Ataques de osos en España

0
8871

¿Hay osos en España? La respuesta es , y se han registrado algunos ataques en España. Si ya veíamos en su momento como los ataques de lobos en España son realmente escasos en la historia de España; los de oso lo son aún más. Sin embargo, el oso pardo ibérico no deja de ser el mayor animal de la fauna española. No es tan grande como sus parientes de otros continentes, pero no deja de ser un animal fortísimo.

Publicidad:

Está presente en La Cordillera Cantábrica, Los Pirineos y en otras pequeña agrupaciones repartidas por la Península Ibérica, como el Parque Natural del Hosquillo (Cuenca).

Ours_brun_parcanimalierpyrenees_1
Ejemplar de Oso Pardo Ibérico (Ursus arctos arctos).

Alcanzan una altura de 1 metro cuando están sobre sus cuatro patas, y entre 1,6 y 2 metros de altura cuando se alzan sobre sus patas traseras. Pueden pesar hasta 270 kilogramos cuando se trata de un macho y hasta 150 cuando se trata de una hembra.

Publicidad:
Mapa_Distribucion_Oso_Pardo
Mapa de distribución del oso pardo ibérico. Se distingues tres núcelos: -Cantábrico Occidental. -Cantábrico Oriental. -Pirenaico.

 

En el 2015 se produjo un ataque de oso en la Cordillera Cantábrica. En concreto, en la comarca cántabra de Campoo. Un joven de 35 años paseaba por dichas tierras. Tuvo un encuentro con un oso, el cual nada más verle, se abalanzó sobre él y le propinó algunos zarpazos. El resultado fueron heridas graves en un brazo.

El atacado aseguró no haber visto acercarse al oso, ya que en ese momento se encontraba fotografiando a otros animales en la zona. Solo fue consciente de la presencia del gran animal cuando éste ya lo estaba atacando.

Publicidad:

El patrón del ataque de un oso es en la mayoría de las ocasiones el mismo. Se trata de una carga rápida con objeto de apartar al humano (o a cualquier otra criatura que pudiese ser una amenaza para el oso). En la mayoría de las ocasiones, las víctimas sobreviven, aunque sufren heridas graves. Los ataques de los osos no son pues formas de “ensañamiento”. De hecho, la mayoría de las veces, se apartan del camino de los humanos, ya que normalmente son conscientes de su presencia (gracia a sus aguzadísimo sentidos del olfato y el oído) antes de que los humanos divisen al animal.

Por ello, el peligro está en “sorprender” al oso. Muchos de los osos que han atacado a humanos, no solo en España, sino en cualquiera de los continentes en que pueden verse estas hermosas criaturas, eran hembras con crías. La osa cría sola a sus cachorros, y no se lo piensa dos veces antes de defenderlos de cualquier posible amenaza, ya sean lobos o incluso osos machos (los cuales ven en los cachorros una presa fácil).

En la zona donde se produjo el ataque, en el monte conocido como “El Bardal”, se había avistado con anterioridad a una osa con crías. Los Guardas Forestales de Cantábria y Castilla y León intentaron desde el primer momento identificar al oso que atacó al joven. Sin embargo, a día de hoy, sigue sin saberse si se trataba de una hembra o un macho. En la Cordillera Cantábrica habitan unos 200 ejemplares de oso, de los cuales 30 son hembras y 57 son oseznos. Si bien es cierto que los ataques son extrañísimos, los guardas forestales han señalado el hecho de que en esa zona habitan multitud de animales salvajes a pesar de ser una conocida zona de paseo.

En 25 años se han producido un total de cinco ataques: Tres de ellos en La Montaña Palentina, uno en Riaño (León), y por último el que mencionamos en este artículo.

Compartir
Juan José Alférez Cara
Biólogo. Le fascina la naturaleza y esa fuerza moduladora que durante millones de años ha dado lugar a todas las formas de vida que hoy habitan La Tierra, llamada Evolución, y que también ha servido de lienzo para las leyendas de todos esos escritores desde la Antigua Grecia hasta el Siglo XXI. Contacto:juanjoalferez1@gmail.com

Dejar una respuesta