El avión calcinado y hallado en 2018 en Valdecebro fue robado 8 meses antes en Alemania

2
419

Fue un misterioso accidente aéreo del que nadie ha sido testigo y del que no se han encontrado restos de víctimas, ocupantes o pertenencias. La Policía Nacional sigue investigando el hallazgo del misterioso avión que apareció vacío en un monte de Teruel en 2018, tras haberse estrellado, cuando intentó aterrizar en una vieja pista de la Guerra Civil. El avión se incendió tras el impacto, pero no había ni rastro ni pruebas de quien o quienes podrían ir a bordo o quién pilotaba el aparato. Os lo cuento en mi artículo de hoy en Informe Insólito…

Bienvenidos a nuestra sección de «Misterios Aéreos», amigos de Informe Insólito. En las últimas horas hemos conocido nuevas informaciones acerca de un misterioso suceso ocurrido entre los días 21 y 22 de Noviembre de 2018 en la localidad de Valdecebro, en Teruel (España). La información, en esta investigación, nos llega gota a gota pero vamos conociendo nuevos detalles del sospechoso y enigmático suceso ocurrido en aquellas fechas cuando fue hallado un avión estrellado, sin ningún tipo de rastro de sus pasajeros y semi-calcinado. Concretamente los investigadores piensan que el suceso ocurrió entre la mañana del Miércoles 21 de Noviembre de 2018 y la mañana del Jueves 22 de ese mismo mes y año.

El lugar del impacto era una zona de monte situada muy cerca del aeropuerto industrial de Teruel. Sin embargo, bien por voluntad del piloto o por fuerza mayor, en vez de intentar tomar tierra en ese aeródromo se optó por hacerlo en esa vieja pista forestal, cuyas condiciones eran muy precarias, lo que llevó a ocasionar el accidente.

El avión siniestrado fue hallado por una persona que de un coto de caza de la zona y dio parte a la Policía Nacional al encontrarse con él. El accidente se pudo producir al colisionar el tren de aterrizaje del aparato contra una estructura de acero, asida a dos hitos que impedía el acceso a la antigua pista de aterrizaje. Se barajaron dos hipótesis para explicar que no hubiese ni rastro de los ocupantes; o bien que quien iba a bordo resultara herido, se marchara del lugar para intentar ponerse a salvo y se desorientara o no lograra alcanzar una zona habitada; o que se produjera una huida voluntaria por motivos relacionados con alguna práctica ilegal, quizás relacionada con el motivo del propio vuelo o de lo que se transportara en él.

El lugar del impacto era una zona de monte situada muy cerca del aeropuerto industrial de Teruel. Sin embargo, bien por voluntad del piloto o por fuerza mayor, en vez de intentar tomar tierra en ese aeródromo se optó por hacerlo en esa vieja pista forestal, cuyas condiciones eran muy precarias, lo que llevó a ocasionar el accidente.

AESA tomó las riendas de la investigación y analizó ya los restos del fuselaje y alas de la aeronave. En principio, se descartó que se calcinara tras enredarse en una sirga que limita la pista de aterrizaje y se estudió la posibilidad de que sus ocupantes la incendiaran deliberadamente antes de darse a la fuga campo a través. Se investigó también si entre los restos quemados de la carcasa había sustancias para acelerar la combustión y se examinaron unas rodadas descubiertas cerca del lugar donde fue hallada casualmente la aeronave.

Se trataba de un ULM (Aeronave Ultraligera) Aerospool WT9 Dynamic y matrícula OK-OUU 55. Sin embargo en internet con esta matrícula no aparecía ningún modelo como este y sí un modelo muy similar pero sin winglets y con librea diferente. Y aquí es donde esta semana nacen las nuevas informaciones al respecto en esta investigación.

Al principio se pensó que estas marcas en la tierra podían ser de las ruedas de un coche pero tras un estudio más concienzudo se llegó a la conclusión de que podían ser del tren de aterrizaje de la aeronave. Los datos recogidos hicieron pensar que el aparato transportaba algunas sustancias prohibida, seguramente droga y que, por una causa desconocida se vio obligada a realizar un aterrizaje de emergencia en pleno vuelo.

En cuanto a los datos del modelo y tipo de avión supimos entonces que se trataba de un ULM (Aeronave Ultraligera) Aerospool WT9 Dynamic y matrícula OK-OUU 55. Sin embargo en internet con esta matrícula no aparecía ningún modelo como este y sí un modelo muy similar pero sin winglets y con librea diferente. Y aquí es donde esta semana nacen las nuevas informaciones al respecto en esta investigación. El informe final del Ministerio de Transportes sobre el siniestro señala que la aeronave se pudo usar para cometer «algún tipo de ilícito penal».

