Vuelo Metrojet 7K9268 ¿atentado o accidente?

0
2282

31 de Octubre de 2015. Orillas del Mar Rojo. Vuelo 7K9268, un Airbus A-321 de la compañía aérea “Kogalimavia”, operado por la empresa “Metrojet” con 224 personas a bordo, despega del aeropuerto egipcio de Sharm el Sheij con destino a San Petersburgo. Después de un despegue totalmente normal y después de 23 minutos de vuelo el avión termina totalmente destruido en un desierto rocoso de la Península del Sinaí, en el conocido Valle de la Oscuridad, en Wadi Al-Zolomat. Comienza así una investigación en la que todos los puntos están llenos de conspiración y misterio…

Publicidad:

Bienvenidos de nuevo a bordo, amigos de Informe Insólito. De nuevo, y estrenando una nueva sección de actualidad en nuestra web, estamos siguiendo un caso totalmente reciente en la redacción de Informe Insólito, una tragedia aérea que de nuevo nos encoge los corazones a todos. Una vez más, sin todavía tener un por qué o una explicación, 224 vidas inocentes son sesgadas por una tragedia aérea que no entendemos, pero por si fuera poco este dolor, muchos factores están saliendo a la luz apuntando a que podría ser de nuevo un acto deliberado para terminar con este vuelo de una manera voluntaria por parte de algún grupo terrorista. Se trata del vuelo 7K9268 de Metrojet.

Estado de la parte de cola del Airbus A-321 de la compañía aérea “Kogalimavia”, operado por la empresa “Metrojet”, que se estrelló con 224 personas a bordo, después de despegar del aeropuerto egipcio de Sharm el Sheij.

Casi todos los pasajeros que viajaban a bordo eran ciudadanos de origen ruso, además de 4 pasajeros ucranianos y entre los que se incluían 17 niños y 7 miembros de la tripulación de vuelo. Todos han fallecido. Después de cualquier tragedia aérea, lo primero que hacen los equipos de emergencia es llegar al lugar y buscar a los posibles supervivientes. En un primer momento comunicaron al mundo entero que entre los restos del fuselaje que se esparcía en un radio de varios kilómetros en el desierto, se oían incluso voces de algunas personas que podrían haber sobrevivido. Pronto se confirmó que nadie había logrado vivir para contarlo. Todos estaban fallecidos. Era hora de recuperar y rescatar los cuerpos de los pasajeros y de hallar las cajas negras. Hecho que se produjo muy pocas horas después. Comienza la investigación para saber qué le ocurrió al vuelo 7K9268 de Metrojet.

Publicidad:
El vuelo 7K9268 era operado por un Airbus A321 de la compañía aérea Metrojet. Al parecer, la empresa pasa por dificultades económicas.

Se barajan numerosas hipótesis que, con el paso de las horas y de los días, se han ido acotando hacia un número menor de posibles situaciones que podrían haber sucedido a bordo del Airbus 321 ruso. La más impactante es cómo el grupo terrorista yihadista Estado Islámico, asesinos que matan en nombre de un Dios, se ha atribuido el “atentado” como suyo y propio. Rusia, en un primer momento, descartó por completo esta posibilidad. El avión había pertenecido anteriormente a aerolíneas como Onu Air (Turquía) y East Airlines (Líbano), y en total llevaba ya más de 18 años en servicio, algo que para un avión comercial hoy en día significa una edad relativamente joven. Los tripulantes, según diversas informaciones, se llevaban quejando varios días del mal estado del aparato y del funcionamiento de los motores del avión. Y la compañía aérea rusa, a su vez descarta cualquier tipo de error humano y técnico del avión. Ellos siguen manteniendo que algo o alguien, desde fuera, provocó que el avión quedara totalmente destruido y terminara su viaje en el desierto del Sinaí. También otras informaciones apuntan a que el copiloto, Sergei Trukhachev, llamó a su hija por teléfono antes de despegar, quejándose de nuevo del mal estado del Airbus A-321 que pilotaría ese trágico día. Así mismo, aunque no es influyente, los trabajadores de Metrojet llevan más de dos meses sin cobrar sus sueldos, lo que mostraría dificultades económicas en la empresa.

