RMS Queen Mary posiblemente el barco más encantado del mundo

2
1413

El histórico buque trasatlántico RMS Queen Mary no fue desguazado ni hundido al final de su larga vida, sino que se encuentra atracado en California, en la ciudad de Long Beach. Sigue recibiendo a turistas y curiosos ofreciéndoles hospedaje,  ya que finalmente fue  reconvertido en un hotel. Uno de sus principales atractivos son los frecuentes fenómenos paranormales y supuestas presencias que se manifiestan en ciertos lugares a bordo, conoceremos Queen Mary posiblemente el barco más encantado del mundo.

Publicidad:

El Queen Mary es un buque con mucha historia ya que estuvo navegando casi durante 30 años en una época de pleno esplendor del tráfico marítimo de pasajeros. Ocupó un lugar importante durante la Segunda Guerra Mundial prestando apoyo logístico y de transporte de tropas.

Construido en los astilleros de John Brown en Clyde, Escocia y propiedad de la Cunard White Star Line, principal operador de trasatlánticos entre los años 1934-1950. El nombre del barco fue puesto en honor a la reina consorte de Jorge V de Inglaterra.  Pese a que empezó a construirse en 1930, no realizó su viaje inaugural hasta 1936 ya  que durante su estancia en los astilleros  padeció la terrible crisis económica norteamericana conocida por la Crisis del 29 donde la bolsa,  renta nacional en EEUU, ingresos fiscales tocaron fondo.

Publicidad:

El barco fue construido con todo lujo de detalles, comparable a otros grandes barcos como el Titanic, el Oceanic, el Olympic, el Aquitania o el Britannic. Poseía una inmensa eslora de 310 metros y 36 metros de manga impulsado por 16 turbinas, llegando a alcanzar la increíble velocidad de 28,5 nudos. Tenía una capacidad total, incluido tripulantes, de más de 3.200 plazas. Formado por 12 cubiertas, dos piscinas cubiertas, varios salones, restaurantes, guardería y hasta  perrera. Fue el barco más lujoso por unos años, en él se hospedaban famosos como los Duques de Windsor, Greta Garbo, Clark Gable o Winston Churchill. Tuvo el récord hasta 1952 de ser el barco más rápido en cruzar el atlántico, a 31 nudos. Era el buque insignia de la compañía hasta que entró en servicio su hermano gemelo, el Queen Elizabeth en 1940.

La familia Kennedy a bordo del Queen Mary.

Tres años después de estar en servicio, la Alemania nazi invadiría Polonia, lo que propiciaría el comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Al Queen Mary le cogió realizando la travesía hacia New York desde Southampton. Recibió instrucciones de navegar siguiendo un plan zigzag para evitar posibles ataques de submarinos y con las luces apagadas para no ser visto. Cuando llegó a puerto fue pintado de gris y preparado para par el transporte de tropas aliadas,  dejaría por unos años los viajes de pasajes, se le conocería como el “Fantasma Gris”.

Publicidad:

A partir de este momento tuvo un importante papel en la guerra, transportaría a más de 800.000 soldados, recorrería mas de 600.000 millas y ostentaría el récord de transporte personas en un solo viaje, 16.683. Fue encargado de transportar a las conocidas como las novias de la guerra, War Brides. Se trataban de las esposas extranjeras principalmente europeas, casadas con militares norteamericanos y canadienses, con sus correspondientes hijos, fueron un total de 22.000 mujeres.

Fotografía del último viaje del Queen Mary como buque de transporte de tropas el 20 de junio de 1945.

Los nazis tenían ganas de hundirlo ya que su aporte logístico fue muy importante durante la guerra, reconocido incluso por Winston Churchill quien lo elogió y remarcó su papel en el conflicto. Hitler ofreció incluso una  recompensa al capitán de submarino que lo hundiera.

Durante sus misiones en la guerra, el Queen Mary estuvo involucrado en un grave accidente marítimo contra otro buque un 2 de octubre de 1942. La responsabilidad  fue repartida legalmente entre ambos capitanes. Se trataba del crucero ligero de guerra británico Curacoa quien recibió instrucciones de salir de Irlanda para dar encuentro y escoltar al Queen Mary ya que existía riesgo de ataque aéreo nazi. El Queen Mary realizaba maniobras evasivas, navegaba durante pocos minutos hacia babor y después a estribor y después en línea recta y así sucesivamente. El Curacoa lo acompañaba realizando planes zigzag. Pero algo fue mal, durante los cambios de guardia de los oficiales de  puente  no se dio toda la información completa al relevo y los cálculos de velocidades y giros no iban sincronizados. A las 1420 horas el Queen impactaría con el Curacoa, embistiéndole por la popa. El barco de guerra con la popa destrozada se hundió en poco más de 5 minutos.  Fallecieron 340 hombres, la mayoría soldados  y sobrevivieron un centenar pese a ser dejados a su suerte. El Queen no pudo rescatarlos por miedo a un ataque ya que era un blanco fácil por tener importantes daños en la roda y la velocidad reducida. Tuvo que ser reparado durante varios meses.