Según las últimas investigaciones, el avión había sido robado 8 meses antes del siniestro en un hangar del Aeropuerto de Pohlheim, en Alemania. Y  en el momento del accidente llevaba matrícula falsa. Estos dos hechos refuerzan la sospecha policial de que la aeronave se dedicaba a alguna actividad ilegal, que podría ser el narcotráfico. La información sobre el origen del avión, las irregularidades que presentaba y los detalles del accidente que provocó su destrucción se recogen en el Informe Final sobre el siniestro que ha publicado la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC). 

La matrícula era falsa y había sido «clonada ilegalmente» de un avión matriculado en la República Checa y del que difería en el color y en la forma de sus alas. Había despegado desde Brighton (Reino Unido), aunque se desconoce el destino, el recorrido y el motivo del vuelo. Aunque la aeronave descubierta en Valdecebro en 2018 había ardido tras estrellarse, se podía leer su matrícula, OK-OUU 55, que resultó ser falsa y corresponde a un avión checo que se encontraba en el Aeródromo de Reidelbach, Alemania. La investigación oficial constata también que el nº de serie del motor había sido manipulado. La placa identificativa no corresponde al fabricante, mientras que la numeración que pudo localizarse tras una limpieza en profundidad permitió constatar que se trataba del avión robado en Marzo de 2018 en Pohlheim y que fue fabricado en el año 2015. Tiene capacidad para 2 personas y su peso máximo es de 450 kilos (pesa 290 kilogramos en vacío). Su envergadura alar es de 9 metros y su longitud de 6,4 metros.

El aparato había sido robado y presentaba rotulaciones falsas tanto de matrícula como de numeración del motor, además de que desde el punto de vista de la operación aérea también era altamente irregular. La pista de aterrizaje abandonada en la que intentaba aterrizar cuando se estrelló no presentaba indicios de haber sido utilizada recientemente en otros aterrizajes y despegues. La CIAIAC descarta que la aeronave hubiera explotado al estrellarse y no puede precisar si ardió accidentalmente o si las personas que la ocupaban «provocaron intencionadamente el fuego». Fue descubierto semi-calcinado y sin ningún «vestigio biológico». El pasajero o pasajeros (de 2 plazas era el avión) se esfumaron sin dejar rastro y su identidad y la motivación de su accidentado viaje sigue siendo un misterio 2 años después.

La matrícula era falsa y había sido «clonada ilegalmente» de un avión matriculado en la República Checa y del que difería en el color y en la forma de sus alas. Había despegado desde Brighton (Reino Unido), aunque se desconoce el destino, el recorrido y el motivo del vuelo.

El Juzgado de Instrucción nº 1 de Teruel archivó provisionalmente el caso sin que se encontrara ningún rastro de sus ocupantes ni de la carga que transportaba. La investigación judicial se podría retomar si aparecieran nuevas pruebas y la investigación policial sigue abierta. Fuentes policiales indicaron que se había establecido colaboración con las policías británicas (de Brighton, al sur de Inglaterra porque fue el origen del vuelo que terminó de forma accidentada en Teruel) y de Alemania, así como con la Interpol. La Policía contempla la posibilidad de que la aeronave siniestrada perteneciera a una red internacional de tráfico de drogas, aunque, de momento, es solo una hipótesis.

Seguiremos de cerca futuras novedades en este caso, si las hubiera, de este misterioso accidente aéreo que nadie vio, nadie escuchó ni nadie sintió en aquellas horas entre el 21 y el 24 de Noviembre de 2018. Hasta el próximo vuelo del misterio, amigos…

Compartir
Iván Castro Palacios
Piloto comercial, instructor de Auxiliares de Vuelo y Piloto de Drones - RPAS e investigador de misterios aeronáuticos. Colaborador de Espacio en Blanco en RNE, de RTV Onda Azul de Málaga, de PTV Málaga Televisión, de La Noche de Andrómeda en LNDA Radio, de Otros Mundos con Javier Belmar, de Ya Te Vale FM, de Informe Enigma con Jorge Ríos, de Días Extraños con Santiago Camacho y de Misterio en Red con Esteban Palomo. Contacto: ivancpmisterio@yahoo.es

2 Comentarios

  1. hola Ivan castro ,faltaria saber que autonomía de vuelo tienen estos modelos ,ya si salio de Brighton los ingleses deben tener algún dato mas ,habrá salido de un aeropuerto o club o aerodromo o pista privda ,en todos lados se cuecen habas .salute

Dejar una respuesta