El insólito clan de los Hombres Hiena

2
10684

Nigeria, el país más poblado de África, es el hogar de más de cien millones de personas. Se hablan cientos de lenguas y es el hogar de multitud de especies animales. Sin embargo, hay un grupo de personas que sobresale por encima de las demás; los llamados hombres hiena. ¿Quienes son verdaderamente estos sujetos? Nuestro viaje de hoy en Informe Insólito nos conduce hasta ellos.

Publicidad:
hombre-hiena
Hombre hiena.

En los suburbios de las ciudades y pueblos de este gigantesco país, unos hombres de dudosa profesión aterrorizan a la población, ya que portan encadenados con ellos animales cuanto menos insólitos, como monos, serpientes y, especialmente, hienas. Están relacionados con el tráfico de animales, y suelen montar espectáculos itinerantes por las calles. Incluso llegan a emplear a sus animales como amenaza para conseguir determinados trabajos de manera clandestina. Muchas veces los animales que les acompañan no están domesticados, sino controlados mediante las cadenas y los bozales con que los doblegan.

Hombre-hiena entrenando.
Hombre hiena entrenando.

Los hombres hiena llegan incluso a mimetizarse con los animales que les aportan compañía y nombre. Son huraños, viven entre los resquicios de la sociedad, aprovechando los desperdicios de esta. Como si de clanes de brujos se tratase, los hombres hiena creen estar rodeador de un “aura”. Gozan además entre la población de la misma mala fama que acompaña a las hienas.

Publicidad:

Las tradiciones de manipulación de los animales por parte de estos grupos son transmitidas de generación en generación.

hombres hiena nigeria
Hombre hiena a las afueras de Abuja (Nigeria).

Tienen diferentes consideración entre la población, no solo el resto de sus compatriotas, sino también en el resto del mundo especialmente ahora que se han dado a conocer en otras latitudes. Obviamente llaman la atención, y causan asombro, aunque también han desatado la furia de aquellas asociaciones para la defensa de los animales.

Publicidad:

Toda la información en tu email

¿Quieres estar informado de las noticias que los medios de comunicación ocultan? ¡ÚNETE!

Únete a otros 699 suscriptores

Compartir
Juan José Alférez Cara
Biólogo. Le fascina la naturaleza y esa fuerza moduladora que durante millones de años ha dado lugar a todas las formas de vida que hoy habitan La Tierra, llamada Evolución, y que también ha servido de lienzo para las leyendas de todos esos escritores desde la Antigua Grecia hasta el Siglo XXI. Contacto:juanjoalferez1@gmail.com

2 Comentarios

  1. Gracias por vuestros artículos en Informe Insólito. Respecto a este de los hombres hiena, tenemos ejemplos mucho más cercanos en los loberos. Estuve viviendo mucho tiempo en Sant Feliu de Pallerols, un pueblo de cerca de Olot, donde todavía está vivo el recuerdo de “Pere Cufí”, que estuvo encerrado en el edificio de la sucursal de Banca Catalana, ahora BBVA, y ejecutado por la Inquisición frente a la casa en que murió Francesc de Verntallat, el caudillo rebelde en la guerra de los “remences”, otro personaje fascinante digno de un artículo de Informe Insólito.
    Googleando “lobero” encontrarás información más o menos fiable de casos en toda España, aunque para mi gusto el más revelador es el que te dije al principio, del lobero llamado “Pere Cufí”, que realmente se llamaba Pere Torrent, muy bien descrito aquí: http://metode.cat/Revistes/Article/El-suposat-llobater-i-bruixot-de-la-Garrotxa (en catalán).
    En cuanto al caso particular de los “hombres hiena” en África, el gran explorador y orientalista Sir Richard F. Burton nos describe como en la ciudad sagrada de Harar, en Somalia (actualmente pertenece a Etiopía), el llamado “hombre hiena” se dedicaba a controlar a las hienas de la comarca, y cada día les daba de comer con la mano, como si fueran animales domésticos. Parece que la tradición continúa en la actualidad, convertida en atracción turística.

  2. Muchísimas gracias por sus palabras. Ya hay un artículo sobre los loteros de hace algunos meses en la sección Mundo Natural. Un saludo

Dejar una respuesta