¿Nanotecnología ancestral en los Urales?

0
4923

En la zona de los Urales, cordillera que separa Europa de Asia, se dieron una serie de  descubrimientos increíbles,  que quizás pudieran haber tenido cierta relación entre sí. Para empezar diremos que los objetos hallados  son clasificados como Ooparts. Artefactos fuera de lugar, “out of place parts”, son aquellos objetos encontrados en una ubicación cronología poco clara,  que no concuerdan con el sitio ni el tiempo, la mayoría de los encontrados están relacionados con supuestas tecnologías avanzadas de otros mundos. En nuestro caso una losa que resultó ser un mapa muy peculiar que fue llamado “El Mapa del Creador” o “La piedra de Dashka.

Publicidad:
La piedra de Dashka que se encuentra en la Universidad Estatal de Bashkortostán.
La piedra de Dashka que se encuentra en la Universidad Estatal de Bashkortostán.

Nuestra historia comienza  con las investigaciones del físico y matemático ruso Churiyov de la Universidad de Bashkiria a principios de la década de los noventa sobre una zona de los Montes Urales. Sus trabajos estaban relacionados sobre las migraciones de civilizaciones chinas antiguas, su arte, escritura y cultura.

Si se profundiza en sus estudios llegó a toparse con una serie de manuscritos antiguos (siglos XVII y XVIII) en el Archivo General de la ciudad de Ufa (capital de República de Baskortostán), en los cuales se narraban la existencia de unas 200 losas o placas con una escritura grabada desconocida,  en este lugar el investigador ya había encontrado vestigios de civilizaciones chinas antiguas,  así  como  grabados,  pinturas y manuscritos.

Publicidad:
La piedra de Dashka - el mapa del creador
Mapa de la República de Bashkortostan

Para verificar lo que había leído sobre estas inscripciones, decidió realizar una serie de expediciones en el año 1998 pero tras varios meses de exploraciones, los resultados fueron nulos.

Después de bastante tiempo buscando e incluso sobrevolando las zonas, un político local, un ex-consejero de agricultura llamado Vladimir Krainov se puso en contacto con él ya que creía que tenía una de estas estelas en su finca. Éste invitó al  profesor a su casa para mostrársela.

Publicidad:
Piedra de Dashka en los terrenos de la casa del señor Krainov.

Efectivamente allí estaba anclada en el terreno, una losa de piedra de un metro y medio de alto por uno de ancho y unos veinte centímetros de grosor,  con un peso que podía alcanzar la tonelada. Cuando logró transportar dicha piedra a la universidad para su análisis se dio cuenta de que parecía que tuviera numerosos surcos y relieves o desniveles hechos a conciencia. Aquello parecía ser un mapa, un mapa hecho por alguien ya que presentaba surcos y desniveles.

Sus conclusiones fueron que se trataba de un mapa tridimensional en tres ejes (x,y,z), y completado con una escritura totalmente desconocida y en vertical. La piedra estaba formada  de tres capas, dos de las cuales se aplicaron de forma artificial ya que se prensaron. La primera de unos  15 centímetros, estaba compuesta de dolomita, mineral que se utiliza para fabricar materiales resistentes y expandibles, como por ejemplo el hormigón. La segunda,  estaba formada por cristal de diópsido, al parecer aplicado con una técnica desconocida y era donde se encontraba encuadrado el mapa,  y por último la tercera capa muy finísima de 2 milímetros de grosor de porcelana, como una especie de protección.

Las escrituras estaban realizadas en un lenguaje silábico-jeroglífico de origen desconocido y que nunca se logró descifrar que sepamos. Siguieron analizándolo con varias técnicas hasta que se confirmó que el origen era artificial, incluso fue fabricada con instrumentos de precisión, quizás con nano máquinas. Este investigador pensaba que esta losa era parte de un puzzle formado por muchas más que nunca se llegaron a encontrar, que sepamos…

La piedra de Dashka - el mapa del creador
Copia de la supuesta inscripción hallada en el mapa tridimensional.

El mapa coincidía y representaba una región de los Urales en las que aparecían varios ríos y afluentes,  identificados como los ríos Belaya, Ufimka y Sutolka así como ciertos accidentes geográficos como el cañón de Ufa extendiéndose como una fractura de la corteza terrestre desde la ciudad de Ufa hasta la ciudad de Sterlitimak. La escala era aproximadamente de 1 cm.: 1,1 Km. Se detallaba por tanto una extensión de 12.000 Km., pero en el mapa aparecían muy bien detallado un entramado de sistema de canales fluviales gigante, en concreto 12 embalses o presas de hasta 10 Km. de largo y con una asombrosa profundidad de casi 3.000 metros cada una de ellas. Este descubrimiento indicaba que quien hubiera vivido allí podría haberse desplazado por agua ya que carecía de caminos o carreteras.

Sobre la antigüedad no estaba clara, se le habían hecho multitud de pruebas con diversas técnicas y oscilaban los resultados de entre miles a cientos de millones de años. Sin embargo la clave estuvo en la existencia de unas incrustaciones de conchas, además estaban colocadas como indicando algún sitio en concreto, una de 500 millones de antigüedad (munitus navicopsina) y la otra de 120 millones (Ecculiomphalus regularis Remele).

