Los protegidos en accidentes aéreos: El único superviviente, el elegido (I)

2
7774

Nochebuena, 24 de Diciembre de 1971. Una aeronave se estrella en la selva del Amazonas después de atravesar una tormenta y ser alcanzada por un rayo. Solamente sobrevive una joven mujer alemana de 17 años de 94 pasajeros que viajaban en total a bordo. Su historia inspiró la serie “Perdidos”. Multitud de accidentes aéreos han dejado en sus dantescos escenarios un solo superviviente entre cientos de personas. ¿Obra de Dios? ¿Destino? ¿Azar? Esas personas fueron los llamados “elegidos o protegidos”. Os cuento su historia en Informe Insólito.

Publicidad:

Bienvenidos de nuevo a bordo una semana más, amigos de Informe Insólito. Hoy quiero recuperar, junto a vosotros, esos increíbles casos en los que sobrevivir a ciertas situaciones se hace, cuanto menos, milagroso. Quién sabe si, de por medio, la mano de Dios ha obrado el milagro, ha sido tan solo la fortuna de ciertas personas, ese aura positiva que mucha gente porta a su alrededor a lo largo de su vida o simplemente el azar ha querido que de una forma u otra se salvaran. Lo cierto es que el destino se comporta de forma sumamente caprichosa con cada individuo y, sin ningún tipo de explicación coherente, ciertas personas sobreviven a situaciones de las que nadie podría haberse salvado. Son los auténticos protegidos, que de una manera u otra, permanecen vivos mientras sufren a su alrededor la destrucción total del escenario que los rodea.

Multitud de accidentes aéreos han dejado en sus dantescos escenarios un solo superviviente entre cientos de personas. ¿Obra de Dios? ¿Destino? ¿Azar? Esas personas fueron los llamados “elegidos o protegidos”.

Cuando se produce un accidente aéreo, suele ser de tal magnitud el elevado número de fallecidos en un solo momento que enseguida la historia salta a todos los medios de comunicación de nuestro planeta. Pero cuando es una sola persona la que sobrevive a un accidente aéreo, la noticia transciende ya todos los límites conocidos, habidos y por haber. Se produce el milagro. En un accidente aéreo se producen dos factores que son decisivos para que las personas no tengan apenas posibilidades de supervivencia. Las fuerzas tan brutales del impacto de un avión que vuela contra el suelo convierten nuestros delicados cuerpos en juguetes que se rompen enseguida, matándonos de inmediato. Muchísimas fuerzas actúan sobre nuestro cuerpo, que no es capaz de soportarlas. Además, el avión lleva normalmente un montón de combustible a bordo que, la mayoría de las veces, se inflama enseguida tras el brutal choque del avión contra el terreno, si fuera en tierra. En el mar, las posibilidades de supervivencia  también se reducen drásticamente. El avión normalmente se suele romper en mil pedazos contra el agua tras el impacto, que resulta una superficie incluso más dura que la propia tierra cuando algo impacta violentamente sobre ella. No hay apenas posibilidades de supervivencia, y menos cuando te quedas encerrado dentro del fuselaje, hundiéndote junto a él.

Publicidad:

En los últimos años de la historia de la aviación comercial, y de sus trágicos episodios de catástrofes aéreas, se han  recogido diversos casos en los que solamente una única persona ha sobrevivido sin explicación lógica al accidente. Nos remontamos al 14 de Junio del año 1943 y viajamos a bordo de un viejo avión militar B17 Flying Fortress que cubría la ruta entre Nueva Guinea y Australia aquel día. A bordo viajaban 41 militares que regresaban de permiso a Australia. De repente, el fuselaje del avión se abre agrietándose en pleno vuelo hasta que el avión se parte en el aire, incendiándose de inmediato. Todos los ocupantes del avión salieron despedidos del maltrecho y roto fuselaje, muchos cayendo directamente a tierra y muriendo en el acto y otros cayendo envueltos en llamas empapados por el combustible prendido en llamas del avión, que era derramado en todas direcciones. Solamente un soldado logró sobrevivir a esa dura caída.

B17 Foye Kenneth Roberts
A bordo del avión de Foye Kenneth Roberts viajaban 41 militares que regresaban de permiso a Australia. De repente, el fuselaje del avión se abre agrietándose en pleno vuelo hasta que el avión se parte en el aire, incendiándose de inmediato.

