En busca de la isla misteriosa de Hy-Brasil

0
5593

Fueron muchos los navegantes y conquistadores de los mares que ansiaban encontrar la paradisíaca isla. Una isla que se materializaba y se desvanecía por arte de magia acompañada de una espesa niebla. Una isla que apareció representada en numerosos mapas durante siglos, y que según contaban las leyendas, era idílica, rodeada de tierras fértiles y poblada de una civilización avanzada, hablamos de la misteriosa Isla de Hy-Brasil.

Publicidad:

Conocida con diversos nombres como Berzil, Breasal o Breasil fue situada en el océano Atlántico frente a las costas irlandesas. Hy significa isla y Brasil o Breasal significa poderoso y hermoso en la lengua gaélica, lengua indoeuropea de la rama celta. Según relata la historia solo unos pocos afortunados fueron los que la avistaron e incluso desembarcaron en ella. Sin embargo hoy en día no hay rastro alguno, curiosamente tan solo en las profundidades del mar, en las mismas coordenadas geográficas, coincidencia o no, hay un banco de arena a 200 metros de profundidad llamado Porcupine.

Algunos investigadores creen que el país de Sudamérica llamado en la actualidad Brasil, podría tener este nombre gracias a esta isla desconocida, ya que sería confundida como isla por una expedición comandada por el aristócrata portugués Pedro Alvares Cabral siguiendo las instrucciones de su rey Don Manuel I. Según el filólogo Adelino José da Silva, el origen de la palabra Brasil es de origen celta,  e incluso fenicio, que significaba en estas lenguas, especie de árbol de madera de color rojo.

Publicidad:

Desde la época fenicia se contaba de la existencia de una isla paradisiaca en el océano Atlántico, incluso Platón hablaba de ella refiriéndose como el reino perdido de la Atlántida. En la mitología y folclore celta se hace mención a la isla, mezclándose la ficción de la mitología con la realidad de las primeras observaciones.

La primera vez que oficialmente aparece dibujada es en un mapa del cartógrafo mallorquín Angelino Dolcet en el 1325, situada al oeste en frente de las costas de Irlanda. A partir de entonces la lista de mapas donde sale representada es innumerable.  En un Atlas Catalán en 1375, en 1424 en el mapa del italiano Francesco Pizigano, en el mapa del matemático y cosmógrafo italiano Paolo del Pozzo Toscanelli en 1457, en el mapa del portugués Jorge Aguiar en 1492, en el mapa de Andrea Benincasa en 1508, en el famoso mapa del marino turco Piri Reis en 1513, en el mapa del matemático y físico francés Laurent Fries de 1535, del geógrafo y cartógrafo alemán Martin Waldseemüller en 1541, en el mapa del cartógrafo francés Jean Rotz en 1542, del italiano Paolo Forlani en 1565, en el mapa del cartógrafo y geógrafo flamenco Abraham Ortelius en 1573, en el mapa del cartógrafo holandés Lucas Janszoon Waghenaer en 1586,  del cartógrafo flamenco Gerhard Mercator en 1623, en el mapa del cartógrafo y explorador inglés Robert Dudley en 1646, etc., etc.

Publicidad:

hy brasil 1

hy brasil 2

hy brasil 3

A pesar de que la isla de Hy-Brasil apareciera en multitud de mapas y atlas, también es cierto que no se representaba en muchos otros. Da la impresión de que existieran dos corrientes en la cartografía, los que la situaban al oeste de Irlanda, con una forma redondeada y atravesada por un río o canal, curiosamente muy parecida al círculo de la bandera actual de Brasil, y los que no se fiaban de las leyendas y habladurías de algunos marinos y no la representaban en las cartas por no haberla divisado personalmente.

Fueron varias las expediciones organizadas en busca de la isla misteriosa, la mayoría de ellas sin ningún éxito. La primera conocida fue en 1480, expedición organizada por el comerciante John Jay, quien partió desde el puerto de Bristol y que regresó a las pocas semanas tras no localizarla. Más tarde en el 1496 fue el navegante italiano Giovanni Cabot financiado por Enrique VII de Inglaterra, pero nunca regresó, se perdieron en el intento cinco barcos y más de 300 hombres de los que nunca jamás se supo.

La leyenda irlandesa cuenta que fue el capitán John Nisbet de Killybegs quien en 1674 se perdió en una espesa niebla cuando se encontraba al oeste de Irlanda. Cuando la bruma se levantó, se toparon con una isla frondosa de costa rocosa.  Desembarcaron en un bote y pisaron una playa. Pudieron ver ganado, grandes caballos e incluso un castillo. Se acercaron a la puerta principal de este castillo pero nadie respondió y decidieron volver a la playa. Mientras caminaban en dirección a la playa oyeron un estrepitoso ruido que les hizo apresurarse hasta los botes. Al día siguiente decidieron volver a la isla, y cuál fue la sorpresa al localizar a un grupo de ancianos los que cuales portaban ropas muy antiguas así como una manera peculiar de hablar. Estos ancianos del lugar habían sido liberados del castillo gracias a la visita del capitán Nisbet, quien sin saberlo había roto el hechizo. Nisbet acordó llevarse a aquellos ancianos a Irlanda que le confirmaron que aquella isla se trataba de Hy-Brasil.

Otro personaje que aseguró haber visitado la isla de Hy Brasil, fue el físico irlandés Murrough Ó Laoí quien aseguró sobre el año 1684 que fue secuestrado por dos extraños y llevado a la isla de Hy Brasil. Tras varios días en la isla fue devuelto a su ciudad pero portando un libro. Se trataba de un manuscrito médico avanzado donde se describían muchas enfermedades con sus tratamientos y síntomas. Fue conocido por el libro de los O´Lees o el libro de Hy-Brasil. Este libro se encuentra a buen recaudo en la Real Academia de Irlanda. Algunos estudiosos aseguran que es una traducción al latín e irlandés de un tratado de medicina árabe del año 1100.

Thomas Johnson Westropp fue otro posible testigo de la existencia de la isla, la vio en varias ocasiones en el horizonte desde las playas de las costas irlandesas, siendo muy pequeño y acompañado de su hermano y madre allá por el 1872. Con los años escribió varios trabajos refiriéndose a la isla ya que desde muy pequeño era un admirador y estudioso de la arqueología en Irlanda. Según dejó escrito la isla tenía dos colinas y un bosque muy frondoso.

Muchos han sido los investigadores y arqueólogos que han seguido buscando esta isla misteriosa, isla que quizás algún día existió y que gracias a alguna catástrofe natural como apuntan algunos, fue borrada del mapa o tragada por sus aguas. Otros la relacionan con la verdadera Atlántida donde habitaban seres avanzados y de otras dimensiones. Lo que sí es una realidad es que fue representada durante siglos en la cartografía marítima y no sería por mera casualidad o invención de algún loco explorador…

Compartir
JASS
Ingeniero de sistemas navales, seguidor del misterio, del fenómeno OVNI y de lo paranormal. Skywatcher, astronauta de salón, y sobre todo cadista. Me gusta escribir sobre historias de barcos. Colaborador en Informe Enigma. Contacto: joseasanchezs72@gmail.com

Dejar una respuesta