Invasión de sapos en Australia

0
3625

En artículos anteriores dábamos algunas pinceladas sobre la peligrosidad de las especies foráneas. Introducir un organismo en un medio ambiente en el que no se ha desarrollado puede ser perjudicial para el segundo, ya que el equilibrio del ecosistema puede ser demasiado delicado como para resistir un embate más.

Publicidad:

Muchas veces, sin embargo, las especies o individuos de las mismas introducidos mueren antes de generar problemas, ya que no poseen las adaptaciones necesarias para prosperar en esas nuevas tierras. En otras ocasiones, provocan profundos destrozos. Desde el incio de los grandes viajes y las conquistas de los continentes, el ser humano ha llevado en sus medios de transporte a multitud de especies, en muchas ocasiones si siquiera ser consciente de ello. En otras ocasiones, las especies han sido introducidas deliberadamente para acabar con problemas que a su vez habían sido provocadas por otros individuos introducidos anteriormente.

Viajamos a Australia en la década de 1.930. Plagas de escarabajos de la caña amenazaban las plantaciones de caña de azúcar. Los que de ellas dependían decidieron introducir al sapo de la caña (Rhinella marina) para controlar las poblaciones de estos artrópodos. En 1.935 se trajeron 102 sapos de Hawaii. Se reprodujeron en cautiverio y un tiempo después, más de 3.000 ejemplares fueron liberados en las inmediaciones de Cairns y otras ciudades del norte de Queensland. A pesar de que las liberaciones menguaron e incluso cesaron llegado determinado momento, los sapor continuaron multiplicándose y extendiéndose, llegando al Estado de Nueva Gales de Sur en 1.974 y al Territorio del Norte en 1.984. Además de extenderse, los sapos han evolucionado y ahora son un 20% mayores que aquellos encargados de iniciar la colonización.

Publicidad:

No solo no fueron efectivos contra las plagas de los escarabajos, sino que supusieron un duro golpe para muchas especies endémicas de esta enorme isla. Se han producido declives en poblaciones de serpientes y goanas, ya que ellos cazaban a los sapos, los cuales poseen un potente veneno segregado por unas glándulas dorsales, nocivo para estos depredadores que no habían coevolucionado con los anfibios. La competencia del sapo con la fauna nativa y su depredación de la misma supone también daños a la biodiversidad, aunque menores según los expertos.

La naturaleza es sabia y finalmente ha encontrado una posible salida a la invasión del sapo de la caña. Algunos depredadores parecen haber aprendido a atacar a los sapos sin ponerse ellos mismos en peligro. Ciertas aves de presa atacan a los anfibios por el vientre, evitando las peligrosas glándulas. Muchas serpientes han dejado de responder a los sapos e incluso poseen mandíbulas más pequeñas que sus antecesoras, lo que les hace imposible llegar a disponer de los sapos como fuente de alimentación.

Publicidad:
Canetoadfemale
Se trata de un anfibio de gran tamaño, pudiendo superar los cincuenta centímetros con las patas extendidas. En la imagen se nos muestra una hembra de la especie. Llegan a pesar más de 2,5 kilogramos.
Bufo_marinus_distribution
Mapa de distribución del sapo de la caña. En azul aparecen los territorios de los que este anfibio es endémico. En rojo se muestran sin embargo, los países y continentes donde ha sido introducido. En la práctica totalidad de los territorios donde fue llevado por el hombre se prentendía emplearlo como método de control de las plagas de la agricultura. Lo curioso es que en cuestión de poco tiempo, el propio sapo pasó a ser una plaga en sí mismo.

Rhinella marina está considerado como una de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo. Debido a ese potencial colonizador, ha sido registrada en el Catálogo Español de especies exóticas invasoras, por lo que en España está prohibida su introducción en el medio natural, posesión, transporte, tráfico y comercio.

Resultado de la invasión que se produjo en la década de 1.930, existen en la actualidad 200 millones de ejemplares de la especie en territorio australiano. Número que sin embargo, dista mucho de estar mermando. El problema de la eliminación en masa de sapos que ocurre en este país es la acumulación de cadáveres de los mismos que queda como vestigio. Existen numerosas tentativas en Australia de convertir los cuerpos en fertilizantes o incluso, de emplear su piel para los souvenirs turísticos.

800px-Aga-Kröte_(Geldbörse)
Bolso hecho con el cuerpo de un sapo de la caña.
Compartir
Juan José Alférez Cara
Biólogo. Le fascina la naturaleza y esa fuerza moduladora que durante millones de años ha dado lugar a todas las formas de vida que hoy habitan La Tierra, llamada Evolución, y que también ha servido de lienzo para las leyendas de todos esos escritores desde la Antigua Grecia hasta el Siglo XXI. Contacto:juanjoalferez1@gmail.com

Dejar una respuesta