Películas malditas

0
2976

Muchas horas son las que pasamos delante de una pantalla disfrutando de una buena película, el cine es inspirador, nos hace reír, llorar, nos mantiene el alma en vilo y nos asusta. Es la magia de la cinematografía, es el arte y el trabajo abnegado de mucha gente.

Publicidad:

La historia nos ha dado grandes películas, pero alguna de ellas están teñidas de algo fuera de guion, muertes inesperadas, accidentes inexplicables, todo un equipo afectado por la supuesta maldición que ha recaído sobre la cinta. Aquí os traigo algunas de las más emblemáticas, filmes que, sin motivo aparente, resultaron una auténtica maldición para todo aquel que trabajó en su realización.

londres-despues-de-medianoche-img-40158

Publicidad:

Londres después de medianoche (1927): Tod Browning dirigió esta película que se estrenó en 1927 y que narra la siguiente historia: El millonario Roger Balfour aparece muerto en su casa, y las señales indican que se ha suicidado. El profesor Edward Burke, amigo del difunto, decide investigar por su cuenta ya que no está muy convencido de la causa oficial del deceso. Ahora han pasado cinco años desde el hecho, y nuevos inquilinos han tomado la mansión Balfour. Pero los nuevos huéspedes tienen una apariencia atemorizante y el rumor que comienza a correrse es que se tratan de vampiros. A esto se suma la desaparición del cadáver de Balfour de su cripta familiar. Burke convence a Sir James Hamlin, vecino de la mansión y antiguo amigo de Balfour, para que realicen una excursión a la casa. Pero ambos terminarán por descubrir que, además de los inquietantes inquilinos, el mismo Roger Balfour parece haber regresado a la vida y deambula dentro de la mansión.

Todos y cada uno de los cines en los que se estrenó esta película sufrieron inexplicables incendios, incluso un joven asesinó a su novia obsesionado con el vampiro de la cinta. Lon Chaney, el protagonista, murió víctima de un cáncer de garganta un par de años después. Pero quizá lo más curioso es que el único rollo conocido de la película desapareció en un incendio que tuvo lugar en la MGM en 1965.

Publicidad:

poltergeist

Poltergeist (1982): Es la película maldita por excelencia, puesto que el supuesto “maleficio” que acompañó al primer filme de la saga se extendió a toda la trilogía. Aquí la sinopsis: Una familia americana de clase media se traslada a vivir a un idílico barrio, pero dentro de la casa empiezan a suceder cosas extrañas, fenómenos paranormales para los que no hay explicación posible.

Entre el primer y el tercer filme murieron cuatro miembros del reparto. Entre ellos se incluye a Dominique Dunne, quien interpretaba a la hermana mayor de la pequeña protagonista y que fue estrangulada por su novio a los 22 años; el actor Julian Beck, que debía aparecer en la segunda parte, murió de cáncer de estómago a los 60 años, y Will Sampson, que interpretaba a un médico indio en el segundo filme, falleció por culpa de problemas post-operatorios a los 53 años. El caso más conocido es el de la pequeña y rubia protagonista, Heather O’Rourke, que murió de un shock séptico a los 12 años, tras filmar la tercera parte de la saga. Se dice que su madre, mientras se encontraba en la sala de espera del hospital donde atendían a su hija, aseguró haberla visto por una ventana diciéndole: “Mamá, no voy a volver”. Muchos aseguran que la maldición comenzó después que se usaran restos de tumbas reales durante el rodaje de la primera parte.

el conquistador de mongolia

El Conquistador de Mongolia (1956): De las 220 personas que trabajaron en esta película, 91 contrajeron cáncer a principios de los años 80 y 46 murieron por esta causa. Entre los fallecidos se incluían al actor protagonista, John Wayne, además de los actores Pedro Armendáriz y Thomas Gómez; las actrices Susan Hayward y Agnes Morread; y el director Dick Powell.

Según los médicos, bajo circunstancias normales, solamente una treintena de personas podrían haber desarrollado la enfermedad. La explicación de las muertes no es del todo clara, aunque lo más probable es que el cáncer se originara por el polvo radiactivo que permanecía suspendido en el aire, pues la película se rodó en el desierto de Utah, no lejos de un lugar donde el ejército norteamericano realizaba pruebas con armas nucleares. Esta es a sinopsis del filme: El señor de la guerra Temujin debe luchar contra un clan rival que ha asesinado a su padre. Pero el guerrero vive dominado por otras preocupaciones: su vida familiar se puede ver amenazada por su deseo de conquistar el corazón de una prisionera tártara, la pelirroja Bortai, que fue capturada en un acto de pillaje. También debe hacer frente a varias intrigas palaciegas.

el exorcista

El Exorcista (1973): La película más aterradora de la historia del cine tiene su propia lista de espantos, como la cadena de fallecimientos que afectaron al equipo técnico y artístico del filme. Se estima que entre cuatro y nueve personas fallecieron durante el rodaje (entre ellos, los actores Jack MacGowran y Vasiliki Maliaros, además de un experto en efectos especiales y un cuidador nocturno). Varios decorados se incendiaron, lo que atrasó en seis semanas la filmación, y varios dicen haber visto teléfonos levantarse sin explicación lógica. La atmósfera era tan inquietante en el set que el director William Friedkin le pidió a un sacerdote que hiciera un exorcismo real para poder seguir rodando la película con tranquilidad. La actriz Ellen Burstyn, quien interpretaba a la madre de la niña poseída en la cinta, debía decir en una parte del filme la frase “¡Creo en el diablo!”, pero se negó terminantemente a ello, aduciendo que aunque era una línea ficticia, jamás se debía usar ese nombre sin esperar sufrir alguna consecuencia. Pese a que la frase fue sacada del guion, la maldición igual parece haber persistido. La historia que narra esta película es la siguiente: Regan, una niña de doce años, es víctima de fenómenos paranormales como la levitación o la manifestación de una fuerza sobrehumana. Su madre, aterrorizada, tras someter a su hija a múltiples análisis médicos que no ofrecen ningún resultado, acude a un sacerdote con estudios de psiquiatría. Éste, convencido de que el mal no es físico sino espiritual, es decir que se trata de una posesión diabólica, decide practicar un exorcismo. Seguramente la película de terror más popular de todos los tiempos.

Existen muchos más casos de los que iremos informando en nuevas entregas; el cine es apasionante, pero como bien dicen, muchas veces la realidad supera la ficción. ¿Qué tal una sesión de cine en casa? Palomitas y una buena película maldita, un buen plan, ¿no crees?

Compartir
Christian López
Escritor, poeta, columnista, amante del misterio, superviviente inconformista y antisistema

Dejar una respuesta