Caso Abades: El accidente aéreo más famoso de España que nunca existió

8
38251

Tenerife, 9 de Julio de 1992. Muchas personas son protagonistas de un accidente aéreo en la costa de Tenerife al caer la tarde. Se activan los servicios de emergencia y rescate y se alerta a los aeropuertos de la isla. Los testigos señalan la posición pero allí no hay nada. Comienza así el caso más famoso de un accidente aéreo en España que, en realidad, nunca existió…

Publicidad:
Muchas personas observaron cómo algo que procedía del cielo sin ir más lejos, y muy parecido a una aeronave, se estrellaba contra el agua e impactaba contra el Océano.
Muchas personas observaron cómo algo que procedía del cielo sin ir más lejos, y muy parecido a una aeronave, se estrellaba contra el agua e impactaba contra el Océano.

Bienvenidos a bordo de nuevo, amigos de Informe Insólito. En este nuevo viaje rumbo al misterio y a las historias más insólitas, quería cerrar el año 2015 con este último artículo del año viajando con todos vosotros a un destino nacional y paradisiaco, a las Islas canarias, archipiélago famoso por el gran número de casos referentes a los misterios aéreos en nuestros cielos españoles. Hemos hablado ya en esta sección de Misterios Aéreos en otra ocasión, de los accidentes aéreos que nunca llegaron a ser tales, aviones que se estrellan, testigos que lo observan, ruidos, explosiones… auténticos accidentes aéreos de aviones fantasma. Y digo “fantasma” porque lo que se llega a ver, no está, desaparece o en realidad, no sucede. Viajemos a Tenerife.

En una zona costera de la isla, en concreto en la zona de Abades, en el municipio tinerfeño de Arico, sucedía aproximadamente a las 20.30 horas del 9 de Julio de 1982 de la tarde un hecho que a muchos dejó asombrados, además de extrañados e impactados por lo que sus ojos acababan de ver. No solo una persona, sino varias decenas, observaron cómo un objeto, algo que procedía del cielo sin ir más lejos y muy parecido a una aeronave, se estrellaba contra el agua e impactaba contra el Océano. Otros muchos testigos aseguraron ver aquel objeto flotando sobre la superficie del mar poco antes de que desapareciese. En el caserío de Abades, sin ir más lejos, se pudieron llegar a escuchar sonidos parecidos a un impacto de algún tipo de máquina que se estrellaba contra el mar.

Publicidad:

En aquel momento, se recogieron por parte de las autoridades y de los medios de comunicación, muchos testimonios y declaraciones de los testigos durante las primeras semanas de investigación, posteriores al accidente. Desde el testimonio de una familia que se dirigía en coche hacia la playa en aquel instante y que observó con total claridad la parte de arriba del fuselaje de un avión y su cola flotando en el mar, hasta el de unos chicos que se encontraban en Abades acampando y que vieron claramente un avión precipitándose, a unos 500 metros de distancia desde donde estaban, al mar y poco después incluso llegaron a escuchar un ruido o sonido similar a una explosión.

Mapa-de-carreteras-de-la-Isla-Tenerife
Mapa de la isla de Tenerife, donde vemos situado el municipio de Abades, lugar frente al que ocurrieron los hechos.

Hubo más testimonios. Desde la autopista del Sur de la isla de Tenerife, otro testigo que era un Teniente de Infantería, Teófilo Alonso Donates, acompañado de su mujer, observó junto a ella incluso unas luces en el interior de aquella supuesta aeronave, que era para él (como declaró textualmente este Teniente en su día) “como los grandes de Iberia”. También tenemos el testimonio y declaraciones de un conductor que venía desde Güímar, y que le pareció que lo que vio flotando en el agua, era parte de la cola de un avión que parecía estar hundiéndose comenzando por la parte delantera del avión, por su morro. Aquello, según las declaraciones de estos testigos, sobresalía de las aguas, tenía un color azul y tenía una raya blanca pintada en diagonal a lo largo del fuselaje.

Publicidad:

Las centralitas de los principales medios de comunicación de la isla se colapsaron aquella noche, recibiendo numerosas llamadas que relataban los hechos de una forma muy parecida y similar. En conjunto, los hechos eran los mismos y los detalles coincidían, a pesar de las diferentes llamadas de diversos testigos alertados por el accidente. Lo curioso y misterioso de la situación es que ningún organismo oficial, Guardia Civil, Cruz Roja del Mar, Protección Civil, Policía Nacional, ni ambos aeropuertos de la isla de Tenerife, tenían constancia de que hubiese sucedido ningún accidente aéreo que terminase con una colisión en el mar.

