La Red Gladio de la OTAN: Terrorismo de Estado y Falsa Bandera

4
2734

Todos conocemos por los libros de historia, el curso de Europa y como ha nacido la UE. Pero detrás del telón, existe un brazo secreto, ejecutor y armado que mueve los hilos. Lo llaman la “Red Gladio” de la OTAN. Y el Presidente de Polonia Lech Kaczynski fue una víctima más de esta red terrorista oculta, aún vigente entre las más altas esferas del poder en Europa. Esta es su historia y estas, sus “hazañas” más sangrientas…

Publicidad:

Bienvenidos de nuevo una semana más a nuestra web de Informe Insólito. Aunque acostumbro a escribir temas que pertenecen a la sección de Misterios Aéreos, hace no mucho tiempo en esta sección precisamente, toqué el tema del misterioso y oscuro accidente aéreo de Smolensk, un 10 de abril del año 2010 en Rusia, donde se estrellaba un Tupolev TU-154 con todo el Gobierno de Polonia a bordo, falleciendo todos los ocupantes, incluida tripulación, en el acto. Se demostró que el accidente no fue tal, que todo estaba orquestado y preparado y que, posiblemente, aquel suceso se trató de un plan perfectamente ejecutado para terminar con la vida del Presidente Lech Kaczynski, de su mujer y de todo su equipo de Gobierno junto con la plana mayor de sus Fuerzas Armadas polacas. Seguidamente, muchos de los investigadores y periodistas que participaron en la investigación de este caso también murieron en extrañas circunstancias.

La propia CIA, en algún comunicado revelado a la opinión pública, admitía que la Red Gladio era una forma de garantizar que los comunistas jamás llegarían a alcanzar el poder en ningún país bajo ningún Gobierno, extendiendo para ello sus redes de agentes de información a lo largo de toda Europa.

Para muchos expertos civiles y militares y para muchos periodistas, este tipo de sucesos que terminaron con la vida de muchas personas reacias a la consolidación de la Unión Europea (UE), demuestran la existencia oculta y camuflada de una red terrorista oculta que sigue actuando de forma contundente para influir en la política interna de la UE, obedeciendo todo a un único objetivo: poner en marcha una segunda estrategia de tensión para acelerar el proceso de consolidación de la UE. De ahí que, cuantos ponen en duda la conveniencia de dicho proyecto desaparezcan inmediatamente de la escena pública, o sean ejecutados sin contemplaciones. Se ha demostrado que esto se llevaba a cabo a través de un brazo secreto ejecutor y armado. Lo llamaron la “Red Gladio” de la OTAN. Y el Presidente de Polonia Lech Kaczynski fue una víctima más de esta red terrorista oculta y aún vigente entre las más altas esferas del poder en Europa.

Publicidad:

En sus orígenes, la Red Gladio de la OTAN, utilizó incluso a criminales de guerra Nazis huidos para sus operaciones secretas a lo largo del mundo entero. Un buen ejemplo de ello fue el de Klaus Barbie, más conocido como “El Carnicero de Lyon”. Protegido por la Red Gladio, fue llevado a Bolivia donde fundó el grupo terrorista “Los Novios de la Muerte”. Además de a Nazis huidos, también incluyó en sus filas a conocidos fascistas como el miembro de la realeza italiana Valerio Borghese, más conocido como “El Príncipe Negro”, que dirigió una unidad militar en 1941, de más de 4.000 soldados, llamada “Décima MAS” o “XMAS”. Esta unidad militar fue la responsable del asesinato de los miembros de la resistencia italiana durante la ocupación NAZI. Posteriormente fue capturado y condenado pero declarado no culpable gracias a la protección de los EEUU en 1945, tras la liberación de Europa.

Es sabido que la propia OTAN, junto con la CIA americana, MI6 británico y otros servicios secretos extranjeros han llevado a cabo multitud de actos terroristas que se atribuyeron falsamente a la izquierda más radical. Hoy en día, estamos muy acostumbrados al término con el que se bautizó a este tipo de atentados, atentados de “Falsa Bandera”. Sin ir más lejos, el 11-S fue un auténtico atentado de falsa bandera provocado desde el interior por los propios estadounidenses. Sirva de ejemplo. Esta red, no solamente se quedó satisfecha con esta serie de actos terroristas sino que además intervino en la política de países europeos, por encima de ciudadanos, elecciones y Gobiernos, organizando fraudes electorales y hasta Golpes de Estado. La justificación de su nacimiento era muy sencilla; había que crear una serie de ejércitos secretos y clandestinos (tropas Gladio o Stay-Behind en inglés, permanecer detrás en castellano), bajo mando de la OTAN, con el objetivo de protegerse, tras la II Guerra Mundial, de una invasión inminente comunista de la antigua URSS. La propia CIA, en algún comunicado revelado a la opinión pública, admitía que la Red Gladio era una forma de garantizar que los comunistas jamás llegarían a alcanzar el poder en ningún país bajo ningún Gobierno, extendiendo para ello sus redes de agentes de información a lo largo, principalmente, de toda Europa.

