La corbeta fantasma HMS Eurydice

2
553

En 1878 el buque escuela de la Marina Real británica HMS Eurydice se hundió súbitamente frente a las costas inglesas a causa de una fuerte e inesperada tormenta de nieve. La mayoría de los cadetes que iban a bordo perecieron en el trágico incidente. Desde entonces muchos fueron los testigos que afirmaron ver apariciones del barco durante décadas, la corbeta fantasma HMS Eurydice.

El HMS Eurydice, nombrado en honor a la esposa del personaje mitológico Orfeo, fue botado en 1843. Se consideró uno de los mejores barcos de entonces de la Marina británica. Buque de tres mástiles y armado con 26 cañones. Poseía una eslora de 43 metros con una manga de casi 12 y con muy poco calado. En su primera década de vida cubriría la ruta de Norteamérica y las Antillas. Más tarde patrullaría por el Cabo de Buena Esperanza así como por el mar Blanco en la costa noroeste de Rusia durante la guerra de Crimea. En 1861 sería convertido en buque escuela estacionario hasta que en 1877 se reacondicionó para surcar de nuevo los mares.

Pintura del HMS Eurydice realizado por el artista Mark Richard Myers.

En la primavera de 1878 el HMS Eurydice cruzó el atlántico arribando cerca de la Isla de Wight, al sur de Inglaterra. En concreto transcurría el 22 de marzo de 1878, la embarcación iba a toda vela. Sobre las 1600 horas locales, una fuerte tormenta de nieve y viento que apareció de la nada, acabó con la buena visibilidad reinante. El Eurydice siguió con su velamen desplegado, portalones y compuertas abiertas. No existió apenas tiempo para reaccionar ni poder maniobrar ante aquella asoladora tempestad. En menos de 10 minutos el flamante velero acabó escorado, y hundido en las gélidas aguas inglesas.

La mayoría de sus tripulantes fueron sorprendidos bajo cubierta ante la rapidez del incidente. Varias goletas que transitaban por la zona acudieron de inmediato hacia la desgraciada corbeta.  La mayoría se rescató sin vida de sus más de 300 tripulantes,  tan solo dos cadetes fueron encontrados vivos,  Sydney Fletcher y Benjamin Cuddeford.

Isla de Wight, UK. (Fotografía: National Geographic).

Los expertos consideraban al buque Eurydice poco estable por su diseño y su poco calado. Varios días después se sacó de las profundidades, pero debido a su lamentable estado no se pudo reparar. Se hallaron varias piezas importantes como el ancla o la campana. Éstas se encuentran repartidas por iglesias cercanas al lugar del accidente.

El Eurydice se reemplazó por otra nave, la fragata la HMS Atalanta. Desgraciadamente tras dos singladuras también desapareció en la mar debido probablemente a una fuerte tormenta en 1880.

Desde aquel fatídico día del hundimiento del Eurydice, muchos testigos pudieron avistar desde las costas británicas a un buque fantasma, un velero espectral, con los cañones armados, con tres majestuosos palos y un colosal velamen desplegado que se desvanecía a los pocos minutos de mostrar su fantasmal silueta.

Fotografía real del submarino británico HMS Proteus.

Pero no solo desde tierra atisbaron a aquel navío. Muchos marineros a bordo de sus embarcaciones contemplaron las apariciones del barco espectral siempre acompañado de una espesa niebla.

Otros tuvieron que variar el rumbo para no colisionar con esta nave que se aparecía de la nada. Le ocurrió al submarino británico HMS Proteus de la clase Parthian con unos 88 metros de eslora por 9 de manga y propulsado por motores diésel y eléctrico. El encuentro con el Eurydice ocurrió cuando el submarino regresaba de unas pruebas en el Canal de la Mancha en 1934. Bajo el mando del experimentado y respetado comandante Lipscombe, el submarino se encontró de repente a rumbo de colisión con un extraño buque de vela. Aquel navío surgió de la nada. El comandante tuvo que realizar una rápida maniobra evasiva ya que tenía enfilado al velero. Una vez esquivado al supuesto Eurydice, éste se desvaneció ante la atónita mirada del comandante y los oficiales de cubierta ubicados en la torre del submarino.

Portada de la serie de televisión británica «Crown & Country», presentada por el príncipe Eduardo, conde de Wessex. Producida por la compañía Ardent TV, fundada por el príncipe.

En el año 1998 un testigo de importancia comentó haber visto la silueta de un barco fantasma frente a la Isla de Wight. Rodaba un capítulo de la serie de televisión de temática histórica y de la realeza «Crown and Country». Se trataba de Edward Anthony Richard Louis Mountbatten-Windsor, es decir el mismísimo príncipe Eduardo. Aseguró ver en el horizonte al supuesto Eurydice. Lo avistó durante la grabación de un episodio para la serie, en la costa sur de Inglaterra.

Desde el lamentable accidente algunos de los lugareños de pueblos costeros cercanos despertaban sobresaltados en medio de las oscuras y frías noches. Estas personas atemorizadas sentían como sus ventanas eran golpeadas por manos blanquecinas y espectrales pidiendo ayuda…

 

Fuentes:

https://collections.rmg.co.uk/

https://www.livescience.com

http://news.bbc.co.uk

Libro «A Ghost a Day: 365 True Tales of the Spectral, Supernatural, and…Just Plain Scary!». (Maureen WoodRon Kolek)

 

Compartir
JASS
Ingeniero de sistemas navales, seguidor del misterio, del fenómeno OVNI y de lo paranormal. Skywatcher, astronauta de salón, y sobre todo cadista. Le gusta escribir sobre historias de barcos. Colaborador en Informe Enigma. Cofundador y miembro del Grupo Zpectrum Cádiz Contacto: joseasanchezs72@gmail.com

2 Comentarios

Dejar una respuesta