Abades. Fueron numerosas las personas que presenciaron aquel accidente con sus propios ojos. ¿Alucinación colectiva? Es difícil, dicen los expertos, cuando las personas se encuentran situadas en puntos geográficos diferentes o diferentes zonas, como fue el caso del que estamos hablando.

Pasadas unas horas del suceso que alertó a toda la zona de Abades, varios buzos expertos pertenecientes al equipo de Ayuda en Emergencias “Anaga” realizaron inmersiones en el lugar exacto donde los testigos vieron flotando los restos de la aeronave. En los días siguientes y semanas posteriores, no se logró encontrar resto alguno de una supuesta aeronave accidentada o de ningún otro vehículo volador, ni fragmentos de fuselaje, ni manchas de aceite, ni ningún objeto flotando en la zona que pudiera viajar en su interior. Se da el hecho de que en el lecho marino, el suelo de la costa desciende suavemente hasta que se produce un brusco descenso de unos 500 metros aproximadamente, lugar en el que los submarinistas no lograron adentrarse. En el caso de que el supuesto avión accidentado se hubiese hundido en ese abismo, seguiría siendo bastante extraño que no apareciese ningún resto visible en la superficie flotando, desde luego, ya que los aviones llevan muchos objetos que flotan y que quedarían sobre la superficie del mar tras una colisión.

En la época de los años 90, en España hubo muchísimos periodistas de investigación implicados en los procesos de desclasificación de los famosos “Expedientes OVNI” del Ejército del Aire de España. A pesar de que muchos rebuscaron en el Ministerio de Defensa, la manera de acceder a ellos e investigar este caso, el resultado fue negativo totalmente. Pero tenemos un informe oficial de la Guardia Civil, en concreto de la 151ª Comandancia de la Guardia Civil de Ofra, que recogía algunos testimonios y hechos de lo sucedido aquella tarde en Abades. Entre las numerosas llamadas recogidas y testimonios que los testigos realizaron, sorprende uno por encima de los demás. Figura así, en ese informe, el testimonio de un hombre que se comunicó con el Comandante de Puesto de Fasnia para informarle de que había visto con sus propios ojos cómo una aeronave de la clase Boeing había caído al mar a aproximadamente un kilómetro de la costa, además de que él estaba observando cómo flotaba sobre al agua.

aviones-bajo-el-mar-1714-9a
Restos de un viejo DC3 hundido frente a las costas de Tenerife. Son numerosos los restos de aviones en los fondos de la isla pero nunca se encontraron restos del accidente que los testigos presenciaron.

Como podemos observar, fueron numerosas las personas que presenciaron aquel accidente con sus propios ojos. ¿Alucinación colectiva? Es difícil, dicen los expertos, cuando las personas se encuentran situadas en puntos geográficos diferentes o diferentes zonas, como fue el caso del que estamos hablando. El informe recoge más testimonios significativos como, por ejemplo, el de una señora que se encontraba de campamento en la zona de La Caleta, que estaba además con su hijo, y ambos vieron algo flotando sobre el agua, algo muy parecido a la cola y el techo posterior del fuselaje de un avión.

Una vez más, los cuerpos de la Guardia Civil de Tenerife y de la isla de Gran Canaria hicieron consultas con los responsables de control de los aeropuertos de ambas islas, pero aquellas investigaciones fueron de nuevo negativas y sin resultados. No había rastro de ningún avión que se hubiera perdido en accidente aéreo en las horas anteriores. No faltaba ningún avión de ninguna compañía y no había ninguna denuncia o alerta de desaparición de ninguna aeronave de ninguna empresa. Cuando una aeronave se pierde, en los centros de control aéreo se activan una serie de estados de alerta, que tras la no llegada a destino de la aeronave dentro de su hora, pasan a ser de menos graves a más graves. INCERFA: Alerta de Incertidumbre, debido a que el avión no ha aterrizado en hora y no se sabe su posición ni estado; ALERFA, Fase de Alerta donde los servicios de control aéreo declaran ya la alerta por la desaparición de la aeronave; y la última es DETRESFA, donde la Alerta de Peligro confirma que el avión puede haberse estrellado y puede haber víctimas mortales o pérdidas humanas. El Aeropuerto Reina Sofía de Tenerife nunca tuvo un aviso de emergencia el famoso día 9 de Julio del año 1982. Solamente se recibió, como anécdota, la llamada de la Guardia Civil a las 20.20 horas de ese día preguntando por el posible accidente de un avión de un avión en la zona de la costa de Abades.

