Los terribles asesinatos de la Armada Imperial Japonesa

5
4071

Durante el transcurrir de las guerras muchos han sido los que han fallecido combatiendo, personas que han dado la vida por sus gobiernos y mandos creyendo en alguna causa que justificara sus acciones. Sin embargo han existido gobiernos que han ido más allá, que no se conformaron con la guerra. Gobiernos que cruzaron la frontera de la crueldad ordenando la masacre, la maldad, la vejación, y todo por puro placer a costa del sufrimiento de los demás.

Publicidad:

No solo la Alemania nazi fue una maquinaria de aniquilar y explotar humanos por todo Europa, sino que existieron otros naciones que justificaban este tipo de hechos como actos de guerra, como fue Japón. País que durante la Segunda Guerra Sino-japonesa de 1937–1945 y las campañas asiáticas y del Pacífico de la Segunda Guerra Mundial (1941-1945) mató a más de 30 millones de personas de las cuales 23 eran de etnia china.

Uno de los ejércitos que más asesinatos de personas inocentes llevó a cabo fue la temible Armada Imperial Japonesa. Combatían contra las marinas de guerra aliadas con buques cruceros, aviones y submarinos, pero también se dedicaban miserablemente a exterminar a todo aquel superviviente que lograra salvarse del hundimiento de algún buque mercante, conoceremos los terribles asesinatos de la Armada Imperial Japonesa.

Publicidad:

Durante décadas se han realizado investigaciones sobre las atrocidades cometidas por la Armada Imperial, sobre todo en China y en varias partes del sudeste asiático, principalmente durante la Guerra de Asia y el Pacífico. Lo peor de todo es que muchos de los autores de estos asesinatos han salido airosos sin castigo alguno.

ahs centaur
Póster de protesta del año 1943 sobre el hundimiento del buque hospital AHS Centaur donde sobrevivió una enfermera, Ellen Savage.

Según el historiador y escritor británico Mark Felton los oficiales de la Armada Japonesa ordenaron asesinar sádicamente a más de 20.000 marinos aliados desafiando la convención de Ginebra. La marina japonesa hundía buques mercantes así como buques hospitales perteneciente a la Cruz Roja, para luego asesinar y torturar a los supervivientes malheridos que flotaban a la deriva o apiñados en los botes salvavidas. Casi 12.500 de estos marinos eran británicos y más de 7.000 australianos.

Publicidad:

Algunos de estos hombres lograron escapar, saltando al agua y nadando sin mirar atrás. Otros lograron alcanzar algún bote o trozo de madera flotante pese a tener que esquivar las balas de las ametralladoras disparadas desde las embarcaciones japonesas. Gracias a estos héroes podemos conocer esta parte terrorífica de la historia.

La orden emitida por el comandante de la fuerza de submarinos japoneses en Truk el 20 de marzo de 1943, respaldada por el gobierno japonés, fue muy clara, asesinar a todos los miembros de las tripulaciones de los buques mercantes, no dejar a nadie con vida, llevad a cabo una destrucción total.  Así lo hicieron, rescataban a las tripulaciones del océano y los torturaban hasta la muerte.

Los temidos grupos de desembarco japoneses capturaban a los marinos mercantes y civiles, los asesinaban a martillazos, les disparaban con bayonetas, los decapitaban, los ahorcaban, los quemaban, los crucificaban, los violaban para terminar arrojados a los tiburones.

El buque mercante británico Behar fue hundido por el crucero japonés Tone el 9 de marzo de 1944. El capitán del barco japonés, Haruo Mayuzumi ordenó recoger a los supervivientes del ataque y los dejaron 10 días en la cubierta. Eran un total de 72, los cuales fueron atados. Después  golpeados brutalmente en el estómago y en los testículos. Para después ser decapitados uno a uno con espadas y tirados al mar.

El buque mercante holandés Tjisalak transportaba suministros como harina y trigo entre Australia y Ceilán, colonia británica y conocida actualmente como Sri Lanka. Fue torpeado y hundido por el submarino I-8, tipo Junsen J-3, con 110 metros de eslora, el 26 de marzo de 1944.

i-8
Imagen de la tripulación del submarino japonés I-8.

El Tjisalak estaba compuesto por más de cien ocupantes entre pasajeros y tripulantes de varias nacionalidades como holandeses, chinos e ingleses. Llevaban tripulantes indios de otro barco así como un grupo de la Cruz Roja formado por médicos y enfermeras. Fueron recogidos de la mar malheridos y subidos al submarino. La mayoría de ellos fueron fusilados , otros decapitados y otros golpeados en la cabeza con una enorme maza. Sus cuerpos fueron lanzados a las hélices para ver cómo eran rebanados. Dejaron una veintena de tripulantes vivos y los ataron de un cabo lanzándolos al mar. A uno de los tripulantes capturado le cortaron la cabeza por la mitad y lo dejaron correteando por la cubierta, todo esto mientras era filmado alegremente por los oficiales de cubierta. Acto seguido el submarino se sumergió arrastrando a las pobres tripulantes atados hacia las profundidades.

Una veintena de supervivientes del buque mercante americano SS Jean Nicolet fueron apresados y llevados a bordo del mismo submarino japonés, el I-8, en el Océano Indico, tras recibir el impacto de dos torpedos. El capitán era el mismo loco y sádico, el capitán Ariizumi, conocido en la Armada británica como “el carnicero“. Una vez abordo fueron golpeados con un tubo de acero y apuñalados en la cubierta con una bayoneta. Cuando estaban ensangrentados eran lanzados al mar como pasto de los tiburones. Otros, los de más rango, se quedaron apresados en el submarino privados de agua y alimentos.

ariizumi_tatsunosuke-1
Fotografía del Capitán Tatsunosuke Ariizumi conocido como “el carnicero”.

