La misteriosa goleta fantasma que fue encontrada por el barco Ellen Austin

0
2019

Conoceremos la historia de una goleta que vagaba por el océano a la deriva, sin tripulación a bordo y que fue encontrada por un barco. Es uno de los casos más extraños y misteriosos ocurridos en el famoso triángulo de las Bermudas. Un caso más de esta singular zona donde en un tiempo se dieron frecuentes y misteriosas desapariciones de barcos y aeronaves. La mayoría de estos sucesos posiblemente atribuibles a agentes meteorológicos y a accidentes por desplazamiento con la carga. Sin embargo hay algunos casos que poseen otros componentes que lo hacen más insólito e intrigante, como en esta ocasión, la misteriosa goleta fantasma que fue encontrada por el barco Ellen Austin.

Publicidad:

La Ellen Austin era de bandera norteamericana construida en madera de teca, provista de tres mástiles y de más de 1.800 toneladas repartidos en 65 metros de eslora. Fue construída en Damariscotta, Maine en 1854. Al principio de sus años cubría la línea entre Londres y Liverpool con Nueva York. En aquellos años se dedicaba al transporte de carga, pero posteriormente fue barco de pasaje y de paquetería.

El Ellen Austin no tuvo una vida carente de incidentes sobre todo bajo el mando de su primer capitán llamado Garrick. En 1855 se toparía en una de sus travesías con el barco Florence, el cual estaba en muy mal estado. Había sufrido las consecuencias de un fuerte temporal. Su capitán y tripulación serían rescatados por el Ellen y llevados a salvo al puerto de Savannah.

Publicidad:

Un año después mientras estaba fletado por la compañía Patriotic Line, parte de su carga se perdería en la mar conllevando grandes pérdidas a la compañía. En 1857 su capitán Garrick era conocido por acosos y abusos sobre sus hombres. En concreto sobre uno de ellos al que llegó a azotar con un cabo de alambres. Le golpeó fuertemente en espalda, cabeza y hombros. Al parecer nunca se tomaron medidas legales en contra del capitán ya que continuó al mando de la nave durante años.

En julio de ese año tuvieron a bordo un caso de enfermedad infecciosa como la viruela. El barco salió de Liverpool con medio millar de inmigrantes pero al llegar a Nueva York tuvo que permanecer en cuarentena. Al principio se detectaron doce pasajeros infectados, pero la cifra final fue de 50.  Al año siguiente le ocurriría lo mismo, casi 40 pasajeros contrajeron la viruela.

Publicidad:

En noviembre de 1858 se cruzaría con un barco abandonado llamado Chieftain. Sus velas estaban enrolladas y sin nadie a bordo. Lo remolcarían hasta el puerto de Nueva York. Mientras el capitán y algunos oficiales seguían haciendo de las suyas a bordo. Vejaciones y malos tratos a pasajeros emigrantes.

Mapa antiguo del Mar de los Sargazos.

En julio de 1881 el barco Ellen Austin salió de Londres rumbo a Nueva York. Cuando transitaba por el norte del Mar de los Sargazos, ocurriría algo increíble. El Mar de los Sargazos es una región que se extiende en la mitad del océano Atlántico, desde Florida hacia el continente africano.  Se llama así porque abunda una micro alga planctónica conocida como sargassum o sargazo. Es un mar extraño, sin olas aunque sople viento, regido por corrientes circulares en sentido horario. Mar donde en un pasado desaparecieron barcos con sus tripulaciones enteras.

Nuestra fascinante historia comienza cuando El Ellen Austin avistó una goleta que parecía navegar sin rumbo fijo.  Estuvieron vigilando de cerca a la nave de dos mástiles durante casi dos días. El capitán en aquellos años era otro, Baker, y decidió poner rumbo a la misteriosa goleta. Cuando se encontraban cerca le hicieron todo tipo de señales al barco. El capitán decidió reunir a un grupo de hombres, arriar un bote y abordar la goleta.

Una vez a bordo registraron la goleta de cabo a rabo y comprobaron que todo estaba en perfecto estado. No había signos de daños graves, el velamen estaba recogido y el aparejo intacto. Estaba cargado de alimentos y agua potable. La carga de caoba permanecía perfectamente cubierta y estibada. La goleta parecía llevar mucho tiempo abandonada.

El capitán Baker dejó a bordo a sus mejores hombres para que gobernaran a la abandonada goleta hasta Nueva York. Así lo hicieron. Estuvieron navegando muy próximos durante dos días hasta que un fuerte temporal se levantó. Perdieron de vista a la goleta debido a la mala visibilidad y mal tiempo. A los dos días se abrió el cielo y todo volvió a la calma con muy buena visibilidad. Pronto verían en el horizonte a la goleta sin embargo parecía de nuevo ir a la deriva, no seguían el rumbo acordado, parecía ir sin gobierno.

El capitán volvió a dirigirse hacia la goleta. Algo había ocurrido a bordo. Intentaron establecer contacto pero el navío no atendía a ninguna señal. Reunió a otro equipo, esta vez armados y por segunda vez embarcaron en la goleta.

Cuando llegaron no había nadie. Los hombres que había puesto el capitán Baker a bordo no estaban, se habían desvanecido. Aquella situación era bastante extraña. Todo seguía intacto. La sensación del capitán y sus hombres era como si nunca hubieran estado a bordo antes. Un cuaderno que había dejado el capitán para que se apuntaran los acontecimientos que ocurrieran durante las guardias, se había esfumado también.

Esta situación alarmó al capitán y a la tripulación del Ellen. Aquella goleta parecía estar maldita. Todos querían dejarla abandonada allí. Quizás el Ellen Austin no fue el primer barco en abordarla. La tripulación del capitán Baker no quería permanecer más tiempo allí. Pero el capitán, hombre valiente y perseverante convencería a otro grupo de hombres a permanecer de nuevo en la goleta.  Una vez a bordo este nuevo grupo de hombres, navegarían mas próximos e irían armados todo el trayecto.

De repente una espesa niebla los cubrió y dejarían de ver a la goleta. La falta de visibilidad provocó nerviosismo y más inseguridad en la tripulación del Ellen. Cuando la niebla se levantó, no había rastro del navío. La situación se había convertido en una auténtica pesadilla. La tripulación que quedaba a bordo del Ellen estaba muy asustada y los hombres empezaban a imaginar y ver cosas extrañas. Estuvieron buscando desesperadamente la goleta durante cuatro días. Nunca más se supo de ella ni de los hombres que embarcaron para gobernarla.  Tampoco trascendieron más datos de su pasado ni de su nombre. El Ellen Austin continuaría su camino al puerto de destino. Sus hombres nunca olvidarían aquella terrible y misteriosa experiencia con aquel barco que parecía estar atrapado en un destino maldito…

 

Compartir
JASS
Ingeniero de sistemas navales, seguidor del misterio, del fenómeno OVNI y de lo paranormal. Skywatcher, astronauta de salón, y sobre todo cadista. Me gusta escribir sobre historias de barcos. Colaborador en Informe Enigma. Contacto: joseasanchezs72@gmail.com

Dejar una respuesta