Playa de Los Abriguitos,Abades, Tenerife
Playa de Los Abriguitos, en el término municipal de Abades, Tenerife. Numerosos testigos desde distintas localizaciones vieron al mismo tiempo caer el avión al mar.

Los responsables del Gobierno Civil de Tenerife hicieron públicas unas declaraciones en los meses siguientes al suceso, en el que daban por concluido el caso y donde manifestaron que era imposible llegar a una solución concreta en la investigación para desvelar las claves de este hecho tan insólito que al final no dejó ni huellas, ni pistas que seguir. La naturaleza del fenómeno que los testigos habían observado era indescifrable. El caso, sin duda, nos deja muchas preguntas entre las que destaco estas dos:

-¿Cómo puede suceder que una supuesta aeronave caiga al océano y no se active el protocolo de emergencia para los casos de accidentes aéreos?

¿Qué fue en realidad lo que vieron los testigos caer al mar desde diferentes puntos de la costa en Tenerife en el mismo momento y a la misma hora?

La Comandancia de Marina de Santa Cruz de Tenerife confirma que no hubo ningún tipo de maniobra ni entrenamiento naval aquel día, además de que confirmó que cuando tenían lugar se realizaban en la zona de Fuerteventura. ¿Pudo tratarse quizá de algún dron o vehículo no tripulado del Ejército del Aire o de la Marina Española? Y si esa hipótesis cobrara vida… ¿Tenían ya nuestras Fuerzas Armadas vehículos no tripulados allá por el año 1982? Parece desde luego totalmente improbable y quedaría 100% descartado, además del tamaño.

dron_alo_ministeriodefensa_301112
Ejemplo de un ALO, Avión Ligero de Observación, de nuestras Fuerzas Armadas. Su tamaño no correspondería con los testimonios de los testigos.

Otras versiones que se dieron en su día nos dejan más posibilidades para describir al posible objeto físico que se hubiera precipitado contra el mar aquella tarde. Pudo haber sido, según los investigadores, un SIVA (Sistema Integrado de Vigilancia Aérea), pudo haber sido también un ALO (Avión Ligero de Observación) o quizá un ALBA (Avión Ligero Blanco Aéreo). La Marina usa a veces también aviones señuelo para sus ejercicios de tiro en maniobras aéreas y navales. ¿Podría ser factible esa hipótesis? Otra opción que se barajó en su día fue que se tratase de un avión de contrabando que transportara droga o algún tipo de mercancía ilegal y que se habría estrellado al volar demasiado bajo para evitar que los radares lo detectaran. Pero aunque este hecho fuese el correcto, habría esparcidos por el mar restos del fuselaje flotando, objetos del avión y posiblemente hasta los cuerpos de los tripulantes. ¿Dónde estaban los restos de ese avión accidentado y por qué no apareció ninguno?

uav-alba-g
Ejemplo de modelo ALBA, Avión Ligero Blanco Aéreo. Las fuerzas aéreas y navales los usan como señuelos para prácticas de tiro. Son aviones diana. El tamaño es muy pequeño.

Como podéis apreciar, amigos de Informe Insólito, el caso no tiene desperdicio. Se trata de uno de los hechos más enigmáticos que nuestra historia aérea ha vivido en España. Todo un caso sin resolver porque no hay ni un solo hilo del que tirar para seguir una pista. Espero que tengáis un feliz final de año 2015. Os espero con nuevos e insólitos misterios en 2016, que tengáis una buena entrada de año y no olvidéis que muchos de nosotros trabajamos en estas fechas para que vosotros podáis llegar a casa a tiempo y tener la oportunidad de disfrutar junto a los vuestros. Nos vemos el próximo año en la mejor web del misterio, nos vemos en INFORME INSÓLITO