Publicidad:
Una lectura muy recomendable sobre este asunto es la publicación de Paul L. Williams, que trata sobre la tan desconocida alianza entre la CIA, el Vaticano y la Mafia Italiana…

Además, la Red Gladio poseía una brillante y perfecta máquina engrasada para fabricar auténtica desinformación con el objetivo de mantenerse oculta y pasar desapercibida en nuestra sociedad. Hasta que dieron con el Primer Ministro Italiano, Giulio Andreotti, que en el año 1990 denunció ante el Parlamento Italiano su existencia, alertando a toda Europa. Curiosamente fue el mismo Andreotti que en 1974 negó esta existencia durante su etapa como Ministro de Defensa de Italia. A partir de este momento, la Red Gladio de la OTAN disminuyó sus acciones para pasar lo más desapercibida posible delante de los medios de comunicación, investigadores y Gobiernos Europeos. Italia fue una de sus grandes víctimas. En 1964, los ministros socialistas de Italia abandonaron dimitieron de sus cargos en el Gobierno después de haber recibido amenazas de muerte por parte de la Red Gladio. La operación fue bautizada como “Operación Solo”.  El 12 de Diciembre de 1969 se atentó contra la “Banca Nazionale dell’Agricoltura” en la Plaza Fontana de Milán. Se bautizó aquel desgarrador atentado como la “Masacre de Piazza Fontana”, con 16 muertos y 58 heridos. Otra bomba estalló a bordo del tren “Italicus” el 4 de Agosto de 1974, en San Benedetto Val di Sambro, matando a 12 personas e hiriendo a 105. En el año 1999 los servicios de inteligencia de Italia, a través del General Maletti, hicieron público que el atentado de Piazza Fontana fue llevado a cabo por la Red Gladio de la OTAN y por terroristas de extrema derecha, apoyados por las propias Fuerzas de Seguridad Italianas, quienes les habrían proporcionado cobertura y protección.

Aldo Moro siempre defendió el entendimiento entre comunistas y cristiano-demócratas. Fue una maniobra perfectamente camuflada bajo la Red Gladio de la OTAN. En la foto, secuestrado por las Brigadas Rojas, antes de ser asesinado. Fue capturado cuando se dirigía a una sesión del Congreso italiano.

En el año 1978, asesinaron al Primer Ministro italiano Aldo Moro, que permanecía secuestrado por el grupo terrorista “Brigadas Rojas” (seguían una doctrina marxista-leninista) y capturado cuando se dirigía a una sesión del Congreso Italiano a votar una moción de confianza a favor del nuevo gobierno de Andreotti, con el apoyo del Partido Comunista italiano. De aquella manera, los comunistas italianos entraban a formar parte de un nuevo gobierno de concentración por primera vez. Algo inasumible para la derecha europea. Aldo Moro siempre defendió el entendimiento entre comunistas y cristianodemócratas. Fue una maniobra perfectamente camuflada bajo la Red Gladio de la OTAN. Otro suceso en el que estuvo involucrada, sucedió el 2 de Agosto de 1980 cuando explotaron varias bombas en la estación de tren de Bolonia (un atentado muy similar al del 11-M en Atocha, Madrid) y en la fiesta del Oktoberfest de Múnich, con el resultado de 98 muertos inocentes y más de 400 heridos. También fue orquestado y dirigido en conjunto por la Red Gladio de la OTAN y por la CIA. Estos atentados fueron directamente contra el pueblo, contra ciudadanos, cuidando mucho de que no cogieran por casualidad a ningún mandatario, ministro ni político, etc… La estación ferroviaria de Bolonia era un nudo vital de transporte para el país, igual que Atocha en Madrid. El atentado de Bolonia se atribuyó falsamente a grupos anarquistas, igual que en Madrid, culpando a grupos islamistas que ni habían estado allí.  En Bolonia está probado que fueron los miembros de los Servicios Secretos Italianos los que suministraron información falsa información, e incluso colocaron una bolsa falsa con explosivos en un tren. Las semejanzas entre la masacre de Bolonia y la de Atocha-Madrid en 2004 son explícitas.

En el año 1978, asesinaron al Primer Ministro italiano Aldo Moro, que permanecía secuestrado por el grupo terrorista “Brigadas Rojas” (seguían una doctrina marxista-leninista). Su cuerpo fue hallado en el maletero de un coche en el centro de Roma.

