Glomar Explorer, el barco espía de la CIA

4
3101

Durante la Guerra Fría, un viejo submarino sovietico, diesel y eléctrico, clase golf II llamado K-129, se hundió en el océano Pacífico a varios centenares de millas  al noroeste de Hawai a una profundidad de más de 5.000 metros por el mes de marzo de 1968. Aquel submarino guardaba muchos secretos, sobre todo armas nucleares y equipos criptográficos. Aquel género no podía permanecer para siempre en el fondo y la CIA se interesó por lo que guardaba aquel sumergible. Para su rescate envió a la zona uno de los barcos más avanzados de aquellos años, el Glomar Explorer, el barco espía de la CIA.

Publicidad:

Se desconocen los motivos reales que provocaron el hundimiento de este submarino, pero existen varias teorías. Una es la posible explosión durante la recarga de las baterías en la superficie, otra sería la colisión con otro submarino americano y por último la detonación accidental de alguno de los misiles. Pese a todo este submarino logró comunicarse antes del accidente y los soviéticos pudieron enviar a la zona varias unidades de rescate. Pero su búsqueda fue en vano ya que no encontraron el más mínimo rastro así como no consiguieron averiguar su posición exacta.

k-129
Submarino soviético K-129 de propulsión diésel-eléctrica.

Expertos de la armada americana oyeron las cintas grabadas de las profundidades  gracias a los hidrófonos de las estaciones acústicas del SOSUS (Sound Surveillance System). Encontraron una cacofonía  procedente desde el fondo, localizaron aproximadamente la posición del K-129. Para afinar en la situación y comprobar su estado , llevaron al submarino americano nuclear USS Halibut, el cual estaba equipado con todo tipo de avances, un equipo oceanográfico, propulsores laterales, anclas en proa y popa tipo seta, sonares de distintos alcances, una unidad remolcada preparada para hacer fotografías, un equipo de grabación de video y potentes reflectores y focos.

Publicidad:

Aquel submarino soviético interesaba mucho a los servicios de inteligencia americano, estaba equipado de armamento nuclear, en concreto tres misiles balísticos de 11 metros de longitud tipo SS-N-4, Sark, con un alcance de 600 km. También poseía mucho material y documentos clasificados así como equipos de encriptación muy útiles para poder descifrar mensajes  soviéticos en aquellos años de espionaje. Inicialmente se pensó en utilizar vehículos sumergibles que se encargaran de llegar al submarino y poder abrirlo para extraer el material, pero era más complejo ya que el submarino estaba roto en varias partes.

ss-n-4
Misil balístico ruso para ser lanzado desde submarinos conocido como R-13 o SS-N-4 Sark.

Aquella operación de rescate que empezaba a rodar se conocería con los años como el Proyecto Azorian. Para llevar a cabo  dicha misión y ocultarlo a los soviéticos, la CIA encargó la construcción de un barco al multimillonario Howard Hughes, fuerte inversor en el mundo de las armas y de los satélites. El pretexto era que este buque llamado Hughes Glomar Explorer, serviría para extraer del mar nódulos polimetálicos o de manganeso, concentraciones ricas en metales para su uso industrial siderúrgico, como el acero. Bajo esta cortina de humo, el barco se construiría en los años 1973 y 1974 en el astillero de Sun Shipbuilding con un presupuesto de más de 350 millones de dólares.

Publicidad:
glomar-explorer
El buque explorador y perforador tipo Glomar, el Hughes Glomar Explorer.

El buque tenía un desplazamiento de 50.000 toneladas, 188 metros de eslora y unos 36 metros de manga. Debido a esta manga tuvieron que construirle un sistema hidráulico que lo elevara y así poder pasar por el Canal de Panamá. Pero no toda la ingeniería acabó aquí, la construcción de una enorme garra con sus cadenas y rodamientos fue un autentico quebradero de cabeza. Esta garra a la que llamaron Clementina, sería la encargada de levantar al submarino hundido de más de 6.000 toneladas. También diseñaron una enorme barcaza sumergible que sería supuestamente la que transportaría la garra hacia el Glomar Explorer sin ser descubierto, sería la Hughes Mining Barge, fabricado por la empresa Lockheed Martin.

mining-barge
Vehiculo sumergible conocido como Hughes Mining Barge o HMB-1 .

Un 4 de julio de 1974, el buque espía Glomar Explorer llegó a un punto señalado en sus cartas náuticas sito en la parte noroeste de Hawai para comenzar la operación de rescate. Pero no hubo un buen comienzo ya que varios barcos de guerra rusos merodeaban muy de cerca la zona vigilando los movimientos del Glomar. Los soviéticos sospechaban de que algo se estaba cocinando y por eso estuvieron por la zona durante casi dos semanas. Sin embargo, según informó un veterano de la CIA con los años y que trabajó en esta operación, los soviéticos nunca supieron nada, sino todo aquello se hubiera cancelado.

