Atrapados en los cuadros

Existen cuadros que nos transmiten miedos y sentimientos sobrecogedores, pinturas embrujadas de alguna manera por sus autores. Descubre los casos más siniestros.

0
4864

Siempre han existido historias de objetos embrujados, objetos poseídos que por alguna razón pueden llegar a interactuar con las personas de su entorno, o familiares, provocándoles situaciones y fenómenos extraños, fenómenos poltergeist, apariciones de figuras o sombras, voces, golpes… Estos objetos también suelen ir acompañados de  algunas historias sangrientas, historias de asesinatos o suicidios, de muertes repentinas o accidentales. Pueden estar poseídos  por  espíritus, entes errantes, por personas fallecidas en circunstancias dolorosas, por entes demoníacas haciendo el mal.  Los objetos a los que nos referimos pueden llegar a ser de lo más variado, aunque quizás los más conocidos son los muñecos o muñecas, muñecos que parecen que hablan, que llegan incluso a comunicarse con niños y que dan la sensación de movilidad, de tener vida.

Publicidad:

Pero los objetos más impresionantes y más inquietantes son los cuadros, las pinturas embrujadas. En ellas existe algo que nos atrapa o conmueve, podemos apreciar miradas siniestras, sufrimientos plasmados por los autores. Al primero que nos referiremos y no muy antiguo es el que fue conocido como el cuadro poseído de eBay ya que finalmente terminó en esta página puesto a la venta. El cuadro en concreto esta titulado como The hands resist him” de Bill Stoneham, una pintura encantada la cual habría tenido influencias negativas a aquellas personas que la tuvieron. El cuadro es una reproducción de una fotografía donde el que aparece es el propio autor de la pintura, en la fotografía original sale el autor cuando era niño con una amiga de juegos de la infancia.

Publicidad:

El niño  había vivido una infancia dura debido a la falta de recursos de sus padres pero nunca pensó que podría llegar a tener tanta repercusión en el mundo paranormal.  En el cuadro aparece el con una niña o especie de muñeca ya que tiene como unas costuras o cortes en brazos y piernas. Posee una mirada aterradora, fría, con las cuencas de los ojos  vacías. La niña aprieta algo que parece ser  un tubo de pasta o una batería antigua. Hay una ventana al fondo donde aparecen varias manos supuestamente de niños desde otro lado, desde el mas allá quizás, como  golpeando  intentando comunicarse desde el otro lado del cristal.

Publicidad:

Y el niño que era el autor, tiene cara como de adulto, con una mirada también perdida y que según los testigos que poseyeron el cuadro algunas veces daba la impresión de que movía los ojos. Los que sufrieron las peores consecuencias fueron sus vendedores, hasta tres de ellos fallecieron al poco tiempo de vender esta obra, aunque lo más inquietante es que los niños del cuadro se pelean por las noches, la iluminación del cuadro incluso cambia también por la noches,  existen grabaciones donde está registrado que se mueven, que se pelean para intentar salir de la obra, quieren escapar de la pintura. El cuadro provocaba, sobre todo en la mente de los vendedores o almacenistas que lo tuvieron, vómitos, mal estar, escuchaban voces, tenían enfermedades graves, y multitud de alucinaciones. El cuadro fue finalmente vendido por eBay, por unos mil dólares y según su actual dueño nada extraño le ha ocurrido o eso dice.

La siguiente obra también es sobrecogedora, es la del hombre angustiado” (The Anguished Man), pintura donde aparece el retrato de un hombre o humanoide gritando, se vislumbra  mucho dolor, esta con la boca abierta,  sufriendo, hecha de colores rojizos fuertes, que resultaban haber sido mezclados con pintura y sangre del autor. El hombre que aparece es el autor del retrato, una persona que estaba trastornada mentalmente, que poco después de hacer esta obra se suicidó. Esta  pintura  estuvo durante décadas escondida en un ático, ya que su dueña no lo quería tener colgado en su casa, ya que había oído voces y lloros. Decidió guardarlo y allí estuvo durante décadas.

El hombre que heredó la pintura, empezó a notar cosas extrañas,  se habían oídos voces y lloros, se había visto una sombra deambulando por la casa, palpaban la presencia de alguien, las mujeres de la casa notaban  caricias en el pelo y tocamientos mientras dormían o se encontraban en el baño. Un niño de la casa se cayó por las escaleras accidentándose gravemente, el perro de la casa huía constantemente de donde estuviera colgado el cuadro. Aquella obra hecha por un supuesto perturbado creaba fenómenos paranormales. El Sr. Robenson dueño del cuadro grabó una serie de hechos, como un suspiro, una puerta que se cierra sola y algunos golpes [Vídeo]:

Podrían existir entes de mundos paralelos atrapados en los cuadros, y que quisieran  comunicarse con nosotros, incorporándose a formar parte un objeto cotidiano para así estar más cercanos. Algunos de ellos lo harían con la finalidad de dañarnos de alguna manera, éstos podrían ser entes oscuros y demoníacos y otros querrían transmitirnos algún mensaje. De todas formas habría que cuestionarse el porqué somos capaces de detectar estas actividades paranormales, notar presencias, ver figuras, escuchar murmullos, todo esto en frecuencias audibles y un espectro visible. Quizás están en nuestra cabeza y sean alucinaciones creadas por nuestro cerebro, estimulado por la expresividad de estas pinturas, hipnotizados por las miradas, los ojos, la cara y sobre todo las manos, partes del cuerpo que por alguna razón nos impresionan mucho.

Compartir
JASS
Ingeniero de sistemas navales, seguidor del misterio, del fenómeno OVNI y de lo paranormal. Skywatcher, astronauta de salón, y sobre todo cadista. Le gusta escribir sobre historias de barcos. Colaborador en Informe Enigma. Contacto: joseasanchezs72@gmail.com

Dejar una respuesta