Al terminar la guerra volvió a hacer sus viajes entre Southampton (UK), Cherburgo (Francia) y Nueva York, y  así estuvo hasta finales de los años sesenta. El negocio de los cruceros había decaído en aquellos años debido a la fuerte competencia del transporte aéreo y el Queen realizaba otro tipos de itinerarios, salidas desde las Islas Canarias y Bahamas. También ayudó la falta de comodidades cada vez más demandado por el pasajes, como la falta de aire acondicionado, piscinas al aire libre y  la entrada en servicio del Queen Elizabeth 2, más pequeño y económico. En 1967 el Queen Mary se quedaría fuera de servicio, avivado por la fuerte huelga laboral que sufrió la propietaria Cunard en mayo de 1966 provocándole grandes pérdidas. Su último viaje fue hacia Long Beach California un 9 de diciembre de 1967 quedando allí atracado hasta nuestros días.

Fotografía del Queen Mary por la noche.

El barco fue re-acondicionado y se eliminaron algunas aéreas, partes de la salas de calderas, motores y tanques de combustible. Se abrió para  los turistas en mayo de 1971 y estaría solamente operativa durante los fines de semanas. Se inauguraron museos como el de Jacques Cousteau, restaurantes y un hotel. Pasó por varios propietarios incluido Walt Disney que le vio negocio.  No faltaban ofertas por el barco, chinos y japoneses pujaban por él. La idea de sus propietarios era la de construir un gran parque temático relacionado con los océanos. El Queen se encontraba acompañado muy cerca de otro monstruo, pero de los aires. El Spruce Goose, el hidroavión más grande que jamás ha existido, un Hércules H-4 de la Howard Hughes y que solo llego a realizar un solo vuelo.

Se convirtió a partir de los noventa en un hotel de lujo, con una amplia gama de habitaciones, variedad de salones, restaurantes, tiendas y exposiciones culturales. Sin embargo los visitantes que pasaban algunos días hospedados a bordo empezaron a reportar y sufrir ciertos fenómenos extraños.

Este barco seguía teniendo algo más que mostrar a sus visitantes.  Se cree que más de 150 espíritus conocidos se manifiestan por sus estancias y pasillos. Actualmente es el lugar preferido de muchos grupos de investigación paranormal para realizar sus estudios y  análisis. Además son más de 50 muertes conocidas a bordo, sin mencionar las que hayan podido ocurrir durante los días de guerra.

El material existente de psicofonías e imágenes es abundante. También abundan los fenómenos contados por testigos y personas hospedadas. Sonido de grifos abiertos en los camarotes por la noche, teléfonos sonando por la madrugada, luces que se encienden y se apagan solas, golpes, puertas que se cierran, cambios bruscos de temperatura, olores fuertes. Estos testimonios eran ya conocidos muchos de ellos durante los años de servicio del trasatlántico.

Existen ciertas zonas del barco más calientes que otras, como son la zona de la sala de calderas donde se cree que existe un vórtice dimensional que provoca el paso de seres o espectros de una dimensión a otra.  Las piscinas cubiertas donde se han visto restos de presencias, así como algunos camarotes en concreto con cierta actividad.

En la sala de máquinas son varias personas las que han visto a una persona vestida con un mono azul y con una gran barba paseándose. Ha sido identificado y se cree que se trata de John Pedder, un joven de 18 años que lamentablemente quedó atrapado en una puerta enorme, conocida como la puerta 13. Es uno de los más famosos y activos de barco. Otra figura que se ha visto en la sala de máquinas es la de John Henry, un trabajador cuyos restos se encontraron en una zona anexa, en un vestíbulo. Al parecer este hombre murió trágicamente por graves quemaduras. Su sombra se ha visto escondiéndose por la sala y el vestuario. Algunos afirman haberlo visto mirando por un agujero en el techo de la sala. Era una persona que no admitía a las mujeres en esta zona, y parece que así lo demuestra cuando alguna visitante pasa por allí, dando golpes y haciendo ruidos asustadizos.

Fotografía de John Pedder.
La puerta número 13.

Este buque tenía dos piscinas cubiertas, una de 1º clase y la otra de 2º. En ambas se han detectado presencias y se han grabado psicofonías importantes. En la de 1º clase según cuentan se aparecen algunas señoras vestidas en traje de baño de la época caminando por el borde de la piscina.  Se oyen chapotear en el agua y a veces se aprecian estelas en el agua sin que nadie nade en ese momento. Las huellas mojadas de madrugada son también comunes. En esta piscina murieron ahogadas dos personas, una en los años 30 y otra en los 60. En la otra piscina lo que se ha llegado a registrar son sonidos de niñas jugando y cantando. Se ve a menudo el espíritu de una niña de unos 6 años de edad conocida como Jackie. Su verdadero nombre es  Jaqueline Torin, ya que algunos investigadores han llegado a comunicarse con ella. Esta niña se ahogó accidentalmente y se oye como llama a sus padres.  La otra niña vista se llama Sarah de 7 años y se ahogó en la piscina en 1949.

Algunas capturas realizadas en la piscina de 1ª Clase. A la izquierda se ve una sombra. En la derecha una niña asomada, se cree que es Kathy.