En esta vista de satélite, podemos observar los restos del avión. En el recuadro rojo, vemos la parte principal del fuselaje, alas y sección delantera del avión. Con banderas azules vemos otros restos diseminados.

El radar de control aéreo de la zona perdió contacto con el Airbus exactamente a las 07:14 horas, 23 minutos exactamente después de despegar en Egipto, en la vertical de la ciudad de Larnakia. Según las últimas trazas de radar, el avión descendió bruscamente después de esos 23 minutos y no hubo ninguna llamada de emergencia por parte de los pilotos como se dijo en los primeros momentos. Sea lo que fuera que pasó a bordo, fue brusco, de repente y sin previo aviso. Los restos del avión, principalmente divididos en 2 grandes partes, una es la parte de cola del Airbus (que se encuentra en las coordenadas N30.1527 E34.1858, a 2 Km al Sur de los restos principales) y otra es la parte ventral, alas y cabina, están diseminados a lo largo de 20 Km de radio desde donde se encuentra la mayor concentración de restos de fuselaje, que precisamente son de la parte de las alas y parte delantera del avión. Estos últimos se encuentran en el llamado Valle de la Oscuridad, en Wadi Al-Zolomat, en las coordenadas N30.1691 E34.1725. Mucha gente habla de la desintegración en vuelo y no es el caso. El avión parece, por los restos, partido en dos en pleno vuelo. Si fuese una desintegración, habría cientos de miles de restos de fuselaje dispersos en una aérea infinitamente grande sobre el desierto. El avión, por alguna causa, se partió en dos en pleno vuelo y los cuerpos de los pasajeros se fueron cayendo al vacío hacia una muerte segura. Un total de 162 cuerpos de los 224, fueron encontrados en un radio de 15 km de diámetro, lo cual nos da pruebas suficientes para saber que la desintegración en vuelo no existió pero sí la rotura y la descompresión explosiva que provocó que los cuerpos de los pasajeros se fueran abruptamente al vacío desde el interior del aparato.

Publicidad:
metrojet_a321_ei-etj_sinai_151031_12
La parte de las alas y parte delantera del avión se encuentran en el llamado Valle de la Oscuridad, en Wadi Al-Zolomat, en las coordenadas N30.1691 E34.1725.

Aunque muchos países, incluidos Rusia y EEUU, mantienen que no existe ningún rastro de prueba que confirme que este caso es un atentado, hemos sabido por muchas fuentes que un satélite norteamericano detectó un destello de calor y una gran explosión en la misma zona donde ocurrió la tragedia en el mismo instante en que sucedió. Con lo cual, se probaría de esta manera, casi con total certeza, que hubo algún tipo de explosión a bordo. Quedan descartadas hipótesis como las del impacto de un misil tierra-aire porque a esa altitud, no existe ningún misil de este tipo capaz de alcanzar un avión en vuelo. El avión volaba a unos 31.000 pies de crucero, se presupone que a 28.000 pies pudo romperse su fuselaje y este tipo de armas alcanzan, como máximo los 16.000 pies. Pero sí perfectamente podría haber sido una bomba a bordo. Alguien podría haber burlado los sistemas de seguridad del aeropuerto egipcio y cometer así un atentado desde el interior. Lufthansa y Air France han decidido prohibirle sobrevolar la zona a todos sus pilotos.

metrojet_a321_ei-etj_sinai_151031_map1
Los restos del avión están divididos en 2 grandes partes, una es la parte de cola del Airbus (que se encuentra en las coordenadas N30.1527 E34.1858, a 2 Km al Sur de los restos principales). Podemos ver la disposición de los dos puntos principales en este mapa.

Pero una explosión a bordo, no solamente tiene que provenir de un artefacto explosivo. Podría haber sucedido alguna reacción explosiva con el combustible del avión, caso como el que sucedió a bordo del famoso vuelo 800 de la TWA en la que los gases inflamables y una chispa eléctrica hicieron saltar por los aires al Boeing 747 de la TWA matando a todos sus ocupantes. En el caso del Airbus 321 de Metrojet, hemos sabido por los forenses que están analizando los cuerpos, que los pasajeros fallecieron por dos causas principales: unos por asfixia exclusivamente y otros por graves heridas originadas por una posible explosión. También hubo testigos oculares de la caída del avión y todos confirman que los restos del avión cayeron ya en llamas al suelo del desierto del Sinaí.

