Islas gobernadas por reptiles

0
507

Los reptiles, esos antiguos animales que aun a día de hoy pueblan este nuestro planeta. Aparecieron en el Carbonífero, hace más de 300 millones de anos, dando lugar a un sinfín de especies diversas. Gobernaron además La Tierra durante la practica totalidad del Mesozoico. Podría pensarse que su reinado acabo cuando se produjo la extinción de los dinosaurios. Pero estaríamos siendo un poco subjetivos de afirmar aquello. Aun existen zonas del mundo que están lejos de ser colonizadas y gobernadas por mamíferos y aves. Como diría nuestro piloto Ivan Castro, abrochense los cinturones y disfruten de este vuelo alrededor del mundo buscando los últimos santuarios reptiles que aun quedan (y que no son pocos).

Publicidad:

En grandes continentes, la competencia con especies más modernas y mejor adaptadas puede dejar como perdedores a animales que en un principio fueron diseñados para unas condiciones diferentes, que se encontraban en la Tierra hace cientos de millones de anos. Por ello, estaríamos cometiendo un error de buscar santuarios reptiles en las sabanas y junglas de los trópicos. Cierto es que dichos vertebrados son abundantes en estos ecosistemas, pero pocas especies se encuentran en las cúspides de las pirámides tróficas en estos entornos.

BRASIL

El gigante de America del Sur se convierte en nuestra primera parada del periplo. Frente a las costas del sureste del país se encuentra una pequeña isla, denominada Quemada Grande (Queimada Grande, en portugués), de unas 43 hectáreas de superficie. Cualquier marinero podría toparse con ella pensando que de una isla desierta y paradisiaca se tratase, pero esconde un peligro en forma de reptil. Esta habitada por una especie de víbora conocida como Bothrops insularis, endémica de dicha isla. Una serpiente que no se encuentra en ninguna otra zona del mundo. La densidad de estos animales es tan alta, que pueden encontrarse más de un ejemplar por metro cuadrado de terreno.

Publicidad:
Ejemplar de la especie antes citada.

Los más jóvenes se alimentan de invertebrados, a los que se añaden lagartos y pájaros cuando alcanzan la edad adulta. Estas serpientes pueden alcanzar los 70 centímetros de longitud. Tienen un veneno potente y de acción rápida, que puede producir desde vómitos y nauseas, hasta sangrado intestinal, hemorragia cerebral y necrosis muscular (clásico efecto de los venenos de los viperinos).

La única construcción humana que existe en la Isla de Quemada Grande es un viejo faro, abandonado por los humanos a dia de hoy, pero que fue igualmente colonizado por estos ofidios.

Publicidad:

Vista aérea de la Isla de Quemada Grande, donde puede observarse el faro. La Isla recibe numerosos nombres, además del oficial, entre los que se cita: Isla de Las Suegras, Isla de las Cobras.

ISLA DE GUAM (ESTADOS UNIDOS)

Esta Isla constituye uno de los numerosos territorios no incorporados de los Estados Unidos de America. Actualmente esta sujeta al programa de las Naciones Unidas como uno de los territorios pendientes de la descolonización. Lo que los políticos quizás ignores es que no son personas los únicos colonos de la isla. Cuando los visitantes de territorios vecinos llegaron con sus embarcaciones, estas portaban polizones en sus bodegas. En la mayoría de las ocasiones son ratas, insectos o plantas exóticas, pero en este caso, el polizón tenia la piel escamosa y el cuerpo esbelto. Era pues, una serpiente.

Serpiente arborea marrón (Boiga irregularis).

Serpiente arbórea marrón (Boiga irregularis), nativa de Australia, Papua-Nueva Guinea y algunas islas de la Melanesia. Fue introducida en Guam poco después de la Segunda Guerra Mundial. La isla no contenía ningún animal que fuese depredador natural de la serpiente, por lo que su numero se disparo sin precedentes. Las presas ni siquiera intentaban escapar (no podían reaccionar con miedo ante un depredador con el que no habían coevolucionado). La isla era rica en especies de aves, muchas de las cuales desaparecieron por la acción de estas serpientes. Los ofidios no solo eran cada vez más numerosos, sino que su tamaño también era mayor. Se registro un caso de un ejemplar de 3 metros. Invaden con frecuencia casas y otras construcciones humanas, provocando incluso problemas con el suministro eléctrico.

