El olvidado hundimiento del RMS Lancastria, la mayor tragedia marítima de la historia británica

0
1252

Una de las peores tragedias marítimas ocurridas durante la Segunda Guerra Mundial. Caída en el olvido, sus miles de víctimas sumaban más que las registradas entre Titanic y Lusitania juntos. Silenciada y ocultada a la opinión pública por el poder político, el olvidado hundimiento del RMS Lancastria, la mayor tragedia marítima de la historia británica.

Publicidad:

Botado el 13 de mayo de 1920 y bautizado con el extraño y difícil nombre de Tyrrhenia, término escogido de la antigua región etrusca italiana. Al buque lo conocían coloquialmente con el apodo de Soup Tureen, traducido como sopera. Buque de la compañía naviera Anchor Line que era subsidiara de la potente Cunard Line. Compañía líder y rival de la White Star Line propietaria por ejemplo del Titanic. Aunque la Cunard poseía barcos menos lujosos y ostentosos no se quedaba atrás. Entre sus más famosos encontrarnos al RMS Queen Mary 2, Queen Victoria, y Queen Elizabeth.

Tenía un buque gemelo el Cameronia construido en los mismos astilleros, William Beardmode &Co ltd en Glasgow. El Tyrrhenia tenía una eslora de 175 metros y una capacidad para transportar a mas de 2.200 pasajeros repartidos en sus tres clases.

Publicidad:

El viaje inaugural del Tyrrhenia fue el 13 de enero de 1922 entre los puertos de Glasgow, Quebec y Montreal. En 1924 sufriría una serie de modificaciones, se le añadieron más de 500 camarotes. Antes de salir de los astilleros de nuevo, se le renombraría como RMS Lancastria. Este nuevo nombre procedía de Lancashire o Lancaster, condado al noroeste de Inglaterra. Realizaría la ruta entre Liverpool y Nueva York durante casi una década. Ya a principios de los años treinta fue utilizado para cubrir la ruta entre puertos del mar mediterráneo y del norte de Europa.

Fotografía del RMS Lancastria.

Al comenzar la Segunda Guerra Mundial, el Lancastria fue requisado para transportar tropas como otros grandes barcos de pasajes y pintado de gris. Pasó a llamarse HMT Lancastria . El significado de estas siglas era Hired Military Transport.  En los primeros meses realizó numerosas y arriesgadas misiones. En una de ellas se encontraba evacuando tropas desde Noruega cuando durante su travesía fue descubierto por un avión alemán. Éste lanzó varias bombas sobre el HMT Lancastria pero todas fallaron y pudo en esta ocasión librarse poniendo rumbo a Glasgow.

Publicidad:

Pronto sería llamado para llevar a cabo otra misión en el oeste de Francia, en la conocida como Operación Ariel posterior a la evacuación de Dunkerque. Las órdenes eran claras, evacuar a la mayor cantidad posible de personal. Partió desde Plymouth hacia las costas de St Nazaire fondeando el 17 de junio de 1940 al amanecer. No se encontraba solo, le acompañaban otros buques como el Georgic, el Duchess of York, Franconia y Oronsay con el mismo fin de recoger tropas. Poco a poco iban llegando soldados de la Fuerza Expedicionaria Británica y civiles como niños y mujeres para embarcar.

Miles de personas embarcaron, aunque hay diferencias en el número dependiendo de la fuente. Lo cierto es que todos fueron a bordo por mar en botes y embarcaciones ya que el Lancastria se encontraba fondeado. Existen recopilaciones de listados de personal viajando en estas embarcaciones que permitió estimar la cifra en unas 9.000 personas.

Sobre la una del mediodía del 17 de junio y con el cielo despejado de la fuerza aérea francesa, las alarmas antiaéreas sonaron. Pronto un bombardero aparecería sobre los cielos galos que lanzaría una carga de bombas sobre el buque SS Oronsay fondeado en Loira muy cerca del Lancastria. La bomba alcanzó el puente del barco y la sala de derrota,  provocando varias muertes.

A las 3 de la tarde el capitán del Lancastria Rudolph Sharp decidió dejar de embarcar más personas, habían rebasado con creces la capacidad máxima permitida. Sabían que los aviones de la fuerza aérea alemana, la Lufttwaffe, aparecerían de nuevo para atacarlos.  Al capitán se le aconsejó que pusiera rumbo a Gran Bretaña, pero éste decidió al igual que el resto de barcos, esperar más hasta que llegaran buques de guerra escoltas por mar. Poco antes de las 4 de la tarde un bimotor Junkers JU-88 lanzó cuatro bombas sobre el Lancastria que se encontraba a unas 10 millas de la costa francesa. Dos bombas impactaron en las bodegas de carga. Otra entró con increíble puntería por la chimenea explosionando en las entrañas del barco. Y la última falló pero cayó en el agua muy cerca del casco provocando un enorme agujero por el que se verterían al mar miles de toneladas de combustible y lubricantes.

