Los fantasmas del portaviones USS Lexington

0
528

Muchos son los barcos que se encuentran actualmente retirados como museos navales, impregnados de un pasado lleno de vivencias y batallas. Muchos de ellos han combatido en numerosas contiendas llegando a sufrir importantes accidentes y ataques. Algunos de estos museos flotantes parecen estar vivos, pese a que sus máquinas y turbinas estén en silencio. Entre sus cubiertas y mamparos sigue revolviéndose algo. Es el caso del portaviones USS Lexington, una mole de hierro donde según sus visitantes se pueden oír ruidos extraño y voces. Se vislumbran algunas sombras inquietas recorriendo los grandes hangares, los fantasmas del portaviones USS Lexington.

Publicidad:

El portaaeronaves de la clase Essex USS Lexington fue construido durante la Segunda Guerra Mundial  por los EEUU. Su nombre originario era Cabot, pero durante su construcción el barco también portaaeronaves botado en 1921 USS Lexington (CV-2) fue hundido durante la batalla del mar de Coral entre norteamericanos y japoneses en mayo de 1942. A modo de homenaje el buque en construcción pasó a llamarse igual, el USS Lexington (CV-16).

Imagen del primer USS Lexington, el 8 de mayo de 1942, cuando fue alcanzado por varios torpedos y bombas, En la fotografía se observa a la tripulación saltando al agua.

El Lexington posee una eslora de 250 metros por una manga de 28. Era un barco capaz de alcanzar los 33 nudos y de recorrer casi 35.000 Km a velocidad de crucero de unos 15 nudos. El buque armado con 90 cañones era capaz de transportar 110 aeronaves y a más de 2.600 tripulantes.

Publicidad:

El Lexington era conocido por los japoneses como el “Fantasma Azul” ya que estos lo vieron hundirse en 1942 para más tarde verlo surcando los mares en 1943. Claro que no sabían que se trataba de otro portaaviones con el mismo nombre. Era uno de los pocos barcos que no fue pintado de camuflaje con un patrón de formas geométricas por eso en la distancia los japoneses lo veían como más azulado que el resto.

El USS Lexington estuvo implicado en numerosos ataques y contiendas, sus primeros años lo pasó por el océano Pacífico liderando la fuerzas navales. Sufrió modernizaciones y operó por el Mediterráneo y Atlántico.

Publicidad:

En 1943 mientras se dirigía a atacar el atolón Kwajalein en las Islas Marshall, pero fue descubierto por aviones japoneses. Recibió el impacto de un torpedo por el costado de estribor costándole la vida a nueve personas. Estuvo implicado en la batalla del Mar de Filipinas en 1944 donde se eliminó a una gran parte de la temible Armada Imperial Japonesa. En la batalla del golfo de Leyte, donde tendría un importante papel contra los japoneses. En cambio sufriría el ataque suicida de un kamikaze japonés contra la cubierta de vuelo. El accidente provocó graves daños y un fuerte incendio. La propaganda japonesa daba al Lexington erróneamente por hundido.

En 1947 se le hicieron una serie de mejoras para poder dar capacidad a los modernos aviones a reacción que empezaban en aquellos años. Más tarde estuvo en la 7ª Flota formando a grupos aéreos.  Sería llamado a reforzar la flota en Taiwán debido a la crisis bélica entre la Republica Popular China y la Republica de China. Después estaría participando en la crisis de los misiles en Cuba en 1962. Ya en 1969 con base en Pensacola y Corpus Christi formaría a personal para ser enviado a la guerra de Vietnam. En 1980 sería el primer buque en tener destinadas mujeres a bordo como tripulantes.

En 1989 un aviador en practicas perdió el control de su avión de entrenamiento, un T-2 Buckeye, al intentar aterrizar por primera vez en el Lexington. Falló en la senda de descenso e impactaría con su ala izquierda contra la superestructura del barco falleciendo 4 tripulantes más el piloto del avión e hiriendo a 19 miembros de la tripulación.

Imagen actual del USS Lexington atracado en Corpus Christi, Texas.

El Lexington se jubiló en 1991 y fue donado como museo naval. Atracado actualmente en Corpus Christie, Texas en el 2914 de North Shoreline Boulevard abre sus puertas a curiosos y turistas los cuales pueden visitarlo casi en su totalidad.

