2 de Mayo de 1808: El día que los españoles se sublevaron contra Napoleón

4
1377

Se cumplen 210 años del levantamiento popular que los ciudadanos madrileños realizaron contra las tropas francesas del Emperador Napoleón Bonaparte en Madrid. Con este gesto popular, esta ciudad desafiaba al poder del Imperio Francés, pero la manera represiva con la que actuaron las tropas francesas solamente provocó lo inevitable. El inicio de la Guerra de la Independencia.

Publicidad:

Los levantamientos populares del 2 de Mayo del año 1808 nos dejan imágenes que nunca deben perderse en el recuerdo. Grandes cuadros de grandes y famosos pintores que retratan aquellas intensas, violentas y sangrientas horas que terminaron con salvajes represalias por parte de los soldados franceses. Napoléon y Carlos IV, Rey por entonces, habían firmado una Alianza que llevaría al Emperador de Francia a conquistar Portugal dirigiendo a 60.000 soldados franceses a través de tierras españolas. Nada más y nada menos que una artimaña y una mentira para que las tropas de Napoleón pudiesen además conquistar España entera. No todos los soldados franceses se dirigieron a la frontera con Portugal y así comenzó la invasión francesa de España por parte de las tropas de Napoleón Bonaparte.

Nos encontramos, a continuación, una de las principales protagonistas en esta imagen. Manuela Malasaña, costurera de profesión, fue una de las muchas mujeres que participaron en el levantamiento contra los franceses en Madrid. La tradición cuenta que esta joven madrileña ayudó a su padre, llamado Juan Malasaña, suministrándole los cartuchos de fusil para combatir desde su propia casa a los invasores. Este cuadro, de Eugenio Álvarez Dumont, representa el momento en que Juan Malasaña mata al francés que acababa de asesinar a su hija. Existen muchas dudas sobre el papel que jugó aquel día Manuela Malasaña y, a día de hoy, no hay acuerdo entre los historiadores pero lo que está claro es que fue fusilada sin piedad por las temibles tropas francesas.

Publicidad:
Pintura de Eugenio Álvarez Dumont, que muestra el momento en el que Juan Malasaña acaba con la vida del soldado francés que asesinó a su hija Manuela Malasaña, cuyo cuerpo permanece tendido bajo los pies del caballo.

A primera hora de la mañana de aquel fatídico, pero a la vez esperanzador, 2 de Mayo de 1808, los madrileños comenzaron a juntarse y manifestarse delante de las puertas del Palacio Real de Madrid donde corrían rumores de que las tropas francesas querían secuestrar al pequeño Infante Francisco de Paula, hijo del Rey Carlos IV y de María Luisa de Parma. María Luisa de Parma fue una famosa reina conocida especialmente por haberse quedado embarazada hasta en 24 ocasiones. Entre todas aquellas voces de gargantas madrileñas sobresalía la de un personaje llamado José Blas de Molina, activista y agitador político de la época y cerrajero de profesión, quién gritó a la multitud: -” ¡Traición! ¡Que nos lo llevan! ¡Nos han arrebatado a nuestro Rey y ahora quieren llevarse a todos los reales!”. Y a continuación concluyó con el grito lapidario de: -“¡Muerte a los Franceses!”. El 2 de Mayo de 1808, el levantamiento de Madrid vino provocado por este gesto, por la intención o los rumores de que Napoleón quería secuestrar y llevarse al pequeño Infante.

Infante Francisco de Paula, representado en el cuadro de Francisco de Goya. Figura real desencadenante de la sublevación del 2 de Mayo de 1808 en Madrid.

Especialmente, en los levantamientos del 2 de Mayo de 1808 podemos encontrar como sobresale la figura de dos hombres que fueron considerados héroes por la historia de España. Se trata de los militares Luís Daoíz y Pedro Velarde. Velarde, con 29 años de edad y cántabro de nacimiento, engrosaba como Capitán Artillero las altas esferas del Estado Mayor del Cuerpo de Artillería. Luís Daoíz era andaluz de nacimiento y tenía 41 años. En aquel momento era el militar al mando del Parque de Artillería de Monteleón, donde se encuentra en Madrid la Plaza del 2 de Mayo. Este enclave militar estaba custodiado por unos 80 militares franceses pero era de los pocos lugares donde los rebeldes españoles podrían reagruparse y armarse decentemente contra las tropas francesas. En un primer momento, se tomó el Parque de Artillería con engaño a las tropas francesas pero, tras hacerse con el lugar los españoles, los franceses se decidieron a tomarlo de nuevo y poco duró la soberanía española en aquel lugar. Pedro Velarde murió a manos de un soldado polaco, que engrosaba las filas francesas, que le pegó un tiro a quemarropa en pleno corazón en la liberación del Parque de Artillería y Luís Daoíz acabó malherido, en un primer momento y muerto finalmente por bayoneta pero ambos guiaron al pueblo madrileño, solamente armado con cuchillos y palos, en esta toma tan importante de este enclave militar.

Publicidad:
Pintura de Joaquín Sorolla, que representa la caída del Parque de Artillería de Monteleón ante las tropas francesas. En el centro de la imagen, Pedro Velarde dando órdenes antes de caer abatido. Malherido y en el suelo, Luís Daoíz dando órdenes a su izquierda tras sufrir una herida de bayoneta.