AUSTRALIA

Siendo realista, algo sobre lo que cualquier aventurero bromea es el hecho de que, en Australia, todo quiere darnos muerte. Y es que, esta gigantesca isla agrupa mucho de los animales más peligrosos del mundo. Pocos se aventuran en el mar, debido a la abundancia de tiburones y cnidarios mortales, como la avispa marina.

En tierra firme, los animales peligrosos son igualmente abundantes. Cierto es que la serpiente más venenosa del mundo no vive sobre la tierra firme, pues se trata de una especie marina. Sin embargo, Australia si puede sentirse orgullosa de albergar la serpiente terrestre más venenosa.

Serpiente taipán.

El taipán, la serpiente terrestre más venenosa del mundo. Existen dos especies en Australia, una de ellas habita la costa norte de la isla, mientras que la otra es más abundante en el interior. El individuo de la foto es un tapian costero (Oxyuranus scutellatus). 

Se alimenta de roedores y pequeños marsupiales. Su veneno es hasta 500 veces más potente que el de la serpiente de cascabel norteamericana y 50 veces más que el de la cobra. Existe antídoto, pero en ocasiones el humano mordido por la serpiente puede morir en cuestión de minutos, sin tiempo si quiera de administrarlo. No es una especie agresiva, y solo ataca cuando se siente acorralada, prefiriendo la huida en la mayoría de las ocasiones. Puede parecer desproporcionado que una serpiente que se alimenta solo de mamíferos pequeños posea un veneno tan letal. Pero es exactamente esa la razón. En los ambientes áridos de Australia, es difícil encontrar una presa. Los depredadores (y el taipán no es una excepción) no pueden permitirse el lujo de dejarlos escapar. Y cuando de depredadores químicos se trata, eso implica ser portador de un veneno letal. Una mordedura inyecta normalmente una cantidad de veneno suficiente para acabar con la vida de 125 hombres. Es un veneno neurotóxico, que afecta especialmente al sistema respiratorio y nervioso. Dicha cantidad suele ser de 44 miligramos.

Tapián del interior, o tierra adentro (Oxyuranus microlepidotus). Los datos del veneno ofrecidos se corresponden a esta especie.

ESPAÑA

Pues si, también en estas latitudes podemos encontrar santuarios reptilianos. Seguramente muchos lo ignoraban, pero estas magnificas tierras esconden multitud de detalles que a simple vista no se captan.

– Isla de La Dragonera, en el Archipiélago Balear, frente a la costa oeste de la Isla de Mallorca. Constituye un Parque Natural.

Vista de la Isla de La Dragonera (Sa Dragonera, en mallorquin) desde la Isla de Mallorca.

Existe un reptil endémico de Las Islas Baleares, del cual deriva el nombre de esta pequeña isla dentro de dicho archipiélago.

Lagartija balear (Podarcis lilfordi).

Lagartija balear (Podarcis lilfordi), si bien era abundante a lo largo de todo el archipiélago, en las islas de mayor tamaño casi ha desaparecido, debido a la competencia con otras especies que han sido introducidas durante la época de los romanos. Este animal es además difícil de conservar, ya que por adaptación a la vida en islas, realiza puestas de muy pocos huevos, normalmente solo dos. La versión que habita Sa Dragonera constituye además una subespecie, denominada Podarcis lilfordi gigliolli. 

– Islas Canarias, el otro archipiélago español también es abundante en reptiles. En concreto, son un grupo de varias subespecie de lagarto, que varían con las islas, aunque también existen islas con sus propia variación. Algunas de esas subespecies desaparecieron hace ya bastante tiempo. En concreto, la especie de Tenerife, debido a que eran consumidos por los aborígenes prehispánicos de dicha isla.

Lagarto Gigante de Gran Canaria (Gallotia stehlini), de hasta 80 centimetros.
Compartir
Juan José Alférez Cara
Biólogo. Le fascina la naturaleza y esa fuerza moduladora que durante millones de años ha dado lugar a todas las formas de vida que hoy habitan La Tierra, llamada Evolución, y que también ha servido de lienzo para las leyendas de todos esos escritores desde la Antigua Grecia hasta el Siglo XXI. Contacto:juanjoalferez1@gmail.com

Dejar una respuesta