El misterioso final del Valbanera

2
4393

Hoy amigos os contaremos una historia de naufragios, de un buque español el cual partió rumbo a Cuba cargado de emigrantes españoles en busca de una nueva oportunidad,  pero debido al mal tiempo nunca arribó a su destino final. La mala suerte se adueñó  del barco desde el principio y nunca se conoció que pasó realmente con más de 400 pasajeros que desaparecieron en el fondo de aquellas aguas caribeñas.

Publicidad:

Se trataba del Valbanera que se botó en Glasgow en 1906 con una eslora de 122 metros y una manga de 14. Se llamó así en honor a la Virgen de Valvanera, patrona de la Rioja ya que el dueño de la compañía armadora era de Nieva de Cameros, municipio riojano. Aunque un error en los astilleros hizo que se rotulara con “b”, Valbanera. Para muchos marinos este error ya era premonitorio de que este barco iba a estar dominado por la mala suerte.

El barco era propiedad de la empresa Naviera Pinillos que fue fundada en Cádiz en 1840. Solía hacer la ruta desde España hasta Cuba cargado de españoles que querían buscarse un porvenir en aquellos duros años. El buque estaba preparado para alojar a mas de 1200 pasajeros.

Publicidad:

El pasaje se dividía en varias clases,  clase de lujo, preferente, primera clase, segunda, tercera y para emigrantes. Todas las clases tenían buenos camarotes así como diversas comodidades, saloncitos, baños, comedores, a excepción de los emigrantes que no iban en camarotes sino que dormían entre las cubiertas, hacinados sin intimidad, y en condiciones muy poco higiénicas.

Nuestro barco salió de Barcelona un 10 de agosto de 1919 sin embarcar a ninguna persona, solo víveres y una carga de tejidos. Una vez en ruta realizó como era costumbre varias escalas en su travesía. Primero Málaga,  donde si embarcaron una treintena de pasajeros y después en Cádiz donde se unieron más de medio millar. El 17 de agosto arribó a las Palmas donde embarcaron unos 250 y al día siguiente otros tantos en Tenerife y un centenar más en La Palma. Estos serían los últimos puertos españoles  antes de su destino final, puertos de San Juan de Puerto Rico,  Santiago de Cuba y La Habana.

Publicidad:

Valbanera

El buque navegaba bajo el mando de un joven pero experimentado capitán natural de Cádiz llamado Ramón Martin Cordero, de 34 años, que sustituía al anterior capitán que hizo el viaje desde La Habana a España. Aquel capitán fue procesado ya que en el viaje desde Cuba embarcaron cerca de 1600 pasajeros, sobrepasando con creces el tope máximo de carga de pasaje. Este viaje anterior estuvo marcado por la desgracia ya que fallecieron más de treinta viajeros provocado por la terrible gripe que los condenó a ser arrojados al mar.

El Valbanera estaba ya preparado para cruzar el charco pero la ruta empezó mal, ya que no consiguieron levar el ancla en el Puerto de Santa Cruz de la Palma el 21 de agosto. Se quedó atascado en el fondo, rompiéndose incluso un grillete, permaneciendo hundido el áncora para siempre. Y así comenzó la singladura hacia La Habana, donde los marinos experimentados no presagiaban nada bueno.

El día 5 de septiembre de 1919 entraba en el puerto de Santiago de Cuba, donde inexplicablemente, más de la mitad de los pasajeros desembarcaron, aun teniendo billetes para el siguiente puerto de La Habana, el cual se encontraba por tierra a casi mil kilómetros.

Se desconoce por qué lo hicieron, y no continuaron su viaje por mar. Algo les hizo cambiar de opinión. Quizá las malas condiciones y dureza de la ruta, la premonición de malos augurios alentadas por los viejos marinos o tripulantes, o el ansia de pisar tierra firme. O tal vez se vieron contagiados por la histeria provocada por la insistencia de una niña, que nerviosa y con ansiedad logró convencer a su familia para que dejaran el barco en el puerto de Santiago, ya que se temían lo peor. Lo cierto y extraño es que la mayoría del pasaje no esperó hasta el destino final.

El mismo día salió para la Habana con poco más de cuatrocientas personas. El capitán fue informado de que un ciclón tropical se estaba formando cerca pero cotejando las presiones medidas por los barómetros pensó que le quedaban algunos días de margen antes de su llegada al destino.

El 9 de septiembre bajo una increíble tormenta el barco se aproximó al puerto de La Habana y pidió práctico para iniciar maniobra de atraque. Lo hizo por radio y por señales luminosas. Pero debido al mal tiempo el puerto le respondió con una negativa, el práctico no podía salir. El capitán de Valbanera ante aquella situación no le queda otra que salir e intentar buscar alguna zona resguardada para poder capear el duro temporal cuya duración fue de unos tres días.

A partir de aquí se desconoce hacia donde se dirigió el Valbanera. Se cree que hacia el golfo de México como afirma el experto español en siniestros marítimos Fernando José García Echegoyen. También es una incógnita saber cuánto tiempo aguantó en pleno ciclón.

Existieron posiblemente avistamientos de nuestro buque por otros barcos como por el “Castillo del Moro” o el “Montevideo” pero no recibieron señales de socorro. Sin embargo una semana después, el 19 de septiembre el caza submarino USS C203 y el guardacostas USS Tuscarosa localizaron los restos del barco. Un palo trinquete asomaba en lo que se conoce como los bajos de la Media Luna. Allí estaba nuestro barco, a unos 12 metros de profundidad, enterrado en la arena,  acostado sobre su banda de estribor. En la superficie solo se veían los pescantes de los botes del costado de babor y no parecían que se hubieran utilizado para arriarlos.

mapa valbanera
Situación en carta náutica del naufragio del Valbanera.

Según el cuaderno de a bordo del caza submarino, hay registros de las últimas llamadas radio del Valbanera y que fueron realizadas el día 12 septiembre a las 2315 hrs a la estación radio Key West en Florida, preguntado por grafía si existían mensajes para él.  Por tanto pudo haber estado durante casi tres días fuera, esperando a que pasara el temporal. Pero si así fue ¿qué ocurrió?, ¿se quedaron sin gobierno?.

Nunca se vieron supervivientes, ni restos flotando propios del barco, solo se supo que yacía enterrado en un fondo de arenas movedizas, a unas 5 millas del faro de Rebecca Shoal, a 45 millas al oeste de Cayo Hueso. Allí descansan los cuerpos de casi quinientos españoles, la mayoría canarios, olvidados desde hace un siglo por todos,  en uno de los accidentes mas trágicos de la marina mercante española.

Compartir
JASS
Ingeniero de sistemas navales, seguidor del misterio, del fenómeno OVNI y de lo paranormal. Skywatcher, astronauta de salón, y sobre todo cadista. Le gusta escribir sobre historias de barcos. Colaborador en Informe Enigma. Contacto: joseasanchezs72@gmail.com

2 Comentarios

  1. No es cierto que en Barcelona no embarcara ningún pasajero.
    En Barcelona,aparte de otros pasajeros ( no se cuantos más ) Embarco mi tía con su hijo, de unos 7 años y su cuñado, rumbo a la Habana

  2. Muchas gracias por leernos y por aportar su testimonio, tomo nota de la información. Las fuentes que consulté en su día eran erróneas. Siento también que tuvieran un triste final. Un saludo cordial.

Dejar una respuesta