No se sabe ni cómo ni por qué, cayó a tierra con un impacto brutal que le ocasionó una lesión cerebral de por vida. Se llamaba Foye Kenneth Roberts, perdió la capacidad de hablar tras el brutal impacto de su cabeza contra el suelo pero sobrevivió. Murió por causas naturales en el año 2004 sin recordar nada de aquel trágico accidente pero, sin embargo, nadie se explica cómo se pudo salvar de una muerte segura. Otro soldado, Joseph Gordon Roberts, perdió el vuelo por llegar tarde al aeropuerto del que partió el aparato ¿Quién o qué frenó su caída para que lograra sobrevivir? ¿Existen los ángeles de la guarda? Solamente sabemos que fue el único superviviente.

Publicidad:
Foye Kenneth Roberts
Foye Kenneth Roberts perdió la capacidad de hablar tras el brutal impacto de su cabeza contra el suelo pero sobrevivió. Murió por causas naturales en el año 2004

Viajamos ahora al 17 de Julio del año 1948. Nos encontramos a bordo de un hidroavión PBY-5A en el que viajan 27 personas. Sin ningún tipo de incidencia, el hidroavión despega de Macao, pero a los pocos minutos de vuelo su control es tomado a la fuerza por varios secuestradores. Tras un intento de éstos por someter a la tripulación y a los pilotos, la situación se descontrola por completo y los secuestradores abren fuego a bordo, disparan y asesinan a ambos pilotos en la cabina de vuelo. Los secuestradores exigieron al copiloto que entregase los controles del avión mientras que al Comandante se lo llevaron fuera de la cabina, pero cuando el copiloto se negó a ello fue asesinado de un disparo. El Comandante Dale Warren Cramer volvió a cabina y directamente recibió 5 disparos en la espalda. Sin pilotos al mando, el avión finalmente se estrella contra el océano. Todos mueren en el acto excepto una sola persona, un hombre. Pero lo curioso de este caso, es que ese “protegido” llamado Huang Yu, único superviviente a bordo, era el líder de los secuestradores. La fortuna no solo jugó a su favor en aquel accidente sino que además le dio la oportunidad para huir de toda responsabilidad. La jurisdicción entre los Gobiernos implicados no estaba clara y quedó en libertad absoluta. La conmoción entre los familiares de las víctimas fue brutal.

El Comandante del hidroavión, Dale Warren Cramer recibió 5 disparos en la espalda. Sin pilotos al mando, el avión finalmente se estrella contra el océano. Todos mueren en el acto excepto una sola persona, un hombre. Pero lo curioso de este caso, es que ese “protegido” llamado Huang Yu, único superviviente a bordo, era el líder de los secuestradores.

9 años después, cuando corría un 17 de Marzo del año 1957, un avión con 26 pasajeros a bordo despega del Aeropuerto de Lahug, en Filipinas. Precisamente, entre los pasajeros se encuentra Néstor Mata, el Presidente del Gobierno Filipino. La aeronave sufre problemas mientras se eleva en su despegue y consigue alcanzar la altitud de seguridad que le haría evitar las montañas cercanas al aeropuerto. Se estrella contra ellas irremediablemente.

Nestor-Mata-Philippines-sole-survivor
El avión del Presidente Néstor Mata, tras sufrir el impacto contra la montaña.

El Presidente, Néstor Mata, es el único a bordo que sobrevive al brutal impacto contra las montañas con las que choca la aeronave. Minutos más tarde es localizado por unos agricultores de la zona que acuden al auxilio de las posibles víctimas. Encuentran al Presidente en estado de shock con diversas heridas. Enseguida los agricultores empiezan a exclamar en voz alta: ¡El Presidente! ¡El Presidente! En posteriores declaraciones, Néstor Mata declaró que no recuerda nada del accidente salvo una luz cegadora y un gran resplandor que lo envolvió por completo muy poco tiempo después de despegar. Fue el único superviviente. Fue el protegido de aquel vuelo.

Cuando corría un 17 de Marzo del año 1957, un avión con 26 pasajeros a bordo despega del Aeropuerto de Lahug, en Filipinas. Precisamente, entre los pasajeros se encuentra Néstor Mata, el Presidente del Gobierno Filipino.

Seguimos repasando la negra historia de la aviación y viajamos ahora a una Nochebuena, al 24 de Diciembre del año 1971. Nos encontramos a bordo de un avión con 94 pasajeros a bordo que despega desde el Aeropuerto de Lima, en Perú. Mientras realiza el ascenso después de un despegue normal y sin contratiempos, se mete directamente en medio de una tormenta que no consigue esquivar. Tras adentrarse en esta difícil situación meteorológica, y comenzar a sufrir un montón de problemas y fallos, el avión termina estrellándose en plena selva del Amazonas después de ser alcanzado por un rayo en vuelo y explotar en vuelo.

