Los anfibios más grandes de la historia

0
4853

Los anfibios son el primer grupo de vertebrados que en la historia de La Tierra comienzan a desenvolverse en el medio terrestre. Aparecen en el Período Devónico, hace unos 360 millones de años, evolucionando a partir de peces que poco a poco iban modificando la morfología de sus extremidades, lo que les permitió salir del agua. Sin embargo, seguían ligados al medio líquido para su reproducción y las puesta de sus huevos, los cuales al no poseer un cascarón duro (el cual apareció con los primeros reptiles) eran vulnerables a la deshidratación de haber sido puestos fuera del agua.

Publicidad:

Se caracterizan por el proceso de metamorfosis que sufren para pasar de los estadíos larvarios a los adultos. Este proceso no existe en ningún otro vertebrado. En biología se dice que el desarrollo vital de un ser vivo reproduce la evolución del grupo al que pertenece. Es ahí donde se ve que los anfibios proceden de los peces, ya que las larvas, conocidas comúnmente como renacuajos, respiran igual que sus antepasados los peces, mediante branquias, y además, se asemejan a los mismos en su morfología y modo de locomoción.

Actualmente, asociamos los anfibios a ambientes húmedos. Y es que su piel debe mantenerse hidratada o de lo contrario mueren. Algunas especies como la rana toro, rara vez salen del agua. Sin embargo, otras como los sapos, pueden mantenerse lejos del agua bastante tiempo, aunque eso sí, el aire debe estar altamente cargado de humedad.

Publicidad:
Hynerpeton-anfibio
Hynerpeton, una de las primeras especies de anfibios.

Hoyo en Informe Insólito analizamos algunas de las especies de anfibios más impresionantes de toda la historia, desde el Devónico hasta la actualidad.

¿Por qué aparecieron los anfibios en el Devónico? ¿Por qué no evolucionaron los peces antes? A fin de cuentas, los peces habían aparecido en el Ordovícico, cientos de millones de años antes. La respuesta es bastante simple. Durante el Ordovícico, empezaban a aparecer los primeros árboles, evolucionados a partir de plantas más pequeñas, lo que comenzó a inundar de oxígeno la atmósfera. Hasta aquel momento, no muchos animales habían sido capaces de respirar en el medio terrestre. Los anfibios, al estar equipados con pulmones, fueron los primeros vertebrados que pudieron explotar al máximo el medio terrestre.

Publicidad:

En el Período que siguió posteriormente al Devónico, el Carbonífero, el nivel de Oxígeno en la Atmósfera subió aún más, como comprobábamos en los artículos referentes a la Meganeura y las Arañas gigantes. El medio aéreo pertenecía a dichas libélulas gigantes, pero la tierra y los pantanos seguían estando controlados por los anfibios. Sin embargo, estos no eran las ranas que saltan al agua en nuestras pozas y estanques cuando ven un peligro.

800px-Pederpes22small
Pederpes, el Rey de los pantanos del Carbonífero. Además de su enorme tamaño, poseía una poderosa mandíbula armada de dientes. No hubiera tenido ningún problema para apresar a los enormes artrópodos u otros anfibios más pequeños y a los primeros reptiles de aquella época.

Si seguimos avanzando en la historia, llegamos al Mesozoico, la Era de los Dinosaurios. Estos enormes reptiles copaban todo el protagonismo en ésta época. Sin embargo, durante su reinado, entre las sombras hubo muchas otras criaturas, incluidos anfibios monstruosos. ¿Podría un anfibio devorar dinosaurios? La respuesta es sí.

CIdwwa5XAAARLzg
Beelzebufo, la mayor rana descubierta hasta la actualidad. Habitó durante el Cretácico. Medía 40 centímetros de longitud, y pesaba hasta 4,5 kilogramos, lo que deja a las especies actuales como renacuajos en comparación con la misma. Se habría alimentado de vertebrados más pequeños que ella, incluso de cría de dinosaurio como vemos en la recreación.

También en el Cretácio encontramos otra especie de anfibio gigante. Sin embargo, este habitaba en lo que hoy es Australia (que en ese momento se encontraba encajada en La Antártida, como veíamos en el artículo sobre el pasado del continente Antártico).

koolasuchus_info_graphic
Koolasuchus, del tamaño similar a un cocodrilo americano. Pesaba alrededor de media tonelada, y como sucede con todos los anfibios, era carnívoro. Compartía con los cocodrilos no solo el medio ambiente y la forma de locomoción, sino también las técnicas de caza. Se habría alimentado de mamíferos pequeños y reptiles que se acercaban al agua a beber.

En tiempo presentes parece que no hay sitio en La Tierra para los anfibios gigantes, pero no es así. Solo necesitamos viajar al lugar exacto para encontrarlos.

En Asia, especialmente en China y Japón encontramos especies de anfibios gigantes, que comparten con sus parientes ya extintos, no solo el tamaño, sino también los hábitos de caza, comportándose más como cocodrilos que como las ranas, sapos y tritones actuales.

anfibio gigante
Salamandra gigante china (Andrias davidianus), llega a medir 1,8 metros. Caza bajo el agua, especialmente durante la noche, alimentándose de peces.

Por desgracia, la salamandra gigante china se enfrentan actualmente a un serio peligro de extinción, debido a su caza, ya que su carne es muy apreciada en la cocina tradicional china.

Compartir
Juan José Alférez Cara
Biólogo. Le fascina la naturaleza y esa fuerza moduladora que durante millones de años ha dado lugar a todas las formas de vida que hoy habitan La Tierra, llamada Evolución, y que también ha servido de lienzo para las leyendas de todos esos escritores desde la Antigua Grecia hasta el Siglo XXI. Contacto:juanjoalferez1@gmail.com

Dejar una respuesta