El 1 de agosto de 1974, el Glomar Explorer comenzó a levantar una parte del K-129 del lecho marino.  Pero el rescate no fue como se esperaba ya que se trataba de una operación muy compleja. Solo lograron sacar una parte de la proa de aproximadamente unos trece metros. Al parecer el sistema elevador del buque se partió en una de las maniobras de izado del trozo más grande a unos 9.000 pies de profundidad.  La garra y una gran parte de las pesadas cadenas cayeron al fondo junto con el submarino. Al golpear contra el suelo se rompió en añicos no explosionando milagrosamente ningún arma. El compartimento de los misiles, la sala de control, la sala de máquinas, la estación radio, todo cayó y se hizo pedazos. Aquel contratiempo marcaría el final de la operación, pese a que se aseguró después con los años que no continuaron con la operación Azorian debido a la estrecha vigilancia soviética realizada. De haberse conocido por los soviéticos se podría haber desencadenado un conflicto bélico con graves consecuencias.

Pese al despliegue de ingeniería y de medios, el rescate fue realmente un fracaso. Hay distintas versiones sobre el botín recuperado dependiendo del bando, aunque realmente la verdad se desconoce. Sigue siendo un secreto lo que lograron salvar de aquel sumergible. Según los soviéticos, los americanos pudieron recuperar torpedos y sus cabezas nucleares, manuales, documentación y equipos de encriptación. Según los americanos solo recuperaron dos torpedos y 6 cadáveres soviéticos del centenar que formaban la tripulación.

Tres de estos tripulantes fueron identificados, se trataban de dos marineros, Kosciuszko, Nosacheva y un oficial de guerra acústica Lohoba. Estos cadáveres debidos a la fuerte radiación de plutonio que presentaban fueron encerrados en una cámara de acero y sumergidos en el fondo en algún lugar al suroeste de Hawái. Se celebró una ceremonia por ellos y la grabación de dicho acto fue entregado al gobierno ruso en el 1992. Este video filtrado del funeral se puede ver por internet, donde extrañamente no se aprecian medidas de seguridad ante la radiación extrema de los cuerpos. En cubierta alrededor de la caja todavía abierta aparecen algunos marineros en formación sin protección alguna.

funeral-glomar-explorer
Imágenes extraídas del video del funeral realizado por la marina americana a los marineros fallecidos soviéticos donde se ve la caja de acero donde son encerrados.

El barco Hughes Glomar Explorer siguió efectuando trabajos  para  la armada americana en misiones secretas hasta 1992, como curiosidad se le vio merodeando las islas Malvinas por el año 1981. Fue fletado en 1978 por la compañía Ocean Minerals Company. Supuestamente se encargaría de realizar trabajos de minería oceánica y exploración geofísica. En 1996 fue arrendado por la Global Marine Drilling por un millón de dólares al año. En 1997 fue modificado para realizar perforaciones sobretodo de petróleo y en aguas más profundas, se pasó a llamar GSF Explorer (Global Santa Fe). Pasó por diferentes fletadores hasta que fue comprado por la compañía Transocean en el 2010 por 15 millones de dólares.  Se trasladó a operar en el Golfo de México y Angola como buque perforador petrolífero.

Sin embargo su decadencia vendría propiciada por la explosión en 2010 que sufrió la plataforma petrolífera Deepwater Horizon. Plataforma perteneciente a la misma compañía y que fue la culpable del mayor desastre medioambiental de la historia de EE.UU., casi 800.000 toneladas de crudo fueron vertidas en el golfo de México.

glomar-explorer3
Fotografía reciente del Hughes Glomar Explorer.

A partir de entonces, nuestro barco espía, pese a ser reconocido como barco de interés histórico por la Sociedad Americana de Ingenieros Mecánicos, empezó a pasar grandes temporadas en dique seco y a ser poco rentable. El final de sus días se acercaba y pronto pondría rumbo a su último puerto. Su última posición recibida fue el 29 de abril de 2015 a las 0953 horas local, fondeado en el archipiélago de Riau, en Indonesia, esperando su turno para ser desguazado…

Compartir
JASS
Ingeniero de sistemas navales, seguidor del misterio, del fenómeno OVNI y de lo paranormal. Skywatcher, astronauta de salón, y sobre todo cadista. Me gusta escribir sobre historias de barcos. Colaborador en Informe Enigma. Contacto: joseasanchezs72@gmail.com

4 Comentarios

Dejar una respuesta