En el caso del Airbus 321 de Metrojet, hemos sabido por los forenses que están analizando los cuerpos, que los pasajeros fallecieron por dos causas principales: unos por asfixia exclusivamente y otros por graves heridas originadas por una posible explosión.

Se baraja la teoría de que el avión anteriormente pudiera también haber tenido un “tail strike”, o lo que es lo mismo, un impacto de su cola contra el suelo cuando aterriza o despega. Esto sucede cuando el avión rota en exceso en el despegue y pega con su parte de atrás sobre el asfalto o levanta el morro demasiado cuando aterriza. Al tocar con la pista, el avión sufre un daño estructural y ha de ser perfectamente revisado y reparado antes de volver a volar. Si la reparación se realiza mal, el caso terminaría como el vuelo de JAL (Japan Airlines), un Boeing 747 (el vuelo JAL123) que se estrelló contra el monte monte Takamagahara en Japón después de perder su deriva en vuelo al romperse. Una mala reparación a raíz de un antiguo “tail strike” derivó en aquella tragedia. La tragedia aérea más grande con más muertos en un solo avión, de la aviación comercial mundial. En el caso del A321 de Metrojet, sufrió un “tail strike” el 16 de Noviembre de 2001 en el Cairo.

image
Pequeño homenaje en las oficinas de Metrojet a la tripulación fallecida que trabajaba a bordo del Airbus A321 accidentado.

Hay que recordar otros casos en la aviación mundial donde también los investigadores necesitaron años para dar con las verdaderas causas de la tragedia. Lo que parecía una tragedia casual y un accidente aéreo provocado por un fallo técnico terminó por descubrirse años después que fue realmente un atentado. Fue el caso del vuelo de la PAN AM (Pan American, de EEUU) que se estrelló en el Reino Unido en la localidad de Lockerbie en el año 1998. Se necesitaron muchos años para encontrar la verdad y para demostrar que una maleta bomba causó la tragedia. Ese hecho hizo que ahora ninguna maleta pueda viajar a bordo de un avión si su dueño no viaja en él.

ARCHI_2881481200x771
Selfie de varios pasajeros justo antes de embarcar en el trágico vuelo. Un total de 162 cuerpos de los 224, fueron encontrados en un radio de 15 km de diámetro alrededor de los restos del avión.

Según las últimas informaciones de hoy mismo, medios rusos informaron del hallazgo en el lugar del siniestro de diversas partes que no pertenecerían al Airbus A321 de Metrojet ni tampoco a los equipajes de sus pasajeros, pero el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, no ha confirmado esta información hasta el momento. En los momentos anteriores que preceden a la tragedia, se registraron sonidos en la caja negra que no son característicos de un vuelo normal. Poco antes, en cambio, se puede escuchar una habitual charla entre pilotos y tripulación sin ningún tipo de indicio de que algo grave esté a punto de ocurrir.

Como siempre, amigos de Informe Insólito, hay que esperar a tener las pruebas al completo que podamos extraer de las cajas negras y ser cautelosos todavía, así que hay que tener paciencia y no descartar ninguna hipótesis pero sin más indicios no podemos inclinarnos todavía por ninguna tampoco. En nuestra redacción seguimos de cerca el caso y os mantendremos perfectamente informados. Hasta el próximo vuelo del misterio y del enigma…

Compartir
Iván Castro Palacios
Piloto comercial, instructor de Auxiliares de Vuelo y Piloto de Drones - RPAS e investigador de misterios aeronáuticos. Colaborador de Espacio en Blanco en RNE, de RTV Onda Azul de Málaga, de PTV Málaga Televisión, de La Noche de Andrómeda en LNDA Radio, de Otros Mundos con Javier Belmar, de Ya Te Vale FM, de Informe Enigma con Jorge Ríos, de Días Extraños con Santiago Camacho y de Misterio en Red con Esteban Palomo. Contacto: ivancpmisterio@yahoo.es

Dejar una respuesta