De esta forma en Italia, se comenzó la caza de grupos de organizaciones de extrema izquierda, con cientos de detenciones; en cambio en la extrema derecha apenas hubo investigaciones y se evitó tocar a dos organizaciones muy importantes de esta rama política. Una era el “Ordine Nuovo” y otra era la “Avanguardia Nazionale”. Años más tarde, se demostró la implicación de ambas en los atentados de Bolonia. Y gracias a las investigaciones realizadas en Italia entre 1974 y 1990, se fue acotando mucho más el territorio donde se movía y actuaba la Red Gladio de la OTAN, descubriéndose que a veces operaba como organización terrorista de extrema derecha, y otras veces de extrema izquierda, según fuesen sus propósitos y sus fines. Propósitos cuyo único fin era desestabilizar a gobiernos europeos a favor de los EEUU, quien a su vez aumentaba así su influencia política dentro de esos gobiernos de la UE. Curiosamente la Red Gladio, se ha comprobado que jamás actuó en Gran Bretaña ni realizó ninguna misión de desestabilización sobre suelo británico.

La Red Gladio de la OTAN operó en muchos más países europeos, como Francia, Bélgica, Luxemburgo, Suiza, en nuestro vecino Portugal, en Alemania, Países Bajos, Dinamarca, Noruega, Suecia, Finlandia, Austria, Grecia e incluso en Turquía. Y por supuesto en España. En el año 1960, en Turquía, actuó de forma que los militares, apoyados por la Red Gladio y la CIA, organizaron un golpe de Estado que acabó con el asesinato del Primer Ministro turco Adnan Menderes. En 1977, en Alemania, también hubo movimientos de la Red Gladio. La facción del Ejército Rojo “Baader-Meinhof” (conocida en alemán como Rote Armee Fraktion, o RAF) llegó a causar una gran inestabilidad social que se saldó con la muerte de 34 personas y 20 miembros del grupo terrorista tras varios atentados y enfrentamientos con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad alemanas. Entre 1983 y 1985, por ejemplo en Bélgica, existieron grupos armados que asesinaron sin contemplaciones a ciudadanos en atentados en restaurantes y supermercados, donde acabaron con la vida de 28 civiles y dejaron muchos heridos. Se demostró en las investigaciones que había miembros de las Fuerzas Armadas Belgas y miembros de grupos de extrema derecha relacionados con los atentados. Habían recibido, a su vez, cobertura de los Servicios Secretos Norteamericanos y Británicos. La desestabilización continuaba de la mano de la Red Gladio de la OTAN.

El 12 de Diciembre de 1969, a las 16.30 pm, una violenta explosión sumió bajo el pánico a los vecinos del número 4 de la Piazza Fontana, en Milán. Se bautizó como la “Masacre de Piazza Fontana”, con 16 muertos y 58 heridos. En 1999 los servicios de inteligencia de Italia, hicieron público que el atentado fue llevado a cabo por la Red Gladio de la OTAN y por terroristas de extrema derecha, apoyados por las propias Fuerzas de Seguridad Italianas.

A mediados de los años 90, la Red Gladio entrenó a terroristas que luego formarían el Ejército de Liberación de Kosovo, presente antes y después de los bombardeos de la OTAN sobre Yugoslavia. También en los años 90, en Suiza, asesinaron al antiguo Jefe del Servicio Secreto Suizo más conocido como P26. Era el Coronel Alboth, apareció muerto apuñalado con su propia bayoneta cuando desveló a la prensa que iba a sacar a la luz todas las misiones clandestinas de la Red Gladio de la OTAN. Cuanto más llovían las informaciones públicas sobre la Red Gladio, más siniestra y violenta se volvía su actividad. Llegó a manejar una extensa red de auténticos mercenarios y asesinos a sueldo, grupos paramilitares y terroristas, zulos secretos con una gran cantidad de armas y todo esto, en plena Europa Occidental. Ni en Libia, ni en Irak, ni en Siria. En plena Europa…

Cuando Europa entera fue consciente de la actividad real de la Red Gladio de la OTAN y de sus actividades “criminales”, cundió una gran indignación a nivel político y social y estos hechos se investigaron en muchos países europeos. Pero había que cubrir, al menos por el momento, toda esta actividad con una buena cortina de humo. Así llegó la invasión de Kuwait el 2 de Agosto de 1990 por Sadam Hussein y sus tropas iraquíes. Se aprovechó de esta manera para tapar y disimular todas las misiones ilegales en las que la Red Gladio había participado. El asunto fue desplazado de todos los titulares y portadas de la prensa y de los medios de comunicación y acabó convenientemente silenciado. En Mayo del año 2002, Holanda fue golpeada por otro atentado orquestado desde la propia red enmascarada en plena Europa. El atentado se produjo durante las elecciones generales holandesas, donde asesinaron al que se consideraba el líder favorito para la victoria electoral. Era el candidato de la derecha nacionalista, se llamaba Pym Fortuyn y defendía la salida inmediata de Holanda de la UE y el cierre de fronteras a la inmigración ilegal extracomunitaria. Fue asesinado a manos de Volkert Van Der Graaf, un ecologista compulsivo que le dio muerte muy pocos días antes de que Holanda fuese a las urnas a votar. Se le condenó a 20 años de cárcel.