Imagen del avión alemán bimotor de la Segunda Guerra Mundial Junkers Ju 88, uno de los aviones de combate más versátil ya que fue utilizado como bombardero, caza y torpedero.

En las explosiones fallecieron cientos de ocupantes y pronto el Lancastria se habría escorado considerablemente. Pronto el pánico cundió, soldados y tripulantes se arrojarían al agua sobre la enorme mancha de combustibles en llamas. Muchos de ellos perecieron quemados  e intoxicados por tragar e inhalar humos tóxicos. Los intentos por nivelar al buque fueron inútiles. La carga compuesta por armamento, vehículos ligeros  y materiales se desplazarían por la cubierta hasta caer al agua.

Tras tal devastador panorama algunos empezaron a entonar canciones, las elegidas fueron Roll out the Barrel, canción popular de la Segunda Guerra Mundial de origen checo y There´ll Always Be an England, canción inglesa de tinte patriótico. Pronto todos los supervivientes encima del casco empezaron a cantar ante la desesperación. Se lanzaron al mar pocos botes ya que la mayoría habían quedado atascados por la inclinación de los pescantes. El casco volcaría quedando panza arriba mientras los supervivientes cantaban. En poco más de 20 minutos aquella mole de casi 170 metros sería succionada por las frías aguas arrastrando con él numerosas personas. A las 4 horas y 10 minutos de la tarde, no se oía ningún cántico, el silencio sepulcral se apoderó de la escena, miles de hombres, mujeres y niños habían sucumbido. Según estudiosos y tripulantes que sobrevivieron al desastre se piensa que fueron más de 6.000 las personas embarcadas que pudieron perecer. La cifra que sí se conoció fueron los 2.447 supervivientes.

Los supervivientes serían rescatados por multitud de embarcaciones y pequeños barcos franceses, sobre todo pesqueros. Los supervivientes permanecieron casi cinco horas flotando en petróleo.  Durante los próximos meses cadáveres y deshechos flotantes desembarcarían en las playas cercanas. Muchas familias inglesas no supieron nunca que sus seres queridos se ahogaron en el Lancastria. El capitán se salvó de la tragedia aunque sería interrogado duramente cuando llegó a tierra. Algunos lo culparon de no haber salido de ST Nazaire antes y otros de que hubiera embarcado a bordo tanto personal. El capitán siguió al mando de más barcos de la Cunard como fueron el SS Antonia y el SS Laconia.  Este último fue hundido con él a bordo por un submarino U-156 alemán.

Wiston Leonard Spencer Churchill (1874-1965), primer ministro del Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial. Líder político y defensor de los valores humanos.

De la tragedia no se supo nada hasta varias semanas después, fue mantenido en secreto por el almirantazgo británico. Fue Churchill quien ordenó no airearlo. Aunque no se supo el motivo real, sus excusas fueron las de no revelarlo para evitar empeorar la situación en aquellos días, ya que Francia se había rendido ante Alemania. Quiso hacerlo público unos días después pero increíblemente cayó en el olvido. A los supervivientes, bajo amenaza de consejo de guerra, se les ordenó que no hablaran sobre ello. Los familiares de los fallecidos conocidos recibieron un telegrama que solo decía “desaparecido – creemos que muerto”.

Gracias al fotógrafo aficionado Frank Clements se conoció la tragedia. Este fotógrafo desobedeció las ordenes del mando naval británico y tomó una serie de fotografías del buque semihundido. Lo hizo desde otro barco próximo, el destructor HMS Highlander que acudió al rescate de los supervivientes. Una vez llegó Clements a tierras británicas quedó con un contacto al que mal vendió las fotografías. Cinco semanas después del hundimiento, el 26 de julio de 1940 saldrían publicadas sus fotos en el New York Times. Los periódicos The Scotsman y Daily Herald publicaron también la noticia el mismo día aunque la versión oficial nunca se conoció. El informe del caso Lancastria permanece clasificado hasta el año 2042.

Actualmente los restos del Lancastria se encuentran a 25 metros de profundidad en una zona de fuertes corrientes. En el fondo se pueden ver un ancla, una hélice y diversas partes intactas.

Hay registrados mas de 1800 entierros de los cuales casi 400 están en Francia. Los supervivientes se sintieron engañados, lo habían dado todo en la guerra.Los familiares de los fallecidos, tristes porque sus seres quedaron en el olvido al igual que los cien supervivientes que todavía viven hoy día…

Compartir
JASS
Ingeniero de sistemas navales, seguidor del misterio, del fenómeno OVNI y de lo paranormal. Skywatcher, astronauta de salón, y sobre todo cadista. Me gusta escribir sobre misterios navales, ufología. Colaborador en Informe Enigma. Contacto: joseasanchezs72@gmail.com

Dejar una respuesta