Compartir
Iván Castro Palacios
Piloto comercial, instructor de Auxiliares de Vuelo y Piloto de Drones - RPAS e investigador de misterios aeronáuticos. Colaborador de Espacio en Blanco en RNE, de RTV Onda Azul de Málaga, de PTV Málaga Televisión, de La Noche de Andrómeda en LNDA Radio, de Otros Mundos con Javier Belmar, de Ya Te Vale FM, de Informe Enigma con Jorge Ríos, de Días Extraños con Santiago Camacho y de Misterio en Red con Esteban Palomo. Contacto: ivancpmisterio@yahoo.es

8 Comentarios

  1. Buena parte de esta información ya fue publicada en este artículo:

    “El caso del avión estrellado que nadie reclamó”. Ricardo Campo Pérez y Vicente-Juan Ballester Olmos. En: Espacio y Tiempo, octubre 1994, pp. 44-49.

    Por cierto, ese “informe oficial” al que te refieres no es tal. Se trató de un simple parte de
    novedades que yo tuve en mis manos en la Comandancia de la Guardia Civil de
    Ofra, Santa Cruz de Tenerife, y del que no me dejaron hacer fotocopia, porque no se podía, y que leí en alto y grabé con mi grabadora. En él no constaba más que lo que consignamos Ballester Olmos y yo en el artículo citado.

    Saludos.

    • Gracias Ricardo, como bien sabes, los casos en nuestra sección de Misterios Aéreos, evidentemente no son inventados, son recogidos de nuestra historia más enigmática en la temática OVNI, como en este caso por ejemplo. Si hablásemos del Titanic, por muchas fuentes que lo citen el caso, la info sera la misma porque siempre todos contamos la historia que sucedió. Es algo obvio, imagino. No podemos inventarnos datos nuevos….es obvio también. Si no te dejaron hacer fotocopia del INFORME OFICIAL, es que precisamente era UN INFORME OFICIAL y no un parte de novedades que hubieras podido copiar perfectamente. Te agradezco la lectura del artículo. Gracias.

  2. Sí, pero hay que citar las fuentes de las que saca uno la información, que ésta no cae del aire. Si no, al lector le da la impresión falsa de que esto lo ha obtenido (ya sea a pie de playa en el lugar o desde el cómodo sillón de su casa, que tan válida es una cosa como la otra) el que firma este artículo, y no es cierto.

    Es un tanto peligroso hablar de “informe oficial” en un contexto de “misterios” y demás porque el lector se puede hacer a la idea de que existe en la biblioteca del Cuartel General del Aire en Madrid, o en un desván donde guardan los alienígenas después de una partida de mus con los militares, algún informe oficial desclasificado o sin desclasificar semejante a los liberados entre 1992 y 1999. Y tal cosa NO EXISTE. NO HUBO INVESTIGACIÓN OFICIAL DEL EJÉRCITO DEL AIRE EN ESTE CASO. Lo que hubo fue un parte de novedades de la Guardia Civil ya inexistente porque se destruyen al cabo de cinco años, si no recuerdo mal. Todo ello independientemente del valor de “oficialidad” o legalidad que tenga un parte de novedades de la Guardia Civil, que debe escribirse uno cada día, si no estoy mal informado.

    Pero lo más importante: HAY QUE CITAR LAS FUENTES DE LA INFORMACIÓN QUE UNO TRANSMITE.

    ¿Hay algún dato nuevo sobre este caso? ¿Por dónde crees que puede ir la explicación de este suceso, que es el objetivo prioritario en toda investigación?

    • Gracias de nuevo Ricardo. Me inclino a pensar que muchas cosas que suceden en nuestros parajes, como fue el caso de Abades, es un reflejo de algo que podría estar sucediendo en otras latitudes en nuestro planeta. Quizá, de alguna forma, un accidente aéreo que sucede en un punto determinado, se refleja de esta forma en otra parte. La explicación no la tengo, es obvio. Pero se descarta por completo la alucinación colectiva por estarlos testigos en diferentes puntos, en diferentes ambientes, ninguno de ellos sometido al mismo “ambiente” en una zona determinada. Gracias por tus opiniones que so, por supuesto, muy respetadas. Gracias por leernos.

  3. Aqui en Tenerife si deseas preguntar en Guardia Civil o donde prefieras,jamas y nunca te contestaran,solamente habrá silencio….OVNI ??? En absoluto…jamás…avión ? tal vez…

Dejar una respuesta