Gran reflexión sobre la matanza homófoba en Orlando

2
2009

En la madrugada del pasado domingo, concretamente a las 2:00, Omar Mateen de 29 años irrumpió en la discoteca gay Pulse en Orlando y sin más se lió a tiros. El resultado ha sido de al menos 50 muertos de los cuales 39 murieron en el club mientras que los otros 11 perecieron en el hospital y 53 heridos en lo que hasta ahora se considera el tiroteo más brutal de EEUU y el mayor atentado desde el 11-S.

Publicidad:
omar-mateen
Omar Mateen personaje homófobo y asesino

De padres afganos, este personaje llamado Omar fue investigado en dos ocasiones en 2013 y 2014 por una posible vinculación con grupos terroristas. Aunque el padre de semejante inhumano ha negado que la matanza haya sido por motivos religiosos, ISIS se ha atribuido el atentado. El FBI está investigando.

89952774_f0a99217-9df1-46a8-b084-6c01416ed1cc
Lugar del atentado

Esto da que pensar, el odio solo genera odio, la violencia, violencia. Entrar en un bucle sin final sería lo fácil. Pero, ¿cómo luchar contra esto?. Las grandes religiones y sectas religiosas no ayudan al tachar a los homosexuales como antinaturales, aberraciones y tantas otras lindezas que nutren el odio de los homófobos hasta llegar a situaciones como ésta. Todos exigimos y merecemos respeto, casi todas las ideas, religiones, causas políticas, etc, son merecedoras de respeto hasta llegar a estos extremos. ¿Ha sido este ataque un ataque religioso? ¿Ha sido producto del odio de una persona inculta y retrógrada? ¿O ha sido el ataque de un psicópata con sed de sangre?. Sea como fuere, es intolerable que estas cosas pasen en el siglo XXI. Pienso que independientemente de los ideales, colores o dogmas, esta matanza debe ser condenada por todos los gobiernos y religiones. Debemos unirnos y no pelearnos porque por encima de creencias, derechas, izquierdas y centros, están las vidas humanas.

Publicidad:

Navegando por Internet he descubierto un “hashtag” #Mataraungaynoesdelito creo que todo lo comido desde ayer ha estado a punto de salir disparado por mi boca al leer semejante barbaridad. ¿Esto no está penado? ¿Esto no incita al odio todavía más?.

Bien, aquí dejo unas lindezas que he encontrado:

Publicidad:

Captura de pantalla 2016-06-13 a las 10.33.34Captura de pantalla 2016-06-13 a las 10.34.12Captura de pantalla 2016-06-13 a las 10.34.47Captura de pantalla 2016-06-13 a las 10.34.27Captura de pantalla 2016-06-13 a las 10.35.30Captura de pantalla 2016-06-13 a las 10.35.13Captura de pantalla 2016-06-13 a las 10.35.45

Creo que poco más debo añadir. Hay una pregunta que se me viene a la mente al ver estas cosas: Si matar gays no es delito, entonces ¿matar heteros es justicia?. Y volveremos a entrar en un bucle de odio y violencia gratuita. Hasta la próxima queridos insólitos.

Compartir
Christian López
Escritor, poeta, columnista, amante del misterio, superviviente inconformista y antisistema

2 Comentarios

  1. Acabo de leer esto y soy HOMOSEXUAL…vi la noticia y ahora leo esta noticia,no se ni que hablar,porque lo que tengo en la boca,por mi educacion es falta de respeto pero gustosamente lo mataria sin duda a este musulmán pese a que los demás musulmanes no tienen culpa….dios mio….y varios amigos murieron alli….

  2. Ante todo mi más profundo respeto por el dolor de las víctimas, sus familias y amigos. Pero quiero ir más allá de condenar los actos de un psicópata, no importa que ampare sus crímenes debajo de religiones, patriotismos o cualquier otra idea que, en el fondo, no vale lo que una vida humana. El título es “Gran reflexión…”, pues, aunque sea largo, reflexionemos:
    Un verano, cuando tenía 11 años, en pleno franquismo de finales de los 50, descubrí con horror que me dolían y crecían anormalmente los pezones. Empecé a pensar que me estaba volviendo afeminado, y decidí quemármelos con un hierro caliente. Por suerte resultó ser una pequeña infección del agua de la piscina municipal, que se curó sola al terminar el verano; naturalmente no se lo dije a nadie, ni al médico. Le tenía más pánico a que se “supiera” que me “volvía afeminado”, que al hecho en sí. REFLEXIÓN 1: los homófobos, ¿odian realmente a los homosexuales, o lo que que quieren es “demostrar” que éllos no lo son? “-El que esté limpio de culpa que tire la primera”… ráfaga.
    En todos mis años he tenido bastantes amigos y muchos compañeros de trabajo. Ninguno de ellos era homosexual. Naturalmente, estadísticamente esto es imposible, luego los que lo eran me lo ocultaron. ¿Por qué? Me gustaría que me hubieran dicho:
    -Soy gay, (o lesbiana, según el caso).
    -Pues yo no.
    Y seguir tan amigos. Pero no fue así. REFLEXIÓN 2: A los heteros nos han asignado un papel represivo, no importa cuales sean nuestras propias ideas ni sentimientos al respecto.
    Y termino. Pienso que la homofobia es una enfermedad social, no individual. Algunos psicópatas se esconden detrás de esta enfermedad para perpetrar sus crímenes, como otros psicópatas de segunda fila tratan de esconder sus miedos vertiendo basura en lugares como “mataraungaynoesdelito”. Como diría mi abuela, “-Dios los cría y ellos se juntan”.
    ¿Cómo se puede sanar una enfermedad social? Reconociendo que la padecemos, y, sobre todo, no “desviando la culpa” a otros. Si veo a un homosexual y “me siento mal”, quien tiene el problema soy yo, no él.
    Gracias Christian por tu artículo, pusiste el dedo en la llaga.

Dejar una respuesta