El Titán, la premonición del Titanic

0
6885

Esta semana conoceremos la historia de un barco majestuoso e increíble, un barco que poseía características semejantes al desaparecido Titanic, un buque que en su viaje inaugural chocó con un iceberg, hundiéndose para siempre, donde la tripulación y pasaje murieron ahogados. Lo insólito de este accidente marítimo fue que ocurrió 14 años antes de la gran tragedia del Titanic. Pero no sucedió en la vida real, fue relatado en un libro, en una novela escrita por un marino, lo que apunta a ser posiblemente una de las mayores premoniciones del siglo XX, el Titán, la premonición del Titanic.

Publicidad:

El escritor de esta inquietante historia es Morgan Robertson, marino mercante que poseía gran experiencia en el mundo de la navegación marítima, hijo de capitán de barco, por lo que su infancia estuvo fuertemente relacionada con la mar. Robertson nació en 1861 en el condado de Oswego, Nueva York. Fue un marino que empezó a escribir novelas con poco éxito. Sin embargo una de las más conocidas fue “Futility, or the wreck of the Titan”, escrita en 1898. En esta novela se contaba la terrible historia de cómo un inmenso barco de lujo, uno de los más grandes y majestuosos jamás construido sufría un accidente en el Atlántico Norte. Las características principales de este buque, llamado curiosamente Titán, eran muy parecidas a las del verdadero, el Titanic.

titan book
Edición de la novela de Morgan Robertson.

La mayoría de detalles coincidían con los del Titanic, como una eslora aproximada de 250 metros, misma velocidad en el momento del impacto, poco más de veinte nudos, una escasa e insuficiente veintena de botes salvavidas, así como tres hélices y dos mástiles, al igual que el Titanic. Pero había más coincidencias increíbles como que ambos buques se chocaron con un iceberg a casi cuatrocientas millas de Terranova, que ocurrió en el mes de abril, durante su viaje inaugural, incluso ambos capitanes compartían el apellido Smith. Los dos barcos eran lujosos, donde viajaban la sociedad más rica y poderosa del momento.

Publicidad:

Hay que mencionar que nuestro escritor no acertó de pleno, sino que existieron algunos detalles que no coincidían con la historia real del Titanic. Uno fue el sentido de la travesía, el del Titán transcurría entre Nueva York y Southampton y no al revés. El número de supervivientes, tripulantes y pasajeros tampoco coincidía. El número total de personas a bordo eran unos 2.500 en el Titán por 3.547 en el Titanic.

Aun así es increíble como Robertson tuvo la presunta capacidad de detallar datos tan parecidos. De cómo pudo acertar con lo que sería el accidente marítimo mas conocido de la historia.

Publicidad:
titanic propellers 3
Fotografía de las tres hélices del Titanic.

Una de las posibles traducciones de Futility es “Vanidad”. Quizás sus intenciones eran la de poder denunciar las desigualdades entre estamentos sociales de la época, de cómo los ricos malgastaban sus fortunas en lujos y viajes. Por esto tal vez Robertson buscó uno de los finales más terribles para este buque “insumergible”. Al parecer los accidentes con icebergs no eran inusuales, era algo normal, el poder encontrarse con uno de estos enormes bloques de hielo por las rutas del atlántico norte, como le ocurrió en 1856 al buque Pacific. El tamaño y nombre del barco elegido por el escritor Robertson  tampoco parece que fuera extraño, en aquellos años existían barcos con nombres parecidos que pretendían demostrar pomposidad y solemnidad, como  Majestic, Teutonic, Oceanic.  Por todo esto parece que nuestro escritor no le echó mucha imaginación a la hora de escribir su novela. Pese a todo, la tragedia del Titán se cumpliría con el Titanic.

Otro dato inquietante a favor de los supuestos poderes premonitorios de Robertson fue el que se relató más adelante en otra novela llamada “Beyond the Spectrum”, escrita en 1914. En esta novela aunque parezca inconcebible, se detalla el ataque japonés por sorpresa a buques americanos, donde se describen como máquinas voladoras (aviones) lanzaban bombas de luz en la mañana de un domingo de diciembre como ocurriría en Pearl Harbor en 1941, 27 años después de la novela.

6147907_680d5c91c6_m
Morgan Robertson.

Casualidad o no, de nuevo Robertson daba en la diana, acertaba con otro de los acontecimientos histórico bélico mas importantes de todos los tiempos. ¿Quién fue realmente este hombre?, ¿estaba dotado de poderes para predecir el futuro?. Se creía que era un hombre oscuro e introvertido y que tenía un consejero espiritual en otro plano astral, el cual le mandaba mensajes de inspiración para sus novelas.

Robertson murió 3 años después de la tragedia del Titanic, a los 53 años, por una supuesta sobredosis de yoduro de mercurio que utilizaba como tratamiento para alguna enfermedad crónica. Falleció en la habitación de un hotel en Atlantic City, con la ventana abierta, mirando al mar, esperando su hora, o esperando que la inspiración se apoderara de él para poder escribir otra novela donde presagiar algún otro desafortunado acontecimiento en la mar…

Compartir
JASS
Ingeniero de sistemas navales, seguidor del misterio, del fenómeno OVNI y de lo paranormal. Skywatcher, astronauta de salón, y sobre todo cadista. Le gusta escribir sobre historias de barcos. Colaborador en Informe Enigma. Contacto: joseasanchezs72@gmail.com

Dejar una respuesta