El barco hospital AHS Centaur fue hundido el 14 de mayo de 1943 por un submarino japonés alcanzando al tanque de combustible del buque con un torpedo. Provocó una gran explosión acabando con el buque en pocos minutos. De las 322 personas abordo solo sobrevivieron sesenta las cuales fueron encontradas en balsas salvavidas o agarradas a algún trozo del barco. En esta ocasión no fueron rematados por el submarino I-177 sino que fueron dejados a su suerte, a la deriva, no le prestaron ayuda alguna.  El Centaur fue fotografiado a mas de 2.000 metros de profundidad en 2009 y no se supo quien fue el culpable hasta el año 1979.

Jamás se disculpó Japón por este ataque ni por ninguno de los otros ataques pese a las reclamaciones publicas de los gobiernos australianos y británicos. Así ocurrió con la mayoría de casos como los que hemos visto, no se responsabilizaron de estos actos tan crueles. El gobierno japonés negaba la veracidad de este tipo de actos.

Esta parte negra en la historia de Japón como tantas otras no aparecen en los libros de historia. Los crímenes de guerra realizados fueron inimaginables y muchos seguirán siendo desconocidos. Ataques donde afloraban comportamientos sádicos e inhumanos que alimentaban el enfermo ego de oficiales y almirantes de la Armada Imperial, y sólo para demostrar una supremacía bestial y asesina a sus enemigos.

Compartir
JASS
Ingeniero de sistemas navales, seguidor del misterio, del fenómeno OVNI y de lo paranormal. Skywatcher, astronauta de salón, y sobre todo cadista. Me gusta escribir sobre misterios navales, ufología. Colaborador en Informe Enigma. Contacto: joseasanchezs72@gmail.com

5 Comentarios

  1. … Es responsabilidad del “comunicador”, hacia dónde quiere dirigir la atención del receptor…
    Es contradictorio, poco coherente, un blog en el que, por un lado, se hace alusión a la falta de conciencia y por otro, se nutre de “reportajes”, o “artículos, mal posicionados en los que, como en este, se transmite la mentalidad de unos pocos sádicos como si fuera la de toda una Cultura…

    Es como si un “extraterrestre” englobara a todos los seres humanos bajo la misma naturaleza e intencionalidad que la que tienen esa “élite” bajo la que, actualmente, están siendo “gobernados” La Tierra y todos sus habitantes:

    Hablar de la crueldad de unas guerras pasadas es “regar sobre campo encharcado”.

    Ya que has decidido rellenar un Espacio en Blanco con algo de tan baja vibración (“As you think; as you became”) podrías haberte tomado la molestia de indagar un poco más y aclarar cuál era la situación polítoca interna de El Japón en aquellos tiempos.

    Es como cuando alguien viene contando la crueldad y sadismo de los “comquistadore” españoles al extenderse por América.

    Porque una de las bases de la problemàtica actual del mundo es que La historia ha venido siendo contada “a cachos”.

    Pero la cuestión es: a qué tan baja vibración en un momento tan importante como en el que estamos actualmente, donde la gran mayoria está “axfisiada” de penas y horrores y busca, casi desesperadaMENTE, un resquicio de aire fresco… no de ese rancio que emana de dolores y tragedias pasadas.

    Hay que tener un poco más de seriedad a la hora de escribir sobre La historia, pero, sobre todo, no perder de vista la responsabilidad como “articulista”.

    En fin… Un saludo sincero.
    Á. Ponte,

  2. Hola querido Álvaro, ante todo muchas gracias por leernos y dedicarnos tu tiempo. Siento que el artículo te haya transmitido bajas vibraciones, no era mi intención. Como todos los artículos antes de escribirlos me informo e indago bastante sobre el tema en cuestión, que no te quepa duda. Siento que el artículo toque temas sádicos y horribles pero es lo que he querido transmitir como en muchos otros. En este caso la crueldad llevada a cabo por Japón, la cuál se lleva la palma en este tipo de acciones, independientemente del emperador que reinara en esos años y de la situación política.
    No he querido escribir un artículo de historia ya que no es mi campo ni mi misión, sino mostrar o sacar a la luz temas que normalmente no son aireados. Tampoco nos caracterizamos por temas que aporten aire fresco, más bien lo contrario, a mi me gusta ser más visceral y crudo y describir hasta donde puede llegar el ser humano, pese a que duela esta realidad.
    Muchas gracias por tu comentario ya que me sirve sin duda para aprender y conocer las inquietudes de los lectores.

    Un saludo.

  3. Jass, también me toca decir que mi opinión es particular y que, quizás, tampoco haya aportado nada desde el punto de vista histórico.
    Por favor, no tengas en cuenta mi comentario más allá que el alguien muy focalizado en otras cuestiones más de indole Metafísico o interdimensional, si prefieres llamarlo así.
    Igual que he comentado lo que he escrito, igual te agradezco muy sinceramennte la amabilidad, la cortesía, en tu respuesta.
    Un saludo sincero.
    Álvaro.

  4. Hola Álvaro muchas gracias a ti por tus comentarios, a los que escribimos por aquí siempre nos gusta saber lo que opináis y eres libre para hacerlo. Un saludo!! .. y sigue con los.mundos interdimensionales!!!

  5. Excelente, Jass! :))
    Acaso hay otro tipo de “mundos”?
    Buda enseñaba aquello de que todo es producto del pensamiento.. eso, entonces, le incluye a él mismo… pero, Jass, quién genera la figura de Buda?… Lo mismo parece
    corroborar el llamado experimento de la doble rendija (Thomas Young)…
    Desde el terror y hasta los más dulces sueños, surgen del mismo modo; del mismo “vórtice”…
    Un abrazo sincrónico.
    Álvaro.

Dejar una respuesta