Hoy en día Juliane es una bióloga muy conocida en Alemania y precisamente es la protagonista real que inspiró el nacimiento de la serie de TV tan conocida llamada “Perdidos”.

En el impacto contra la selva mueren 93 personas y solamente consigue sobrevivir una joven mujer alemana de 17 años de edad, llamada Juliane Koepcke. La chica se salvó al caer su cuerpo sobre la copa de un árbol, alejada aproximadamente unos 2 km de los restos del fuselaje del avión. Juliane deambuló sola a través de la selva durante varios días, pero tuvo suerte ya que al ser hija de unos biólogos sabía cómo alimentarse de las opciones que los árboles le podían ofrecer. Y así lo hizo y sobrevivió. Después de varios días, campesinos locales la encontraron y le dieron ya los primeros auxilios y cobijo.

Juliane se salvó al caer su cuerpo sobre la copa de un árbol, alejada aproximadamente unos 2 km de los restos del fuselaje del avión.

Hoy en día Juliane es una bióloga muy conocida en Alemania y precisamente es la protagonista real que inspiró el nacimiento de la serie de TV tan conocida llamada “Perdidos”. Escribió un libro además titulado “Cuando Caí del Cielo” donde contó esta terrible experiencia.

1419599050_234389_1419610885_sumario_normal
El libro titulado “Cuando Caí del Cielo”, donde Juliane contó la experiencia vivida en el Amazonas tras la catástrofe aérea de la que se salvó.

En él resume como con tan solo 17 años, experimentó una de las tragedias más recordadas en el mundo: el avión en el que viajaba junto a su madre, explotó a más de 3000 metros de altitud. Sobrevivió a la caída, aún herida y sin comer por varios días, logró durante 11 días controlar el miedo y el pánico. “No perdí la fe de salir con vida. Dios me dio la fuerza para no perder el ánimo. Sobrevivir fue el milagro más grande”.

Primera foto después del rescate, el 4 de enero de 1972, de la revista Lif
Primera foto después del rescate de Juliane, el 4 de Enero de 1972, publicada en la revista LIFE.

Seguiremos la próxima semana repasando más historias de personas que han sido los verdaderos protegidos en catástrofes aéreas, personas que sin ningún tipo de explicación lógica han logrado sobrevivir a una situación de destrucción total para contarlo. Espero que os haya parecido interesante el tema de hoy de nuestra sección de Misterios Aéreos. Os espero la próxima semana con más historias sorprendentes de auténtica supervivencia. Hasta el próximo vuelo del misterio, amigos…

Compartir
Iván Castro Palacios
Piloto comercial, instructor de Auxiliares de Vuelo y Piloto de Drones - RPAS e investigador de misterios aeronáuticos. Colaborador de Espacio en Blanco en RNE, de RTV Onda Azul de Málaga, de PTV Málaga Televisión, de La Noche de Andrómeda en LNDA Radio, de Otros Mundos con Javier Belmar, de Ya Te Vale FM, de Informe Enigma con Jorge Ríos, de Días Extraños con Santiago Camacho y de Misterio en Red con Esteban Palomo. Contacto: ivancpmisterio@yahoo.es

2 Comentarios

  1. Muy interesante; y a pesar de estas catástrofes, volar sigue siendo más seguro que otras formas de viajar. Yo creía que los rayos podían alcanzar a los aviones sin afectarlos, circulando la corriente sólo por el exterior metálico, y me ha chocado lo del vuelo sobre el Amazonas que explotó en vuelo al ser alcanzado por un rayo. ¿Han habido otros casos de averías por impacto de rayos?
    Gracias, y esperando la 2ª parte…

  2. Hola Josep, muchas gracias por leer el artículo. Lamentablemente si se han dado más casos de catástrofes por culpa del impacto de rayos en vuelo, pero han sido debidos a otras deficiencias que arrastraban esos aviones, y eso solo ayudó a desencadenar lo inevitable. Hoy en día, un avión es 100% seguro cuando un rayo le impacta, puede oler un poco a chambuscado, pero poco más! Un fuerte abrazo y gracias por leernos y leerme en Informe Insólito.

Dejar una respuesta