Cuerpo sin vida de Pym Fortuyn, el candidato de la derecha nacionalista; defendía la salida inmediata de Holanda de la UE y el cierre de fronteras a la inmigración ilegal extracomunitaria. Fue asesinado a manos de Volkert Van Der Graaf, un ecologista compulsivo que le dio muerte muy pocos días antes de que Holanda fuese a las urnas a votar.

Otro político, el austriaco Jörg Haider, Gobernador del Estado Federado de Carintia (Austria) desde 1999, que además era Jefe de la Alianza para el Futuro de Austria, corrió la misma suerte. Haider defendía una política muy similar a la del holandés Pym Fortuyn. Según el informe oficial murió en Octubre del año 2008 en un fatal accidente de coche al sur de Klagenfurt. Viajaba solo como conductor cuando se salió de la carretera, en un adelantamiento, y se estrelló contra un pilar de hormigón. Haider era un político muy influyente en Austria desde hacía 20 años. Su repentina y extraña muerte conmocionó a toda Austria, justo 2 semanas después de las elecciones legislativas que acabaron con la victoria de los nacionalistas. La Red Gadio, sencillamente, había eliminado a otro político incómodo más.

Jörg Haider, Gobernador del Estado Federado de Carintia y Jefe de la Alianza para el Futuro de Austria, también fue asesinado por Gladio. Murió en Octubre del año 2008 en un fatal accidente de coche al sur de Klagenfurt. Viajaba solo como conductor cuando se salió de la carretera, en un adelantamiento, y se estrelló contra un pilar de hormigón. El coche tenía impactos de bala.

Lo cierto es que está más que demostrado que los servicios secretos de los EEUU, la propia CIA, cometieron una inmensa mayoría de los atentados más sangrientos que tiñieron de sangre la historia de Europa, atentados cometidos durante decenas de años con el único propósito de desestabilizar a diversos gobiernos, elegidos de forma 100% democrática por sus ciudadanos, y deshacerse de políticos incómodos y poco dispuestos a plegarse a los intereses de los EEUU. En lo que a mí y a muchos investigadores nos incumbe, el Presidente Lech Kaczynski, junto con todo el Gobierno polaco, fue asesinado en Smolensk y jamás fallecieron a causa de un desafortunado accidente aéreo. He querido tirar un poco más del hilo sobre la Red Gladio de la OTAN y por ello os dejo una introducción histórica desde su nacimiento hasta nuestros días. La Red Gladio de la OTAN estuvo presente en los episodios más importantes de la historia de España pero eso lo comentaremos en el próximo artículo. Desde luego los datos hallados son más que sorprendentes. Hasta el próximo vuelo del misterio, amigos de Informe Insólito…

Compartir
Iván Castro Palacios
Piloto comercial, investigador de misterios aeronáuticos. Colaborador de Espacio en Blanco en RNE, de RTV Onda Azul de Málaga, de PTV Málaga Televisión, de La Noche de Andrómeda en LNDA Radio, de Otros Mundos con Javier Belmar y de Ya Te Vale FM. Contacto: ivancpmisterio@yahoo.es

4 Comentarios

  1. Excelente artículo, lleno de documentación y seriedad, como siempre. Está claro que detrás de todo esto está el ansia de poder de un país que se cree el amo del mundo, pero…. no sé, se intuye algo mucho más macabro, algo que está por encima. Siempre han existido imperios que han deseado el poder absoluto y no han dudado en crear guerras y destrucción, pero era sólo eso, poder. Sin embargo ahora… es más como que se quiere destruir el espíritu humano, llenarlo de terror, una fuerza obscura que quiere deshumanizar a todo el género humano y sacrificar a cualquiera o a miles de manera ritualística (los números en las fechas dan muchas pistas sobre ello…). Gracias por artículos como éste.

  2. La mayoría de los últimos actos terroristas islámicos en Europa, ¿serán también “falsa bandera” efectuados por la Red Gladio o similares? Lo digo porque parece que hay un patrón: 1º, un “simulacro” que despeja el terreno a los asesinos. 2º, testigos que han visto a gente muy bien entrenada efectuando los disparos y huyendo inpunemente. 3º, pequeños delincuentes “posiblemente islamistas” a los que las autoridades atribuyen los atentados, perseguidos y finalmente eliminados antes de que puedan explicar nada. Y 4º, documentos, pasaportes, versículos del Corán, etc. que aparecen improbablemente cerca del lugar de los hechos.
    Gracias Iván por tu estupendo artículo, y quedamos a la espera del próximo…

Dejar una respuesta