Los leopardos asesinos de Bombay

0
3973

El leopardo (Panthera pardus), uno de los grandes félidos más extendidos y sin duda alguna el más adaptable de todos ellos. Si bien son bastante pequeños en comparación con un tigre o un león, el leopardo provoca más muertes humanas que cualquiera de los otros dos.

Publicidad:
leopardo-asesino
Es relativamente pequeño y robusto en comparación con sus parientes mayores. Miden 1,5 metros de longitud desde el hocico a la base de la cola. Si se le añade la cola (que mide 90 centímetros), el animal completo ostenta una longitud de 2,4 metros. Su altura es de unos 60 centímetros (en comparación con un león o un tigre que miden más de 1 metro de altura a la cruz es poco llamativo). Un macho grande puede además superar los 80 kilogramos de peso.

En determinadas zonas del mundo, estos grandes félidos han protagonizado terribles carnicerías en las que el objeto de caza mayor eran personas. Hoy en Informe Insólito, analizamos el caso de los leopardos que amenazan la ciudad de Bombay, en La India.

La ciudad posee más de 100 kilómetros cuadrados de selva en las inmediaciones de su territorio. En dicho bosque se encuentra una población bastante densa de leopardos, algo inédito, ya que son animales solitarios y que defienden fuertemente sus territorios. Ese terreno selvático no posee presas suficientes para mantener a tal población de grandes félidos.

Publicidad:

Los animales abandonan por ello la selva en busca de alimento, especialmente durante la noche. No es cualquier aglomeración poblacional. Bombay alberga más de 10 millones de habitantes, y cada uno de ellos puede ser presa de un leopardo. Además de los kilómetros de selva que bordean la gran urbe, en pleno centro existe un parque de 64 kilómetros cuadrados, igualmente de selva, y protegido. En el mismo existen unos 50 ejemplares.

Los agentes forestales nunca descansan en esta zona de La India, y muchos prefieren capturarlos vivos. En pocos años se han enjaulado unos 100 individuos. Donde hay personas, hay alimento fácil. No solo por los propios humanos, sino también por las mascotas y animales de granja, muchos de los cuales han perdido el instinto de defensa, la cual depende casi exclusivamente de sus dueños.

Publicidad:

El leopardo, a pesar de haber cambiado a los ciervos y los jabalíes por los humanos en las inmediaciones de Bombay, no ha variado sin embargo sus técnicas de caza. Siempre es más fácil atacar a un ejemplar joven o viejo, que a un adulto sano. Son por ello los niños los principales atacados y muertos por estos félidos.

Una niña llamada Ruchita desapareció en la puerta de su propia casa, sin testigos que vieran lo ocurrido. Sus padres descubrieron sin embargo, restos de su cuerpo.

Vijaye More, una mujer adulta tuvo sin embargo más suerte. Fue atacada mientras estaba bajo un árbol. La fiera saltó desde la copa del mismo sobre ella, como no podía ser de otra manera, con las garras por delante. La mujer logró zafarse del animal, el cual no le dejó más que algunas marcas.

Es difícil luchar contra estas masacres. En La India está prohibido cazar leopardos. Ashok Khadse es uno de los guardias forestales más importantes de la ciudad. Ha sido quien ha logrado enjaular a los 100 ejemplares anteriormente mencionados. Tras apresarlos, los transporta a otras zonas del país, donde son liberados. Emplea perros como cebo para atraer a estos grandes félidos. De hecho, se piensa que es el aumento que en las últimas décadas ha habido en las poblaciones de perros lo que ha atraído a los leopardos a los ambientes urbanos.

El leopardo es un animal muy fuerte. Explota un nicho ecológico que escapa a muchos de sus parientes. Pasa gran parte del tiempo en los árboles, que le sirven como refugio, guardería cuando los cachorros ya pueden moverse, e incluso como despensa. Y es que la única manera de que otros animales más grandes no le roben las presas es subirlas a los árboles. A pesar de su pequeño tamaño, el leopardo no se amedrenta ante las grandes presas. Pueden subir a un árbol una presa que les dobla en tamaño.

Compartir
Juan José Alférez Cara
Biólogo. Le fascina la naturaleza y esa fuerza moduladora que durante millones de años ha dado lugar a todas las formas de vida que hoy habitan La Tierra, llamada Evolución, y que también ha servido de lienzo para las leyendas de todos esos escritores desde la Antigua Grecia hasta el Siglo XXI. Contacto:juanjoalferez1@gmail.com

Dejar una respuesta