Pero no acaba aquí la historia del Lexington ya que muchos visitantes aseguran ver y sentir fenómenos extraños a bordo.  Por sus largos pasillos se oyen voces, zumbidos, pasos, disparos de armas. Se vislumbran sombras deambulando, personas uniformadas que se desvanecen entre las distintas cubiertas. Se cuenta que alberga entre sus mamparos numerosos espíritus de los cuales conoceremos alguno de los más inquietantes.

Según uno de los directores del museo cada año se dan cientos de reportes de actividad paranormal. Incluso él los ha sufrido en primera persona. Una vez fue perdiendo misteriosamente los capuchones de sus bolígrafos del despacho. Cada día perdía alguno, hasta que en una semana llegó a perder hasta 7. Los buscó por todos lados sin encontrarlos, se habían esfumado. Una mañana aparecieron todos juntos, colocados uno al lado del otro, perfectamente alineados frente al teclado de su ordenador.

La presencia paranormal más famosa en el USS Lexington, es la de un espíritu amigable localizado en el área de control de la sala de máquinas. Al parecer murió cuando impactó el torpedo japonés en 1943. Su presencia se siente a menudo por aquellos turistas que pasean por la sala. Hay testigos que lo han visto cara a cara y mencionan que este personaje parece que estuviera como intentando reparar algo, ya que examina minuciosamente los motores. Otros afirman haberlo visto explicando cómo funcionan. Incluso ha servido de guía turístico para algunos visitantes despistados. Éstos afirman haber seguido durante un tiempo a un hombre de pelo rubio y ojos claros llamado Charlie, vestido con uniforme naval hasta que en algun momento del recorrido se ha desvanecido. Los que han paseado por la sala de maquinas han experimentado como se cerraban gruesos portones sin ninguna ayuda y de cómo se apagaban luces, todo acompañado de frías corrientes de aire.

Fotografía del supuesto marino que se presenta en la Sala de Máquinas.

En la capilla del barco han ocurrido fenómenos extraños. Personas han sentido como eran agarrados por varias personas y por distintos sitios. Otros han sentido como una fuerte sensación de tristeza se apoderaba de ellos provocándoles llantos.

Otros testigos han visto a un grupo de personas vestidas con monos blancos y negros, con mochilas a la espalda, y que corrían de un lado para otro por la cubierta principal saltando todos a la vez por la borda. Los testigos asombrados se asomaron rápidamente sin ver a nadie en el agua ni de rastro alguno. Otros dicen haber visto a estos grupos durante una tormenta cuando los rayos iluminaban las cubiertas en la noche. Pudieron ver a varios hombres corriendo sin control. Estas supuestas presencias también han sido vistas a altas horas de la madrugada por los vigilantes de seguridad del barco.  Después de acudir rápidamente al lugar de donde procedían extraños ruidos han podido ver a un grupo de hombres corriendo de forma caótica por el hangar número 3.

Secuencia donde se aparece una sombra por una de las puertas.

En el camarote del comandante han sentido algunos testigos como eran agarrados por la espalda cuando no había nadie. En los vestuarios han sentido una especie de ambiente denso y pesado,  incluso alguno de los testigos afirmaba haber enfermado, sentirse indispuesto por un tiempo, provocando nauseas y fuertes dolores de cabeza.

Algunas curiosas fotografías capturadas por visitantes del USS Lexington.

Para los más curiosos se ofrecen a bordo tours fantasma donde se puede contratar una vuelta por los sitios donde supuestamente hay más actividad. Existe un jefe de investigaciones que dará una charla de acogida y que guiara a los visitantes por las zonas de mas actividad. Para los más intrépidos se pueden realizar investigaciones en grupos reducidos llevando cada persona sus propios aparatos y permanecer libremente durante la noche por todos los rincones del barco…

 

Compartir
JASS
Ingeniero de sistemas navales, seguidor del misterio, del fenómeno OVNI y de lo paranormal. Skywatcher, astronauta de salón, y sobre todo cadista. Le gusta escribir sobre historias de barcos. Colaborador en Informe Enigma. Contacto: joseasanchezs72@gmail.com

Dejar una respuesta