeing B767-200 sino un Boeing B767 de la clase 300. Las imágenes y mediciones hechas del avión así lo demuestran. El fuselaje es algo más alargado que el de un Boeing B-767 de la clase 200.

Los gobiernos de George W. Bush, Barack Obama y Donald Trump también se negaron a desclasificar los documentos, citando preocupaciones de seguridad nacional. «20 años después, simplemente no hay razón -argumentos sin mérito de ‘seguridad nacional’ o de otro tipo- para mantener esta información en secreto», escribe el grupo.

«Pero si el Presidente Biden reniega de su compromiso y se pone del lado del gobierno de Arabia Saudí, nos veremos obligados a oponernos públicamente a cualquier participación de su gobierno en cualquier ceremonia conmemorativa del 11-S», agregan.

El Vuelo 175 tuvo un comportamiento similar al del Vuelo 77 (que impactó supuestamente contra el Pentágono) en sus giros y trayectorias pues no parecía en el radar un avión comercial, sino militar según los testimonios de los controladores. El Boeing B-767 que se ve impactando contra la Torre Sur en el segundo ataque contra el WTC no es un Boeing B767-200 sino un Boeing B767 de la clase 300. Las imágenes y mediciones hechas del avión así lo demuestran. El fuselaje es algo más alargado que el de un Boeing B-767 de la clase 200. Contando las ventanitas que se ven en el avión se podría confirmar además que su fuselaje es más largo que el de uno de la clase 200.

En los días posteriores, esas fotografías de máxima calidad estuvieron colgadas en diversas webs pero posteriormente desaparecieron y ahora es difícil obtener una fotografía clara del fuselaje y ventanas del avión. Y no se trata de una anomalía fotográfica. No importa del punto de observación, siempre parece haber algo adosado al avión. La panza y fuselaje de un Boeing B-767, ambas superficies y zonas del avión, son lisas 100% y cuando las ilumina el Sol, debe producir una fina línea recta como una sombra y no dos formas claramente distintas y muy similares a toneles adosados como vemos aquí. Aunque el avión hubiera aterrizado en un aeropuerto abandonado, resultaría imposible manipular y adosar estas formas extrañas y haber llegado a Nueva York alrededor de las 09:00 horas.

El Vuelo 175 tuvo un comportamiento similar al del Vuelo 77 (que impactó supuestamente contra el Pentágono) en sus giros y trayectorias pues no parecía en el radar un avión comercial, sino militar según los testimonios de los controladores.

Por lo tanto, en algún lugar y en algún momento de aquella mañana del 11 de Septiembre de 2001, el avión secuestrado originalmente fue sustituido por otro. Hay que recordar que este vuelo estuvo fuera de la cobertura radar durante bastantes minutos sin saber su posición y fase de vuelo. Y si se sustituyó al avión, también se sustituyó al «piloto».

Como bien sabéis, se acerca pues el triste recuerdo y aniversario de aquellos ataques y por supuesto que en esta conmemoración tan importante repasaremos todos los hechos y revelaremos de nuevo muchas de las pruebas que siempre se ocultaron y que demostraron que todo lo que gira en torno a los atentados del 11-S del 2001 es una gran mentira.

Hasta el próximo vuelo del misterio, amigos…

Fuente de las declaraciones de los familiares: BBC.com

Compartir
Iván Castro Palacios
Piloto comercial, instructor de Auxiliares de Vuelo y Piloto de Drones - RPAS e investigador de misterios aeronáuticos. Colaborador de Espacio en Blanco en RNE, de RTV Onda Azul de Málaga, de PTV Málaga Televisión, de La Noche de Andrómeda en LNDA Radio, de Otros Mundos con Javier Belmar, de Ya Te Vale FM, de Informe Enigma con Jorge Ríos, de Días Extraños con Santiago Camacho y de Misterio en Red con Esteban Palomo. Contacto: ivancpmisterio@yahoo.es

Dejar una respuesta