Los franceses no escatimaron en recursos para frenar la sublevación madrileña del 2 de Mayo de 1808 y, en represalia contra el pueblo español, se llevaron a cabo sangrientos fusilamientos como castigo por la desobediencia vertida hacia los invasores liderados por Napoleón Bonaparte. Los castigos, los fusilamientos contra los patriotas españoles, se llevaron a cabo el 3 de Mayo de 1808. En grupos, los condenados a morir fueron enviados a distintos lugares de Madrid para su inmediata ejecución. Los lugares elegidos para los fusilamientos fueron el Paseo del Prado, la Puerta del Sol, la Puerta de Alcalá, el Portillo de Recoletos y la Montaña del Príncipe Pío, y fueron fusilados a las cuatro de la madrugada del 3 de Mayo de 1808. En el famoso cuadro de Francisco de Goya muchos desconocen que el pintor destaca a un héroe anónimo que se enfrenta de nuevo a ellos, ahora arrodillado y con los brazos en cruz, con su expresión de terror y asombro, sin comprender la razón de tan brutal represalia. Goya lo pintó vestido de blanco, proclamando con ello su inocencia, convirtiéndole en el símbolo de la lucha del pueblo español.

Famoso lienzo de Francisco de Goya donde recrea los trágicos momentos finales de los ajusticiados por tropas francesas en la madrugada del 3 de Mayo de 1808 en la Montaña del Príncipe Pío de Madrid.

Hoy en día, los héroes españoles no son olvidados ni mucho menos y se les otorga eterno reconocimiento por su valentía, honor y lealtad a España en un monumento que está situado en el Paseo del Prado en Madrid. El Obelisco a los Caídos. Su arquitecto fue Isidro González Velázquez y comenzó a construirlo el 21 de Abril de 1821 pero los trabajos fueron parados luego temporalmente hasta que el Ayuntamiento de Madrid inauguró definitivamente el monumento a los valientes el 2 de Mayo de 1840 y consagrado por Su Majestad el Rey Juan Carlos el 22 de Noviembre de 1985 como Monumento de Guerra para todos los Españoles.

Obelisco construido en el Paseo del Prado de Madrid en recuerdo a los ejecutados, inocentes y valientes de l levantamiento popular contra los franceses el 2 de Mayo de 1808. En honor a los caídos por España.

La historia está escrita, para bien o para mal. No se olvida, pero debemos como pueblos hermanos, aprender a convivir en Paz, a vivir respetando a los demás. La historia no se borra pero debe de servir de lección para no volver a cometer los terribles errores del pasado. Por España y para España, en recuerdo y en honor a los caídos y a los que dieron su vida por este país. Viva España….

Compartir
Iván Castro Palacios
Piloto comercial, instructor de Auxiliares de Vuelo y Piloto de Drones - RPAS e investigador de misterios aeronáuticos. Colaborador de Espacio en Blanco en RNE, de RTV Onda Azul de Málaga, de PTV Málaga Televisión, de La Noche de Andrómeda en LNDA Radio, de Otros Mundos con Javier Belmar, de Ya Te Vale FM, de Informe Enigma con Jorge Ríos, de Días Extraños con Santiago Camacho y de Misterio en Red con Esteban Palomo. Contacto: ivancpmisterio@yahoo.es

4 Comentarios

  1. En este artículo echo en falta que no se haya explicado que el pueblo de Madrid se tuvo que enfrentar al mejor Ejército del mundo, porque el que, teóricamente, tendría que defenderles no lo hizo. Incluso, algunos autores afirman que las autoridades españolas colaboraron con los franceses en la búsqueda y captura de esos “rebeldes” para llevarlos ante los piquetes de ejecución.
    Por otra parte, también está documentado que unidades con soldados vascos al servicio de Francia participaron en la represión del pueblo de Madrid.
    Saludos.

    • Gracias por los datos, Juan. No podía hacer el artículo muy extenso porque de este tema, saldrían muchos artículos a parte. También he de decirte que, hasta los presos españoles fueron liberados para combatir a los franceses. Luego voluntariamente volvieron a sus prisiones. Hay muchas historias desconocidas que contar tras los levantamientos del 2 de Mayo. No comparto el dato de que las fuerzas españolas no los defendiesen dado que estaban diezmadas y bajo ocupación francesa. Gracias por tu comentario!

  2. Hubo divisiones en todos los estamentos, hasta en la misma Iglesia, aunque yo creo que también fue la institución que sirvió para aglutinar la resistencia del pueblo español contra las tropas napoleónicas. En la web pares.mcu.es del Archivo Histórico Nacional, podrás ver la carta de un cura afrancesado, llamado José González Aceijas, que pedía a sus feligreses que no se resistieran ante el invasor francés. El dato del apoyo de la Iglesia es muy importante para explicar la resistencia que opuso el pueblo español a las tropas napoleónicas y, en cambio, la nula resistencia que ofreció a las tropas de los Cien Mil Hijos de San Luis. Saludos.

Dejar una respuesta