Banyoles, el Lago Ness de España

0
1522

Si hace un tiempo analizábamos los misterios en torno a aquel que los escoceses llaman Loch Ness, como si de entrar en el eterno debate sobre el supuesto monstruo que alberga tuviéramos deseo, hoy traemos una historia similar. Sin embargo, no es tan conocido. Quizás solo aquellos que en sus inmediaciones viven sean conscientes de ello. No deja por ello de ser críptico y misterioso.

Publicidad:

En plena Provincia de Gerona, cercano a la ciudad de Banyoles, se encuentra una superficie de agua de grandes proporciones. Lleva el mismo nombre que la ciudad, y dicho lago junto con su cuenca, forma el conjunto cárstico de mayor extensión de toda España. La zona posee además, enorme valor medioambiental. En los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 se utilizó para algunos deportes náuticos. Seguramente los deportistas que surcaron sus aguas, esforzándose por las codiciadas medallas no estaban al tanto de los misterios y las leyendas que alrededor de aquel lago circulaban.

1024px-Aerea_estany_de_banyoles
Lago Banyoles.

Cuenta la leyenda que esta superficie lacustre es el hogar de un monstruo, similar a un dragón. La leyenda es, incluso más antigua que la del Lago Ness, pues ya en tiempos de Carlomagno, cuando dicho rey se asentó en la ciudad de Gerona, ya se hablaba de que él y sus tropas se acercaron al lago para reducir y matar a dicho dragón. Junto con aquel monarca, un monje francés había llegado también a tierras gerundenses, San Emeterio. Carlomagno, ciego de valor, pidió ayuda a dicho individuo. La leyenda prosigue con el hecho de que la bestia, al abandonar su refugio, encontró frente a si misma a aquel hombre, que no paraba de rezar, y lo siguió hasta la plaza del pueblo. Aquel suceso precedió a la construcción del Monasterio de San Esteban de Banyoles. El monje abandono de nuevo la ciudad, dirigiéndose a una cueva oculta en el bosque, donde se quedó a vivir. El monstruo, por su parte, volvió al lago, donde se ocultó. Comentan que sigue vivo a día de hoy.

Publicidad:

En el lago se han hundido innumerables naves, e incluso un avión ruso. Más leyendas medievales hablan de mujeres de agua y hadas, que arrastraban a los hombres a las profundidades de dicho lago. Se dice también que si se visita el lago durante la noche, o se navegan sus aguas en plena oscuridad, aun pueden oírse los gritos de todos los aldeanos que murieron ahogados, así como los de las criaturas monstruosas que habitan supuestamente sus aguas.

El lago es geológicamente activo, con multitud de pozas en el fondo.

Publicidad:

Las descripciones que de esta criatura se dan siguen el mismo patrón que las del propio Monstruo del Lago Ness. Ambos parecen ser descendientes de antiguos linajes de reptiles del Mesozoico ya extintos en el resto del mundo. Nos referimos una vez más a los plesiosaurios, reptiles marinos.

Lo cierto es que los reptiles son abundantes en España. Pero no obviamente de ese tamaño. Tenemos serpientes como la culebra bastarda, que pueden alcanzar los dos metros, pero es de hábitos más terrestres. En cuanto a aquellos seres escamosos que prefieren desenvolverse en medios dulceacuícolas, encontramos:

  • Culebra de agua o viperina (Natrix maura), su primer nombre le vine por su afinidad a ambientes acuaticos y a sus excelentes capacidades como nadadora y buceadora. Su segundo nombre viene sin embargo de la manera en que se defiende de sus depredadores y atacantes. Si bien se trata de una especie inofensiva, carente de veneno alguno, suele imitar el comportamiento de las viboras, bufando y haciendo amagos de mordiscos. Su longitud ronda los 50 centimetros, con ejemplares que han alcanzado los 80.
1024px-Natrix_maura_01_by-dpc
Culebra viperina o de agua (Natrix maura).

Existen también dos especies autóctonas de tortugas acuáticas en la Península Ibérica, aunque pocas leyendas de monstruos de las profundidades han sido derivadas a partir de tortugas, mucho menos si estas poseen tamaños pequeños.

A principios del Siglo XX tuvieron lugar determinados acontecimientos en el lago que parecieron querer reavivar la llama de la que parecía una historia condenada a ser solo leyenda. Y incluso a finales del siglo anterior, se habla de una diligencia que partió de Olot con destino a la ciudad de Banyoles, que fue atacada por una extraña criatura que salió del agua.

El 26 de mayo de 1913, una embarcación de recreo que llevaba doce pasajeros vuelca sin motivo aparente solo unos minutos después de zarpar. Diez de esos ocupantes murieron. Nunca se encontraron sus cadáveres, solo algunos miembros de los mismos unos meses mas tarde.

Sin embargo, no todos los acontecimientos extraños en el lago datan de un pasado remoto. En 1998, el 8 de Octubre, un grupo de unos 140 jubilados franceses zarpan en una embarcación de recreo sobre las aguas del Lago Banyoles. A solo unos metros de la orilla, el patrón se dio cuenta de que entraba agua por la zona de la popa. Quiso volver a la orilla antes de que el problema se acrecentase. A pesar de estar solo a unos quince metros de la misma, el barco se hundió en solo unos minutos, llevándose con el la vida de veinte personas. Aquel accidente fue bastante polémico. No hubo acuerdo entorno a los motivos por los que aquel barco, llamado L’Oca se hundió aquel día. Las primeras sugerencias apuntaron a un exceso de equipaje en la bodega del mismo, aunque algunos expertos apuntaron a que era imposible que una embarcación de aquellas características se hubiese visto afectada por problemas de dicha naturaleza.

Compartir
Juan José Alférez Cara
Biólogo. Le fascina la naturaleza y esa fuerza moduladora que durante millones de años ha dado lugar a todas las formas de vida que hoy habitan La Tierra, llamada Evolución, y que también ha servido de lienzo para las leyendas de todos esos escritores desde la Antigua Grecia hasta el Siglo XXI. Contacto:juanjoalferez1@gmail.com

Dejar una respuesta