En los diferentes salones del barco hay actividad, en el conocido como Salón de la Reina, salón de primera clase donde ocurren fenómenos extraños. Muchas personas que han visitado dicho salón han comprobado con sus propios ojos la presencia de una mujer joven y guapa, vestida con un elegante traje de noche blanco, es conocida como la dama de blanco.  No parece interactuar con los curiosos sino que baja por una enorme escalera y comienza a bailar. Otro asiduo a la barra del Bar Sir Winston es el conocido como The Dude. Un caballero bien vestido que se le ve caminando con una mano metida en el bolsillo  Otro que se aparece también pero de un aspecto más tenebroso es Fedora Dude, un personaje que se presenta vestido con un traje blanco amarillento y con sombrero del mismo color pálido y gastado. Su aspecto físico es de enfermedad, con ojos vidriosos y amarillentos así como una boca llena de dientes podridos. Este espíritu suele ser un espectro molesto ya que le gusta acercarse a los testigos. Se vuelve y sonríe incluso algunos han sido rozados por el ente.

Varias capturas realizadas de supuestas sombras o figuras en cubiertas y pasillos.

También hay actividad en diversos pasillos y cubiertas, así como en algunos camarotes. Como el número 340, camarote de tercera clase el cual se encuentra cerrado al público. En él se piensa que un huésped llamado Walter Adamson fue asesinado brutalmente. Ocurrió en una de las primeras travesías del Queen Mary. Los que han entrado en el camarote sienten la atmósfera densa, y  se respira un ambiente violento y agresivo. Se han producido fenómenos Poltergeist en su interior, así como ruidos violentos y fuertes pasos. Se han grabado psicofonías invitando a los curiosos a salir del camarote. Otro camarote sería el 474 donde una familia entera fue asesinada por motivos desconocidos. Aunque existen otras versiones que culpan al padre del asesinato de su familia.  Era una familia compuesta por tres hijas y el matrimonio. Las dos hijas pequeñas fueron encontradas junto a su madre encima de la cama estranguladas y la tercera hija más mayor con su padre muerta por disparos en el cuarto de baño. Otra versión es que el padre fue el que asesinó a la familia y después se suicidó.La niña mayor llamada Dana ha sido vista por fuera del camarote, correteando y jugando.

Un oficial del Queen Mary llamado William E. Shark falleció al envenenarse accidentalmente mientras bebía ginebra con lima. Se equivocó con la ginebra e ingirió un liquido para la limpieza compuesto de cloruro de carbono. El hombre falleció después de cuatro días de agonía. A este oficial se le ha visto por la cubierta principal dando largos paseos acompañados de sonidos de gemidos y asfixia.

En la proa del barco donde el Queen Mary tuvo un accidente con el Curacoa y donde fallecieron más de 300 soldados ingleses se han grabado  gritos, lamentos y fuertes golpes de muchas personas .

En la cocina fue asesinado un cocinero por sus compañeros durante la Segunda Guerra Mundial. No se conoce el motivo de este asesinato pero se escuchan gritos estremecedores procedente de la cocina así como fuertes olores.

Aspecto del camarote cerrado número B-340, uno de los que más actividad tiene.

El resto de fenómenos que han sido observados por turistas y equipos de investigaciones de lo paranormal son infinidad de sombras de todos las formas y tamaños. Sombras altas, delgadas otra vestidas con abrigos, otras con capas largas y algunas con sombreros. Estas sombras parecen estar rodeadas de una espesa niebla, un denso humo que desaparece después de la visión.

Bolas u orbes de luz también han sido vistas y grabadas en distintos lugares. Bolas de diferentes tamaños y colores. Bolas incluso del tamaño de una pelota de béisbol de un azul brillante y que se desplazan con distintas trayectorias.

Este barco histórico sigue dando de qué hablar y es uno de los lugares preferidos para realizar investigaciones paranormales. Visitados por miles de personas al año es un destino que no defraudará al que se atreva a pasar varias noches hospedado a bordo en busca de emociones. Se ofertan por diversas agencias locales realizar tours de noche y de día por las estancias principales mas encantadas así como cenar en alguno de sus salones, incluso realizar tu propia investigación acompañado por algún especialista.

No sabemos cuanta verdad habrá en estas experiencias, pero lo que si conocemos  es el gran número de grabaciones y fotografías que existen sobre estos supuestos espíritus que rehúsan a dejar para siempre al Queen Mary…

 

Si quieres saber más sobre el RMS Queen Mary escucha el programa de radio de Jorge Ríos – Informe Enigma –  donde os cuento la historia del Queen Mary.

Monográfico: El Barco Fantasma RMS Queen Mary, con José Sanchez Sierra

 

Compartir
JASS
Ingeniero de sistemas navales, seguidor del misterio, del fenómeno OVNI y de lo paranormal. Skywatcher, astronauta de salón, y sobre todo cadista. Me gusta escribir sobre misterios navales, ufología. Colaborador en Informe Enigma. Contacto: joseasanchezs72@gmail.com

2 Comentarios

Dejar una respuesta