La orientación del mapa con respecto al polo norte magnético estaba de acuerdo a su posición hace 120 millones de años. Como datos señalar que la formación de los Urales se remonta a hace 250 millones de años aproximadamente. Años más tarde un departamento especializado en Cartografía de la Universidad de Wisconsin confirmó que se trataba de un mapa aéreo.

Tuvo que ser realizado con una tecnología avanzada ya que poseía una gran cantidad de datos significativos, y para su construcción a escala habría necesitado de la ayuda de tecnología avanzada para poder plasmar fielmente toda la información.

Comparación entre la losa de piedra y un mapa actual.

Otro hecho conocido e impresionante descubrimiento en la misma la zona de los Urales, que podría tener conexión como veremos, fue la aparición de unas extrañas piezas, también a mediados de los noventa, descubiertas por la geóloga rusa Elena Matveeva y el investigador Valery Uvarov, jefe del Departamento de Investigación OVNI y Paleociencias de la Academia Nacional de Rusia. Hallaron cientos de objetos minúsculos en forma de espiral o helicoide  y que parecían ser artificiales. Iban desde los 0.003 milímetros hasta los 3 centímetros. Algunas estaban hechas de cobre y otras por aleaciones de molibdeno y wolframio.

img_Caravaca01_03
Objetos diminutos encontrados en forma de espiral y helicoide.

Todo apuntaba a que estas piezas habían sido fabricadas por instrumentos y herramientas precisas, ya que eran de muy reducido tamaño y con modificaciones en sus estructuras atómicas y moleculares. Estos metales no se encuentran libres en la naturaleza, son metales pesados que poseen uno de los puntos de fusión y ebullición más altos de la naturaleza,  más de 3.000 grados centígrados. Por tanto o eran una farsa por ser creaciones modernas como se especuló en su momento, se dijo que eran restos de un cohete ruso, o aquello eran posibles pruebas de civilizaciones ancestrales súper avanzadas que visitaron o vivieron en esa zona. Estaban construidas según la Proporción Áurea o divina proporción (phi = 1.618033) o número de oro, por la cual se establece que lo pequeño es a lo grande como lo grande es al todo. Muy utilizado en el arte desde los griegos hasta la actualidad y también presente en la naturaleza.

 - Y por último, también encontramos las proporciones del rectángulo áureo y sus secciones en el Edificio de la O.N.U en Nueva York.
Escaleras del Vaticano que demuestra que hoy en día también hay estructuras que se basan en el número áureo.

Si fueran reales estas nano piezas, surgen numerosas cuestiones sobre el método de fabricación empleada, a que temperatura las fundieron y cuál era su uso. Si eran partes de algún mecanismo, equipo o vehículo que les sirviera para desplazarse. Hoy en día estos materiales tienen diversas aplicaciones, se utilizan como blindajes de tanques y cabezas de misiles ya que soportan muy bien las grandes temperaturas.

Imagen realizada con microscopio electrónico de una de las espirales.

Muchas de ellas nos recuerdan a los solenoides,  especie de bobinas capaces de crear un campo magnético muy intenso. Actualmente este tipo de solenoide tiene muchas aplicaciones como motores y válvulas de solenoides. Válvulas empleadas en sistemas de regulación hidráulica y neumática. La mayoría de ellas se encontraron en las orillas de ríos y afluentes. Podrían haber tenido relación con lo que el mapa tridimensional mostraba, quizás aquellas espirales o bobinas perfectas formaban parte de un sistema de regulación hidráulica. Se nos ocurre que se podían haber utilizados en los embalses y canales, para regular caudales y presiones así como para abrir compuertas o esclusas.

EL solenoide genera campos magnéticos muy similares a los creados por los imanes.

Actualmente la hidráulica es apropiada para realizar grandes esfuerzos, para levantar o mover  maquinas pesadas así como la neumática, que se usa en la automatización de procesos dirigida a  aeronaves, máquinas de construcción, incluso podrían aprovechar este control del fluido para crear energía.

Todo esto anterior es como mínimo desconcertante y enigmático, gracias al descubrimiento del mapa podríamos estar ante una gran obra de ingeniería civil ancestral de hace millones de años realizada por una civilización avanzada desconocida, o puede que el tiempo y la actividad tectónica hayan tallado caprichosamente surcos y dibujos en esta roca plana, aunque la aparición de una simbología desconocida pueda ser la firma de una civilización ancestral que vivía en Los Urales o que vino de algún lugar para instalarse. Por ahora y hasta que nadie demuestre lo contrario ambos casos, el mapa tridimensional y las micro espirales los clasificaremos como ooparts

Compartir
JASS
Ingeniero de sistemas navales, seguidor del misterio, del fenómeno OVNI y de lo paranormal. Skywatcher, astronauta de salón, y sobre todo cadista. Me gusta escribir sobre historias de barcos. Colaborador en Informe Enigma. Contacto: joseasanchezs72@gmail.com

Dejar una respuesta