La traumática abducción

0
3253

Esta semana vamos a contaros uno de los casos más sorprendente de abducción, historia recogida por el ufólogo e investigador Bob Pratt ya fallecido. Autor de numerosos libros sobre ufología y editor de la reconocida revista MUFON.

Publicidad:

Relataremos una de las abducciones más traumáticas y terribles, ya que nuestro protagonista sufrió física y psíquicamente durante y después del encuentro, un joven de 16 años de un pequeño pueblo de Brasil que se encontraba cogiendo guayabas en la selva.

Ufólogo Bob Pratt

Brasil es un país con un gran recorrido en avistamiento de OVNIs y de experiencias de contactos con seres alienígenas, de hecho durante el transcurrir de nuestro episodio se produjeron numerosas apariciones de objetos y esferas surcando los cielos cariocas.

Publicidad:

Nuestra historia ocurrió en Penalva un pueblecito interior del noroeste de Brasil. Un 28 de marzo de 1978 por la tarde nuestro joven amigo Luis Carlos Serra de 16 años de edad se encontraba en la selva cogiendo frutas cerca de Maranho, cuando escuchó un fuerte sonido agudo, como una sirena o especie de silbido que procedía del cielo. Después una luz potente y cegadora lo iluminó todo. Luis aterrorizado por aquello se resbaló y cayó de espaldas al suelo. Del cielo apareció un rayo que lo apuntaba y lo mantuvo paralizado.

Mapa donde aparece el pueblo de Penalva en el estado de Maranhao

Pasados unos segundos su cuerpo empezó a elevarse, empezó a levitar y a desplazarse cielo arriba. Luis empezó a gritar a la vez que empezaba a sobrevolar los arboles de la selva.

Publicidad:

Mientras se encontraba volando cogiendo altura, divisó  que había algo detrás de la luz, era un objeto en forma de nave circular con una especie de cúpula y rodeado de  varias ventanas. A una de ellas fue a parar Luis aterrizando en una especie de habitación blanca con sillas y mesas, sin adornos, el suelo era liso y suave. Pero no estaba solo, en el habitáculo existían tres seres humanoides con una especie de casco o escafandra con un traje metálico y de un metro de altura. Se comunicaban entre ellos en un lenguaje extraño y no miraban, a Luis lo ignoraban.

Típica escena de caso de abducción por alienígenas

En ese momento el objeto empezó a moverse y Luis no sabe por cuánto tiempo, lo que si vio es como de nuevo salía por una de las ventanas levitando después de oír el ruido de una maquina. Salió a un mundo distinto, no había cielo ni montañas ni arboles, todo oscuro, solo unas hierbas muy altas se elevaban desde el suelo. Parecía como si se hubiera hecho de noche o se encontrara deambulando por el espacio exterior. Según él lo llevaron a este sitio todavía paralizado, no se podía mover. Aquellos seres le pusieron un tubo en la nariz y una bola transparente en la boca y le empezó a fluir un liquido por su garganta, se quedo entonces dormido y ya no recordó nada más, apareció yaciendo en una roca plana. Estuvo 3 días y 7 horas ausente y apareció en el mismo sitio donde fue secuestrado.

nucbqj90jcwwcmwwrrxz

Le dolía todo el cuerpo y no se podía mantener en pie, empezó a gritar pidiendo ayuda. Un pescador llamado José dos Santos de 42 años estaba pescando en un lago cercano cuando lo escuchó. El sabía que estaba desaparecido ya que había visto a la madre que lo estaba buscando. Oyó  gritos y empezó a buscar de donde procedían hasta que encontró a Luis tirado en el suelo sin poder moverse ni hablar. Tampoco respondía a las preguntas del pescador.

Se lo llevó a un pequeño hospital cercano donde lo vieron en un estado catatónico, parecía estar con el rigor mortis, contraído muscularmente sin embargo no mostraba signos de deshidratación. No tenia sensibilidad en piernas ni manos. Tenía varios dientes rotos y cuatro molares les fueron arrancados, de los cuales solo uno de raíz, el resto permanecían las racices. Sangraba abundantemente por la boca, su pelo estaba quemado y tenía quemaduras en las orejas.

Luis Carlos Serra escribiendo sus primeros recuerdos en el hospital tras la abducción

Lo trasladaron a los dos días a otro hospital de la ciudad más cercana. Para entonces Luis ya estaba empezando a recuperar su conciencia pero sin hablar apenas, fue sondado y alimentado por vía intravenosa durante 9 días. Al sexto día empezó ya a recordar cosas.  Lo trataron psiquiatras y no presentaba lesiones neurológicas que justificaran lo que le ocurría. Cuando salió del hospital a las dos semanas tuvo que hacer terapia para caminar.  No supieron averiguar que fue exactamente lo que le ocurrió hasta que recuperó totalmente el habla y empezó a contar su terrible experiencia, su traumática abducción.

Compartir
JASS
Ingeniero de sistemas navales, seguidor del misterio, del fenómeno OVNI y de lo paranormal. Skywatcher, astronauta de salón, y sobre todo cadista. Le gusta escribir sobre historias de barcos. Colaborador en Informe Enigma. Contacto: joseasanchezs72@gmail.com

Dejar una respuesta