El más allá, un mundo en nuestro mundo

2
1936

Una de las grandes incógnitas y misterios de la historia de la humanidad es ese desconocimiento sobre el más allá. ¿Que habrá tras de la ultima frontera? ¿seremos conscientes de cuanto nos rodea? ¿estarán nuestros familiares, amigos, y seres queridos allí esperándonos? Lo cierto es que a día de hoy aún estamos muy lejos de poder dar una respuesta absoluta, y aunque la ciencia cada vez avanza más y cada vez está más cerca de arrojar luz sobre este gran desconocimiento, la muerte sigue siendo el mayor enigma de todos los tiempos.

Publicidad:

Hay una gran cantidad de mitos sobre el cielo, estos incluidos en textos, grabados, pinturas o esculturas, esparcidas por diferentes culturas y creencias al rededor del mundo, y que hablan de ese destino que nos aguarda tras el viaje que más tarde o temprano realizaremos pero, aunque hay abundantes fuentes para describirnos ese paraíso, la visión de ese lugar depende en mayor medida de las creencias religiosas de la persona que va a trascender.

Ese nuevo mundo, estado o lugar, se ha descrito desde hace siglos como un lugar lleno de felicidad eterna o sufrimiento extremo, poblado de ángeles, héroes, dioses, divinidades o demonios. Pero, quizás sea algo más simple y no tan literario, porque de entre las más de 4.200 religiones, creencias y mitologías existentes en nuestro planeta, todas mantienen un símil en cuanto a la descripción de como es ese más allá al que todos llegaremos. Si vas al cielo vivirás tranquilo en armonía y sin preocupaciones pero por lo contrario, si tu destino es el infierno, te espera una eternidad de dolor y sufrimiento.

Publicidad:

A continuación se muestra un pequeño ejemplo de como algunas culturas, quizás las más conocidas y extendidas, describen o perciben ese nuevo mundo que nos aguarda a todos.

1 – Mitología Hebreo-Cristiana: EL REINO DE DIOS:

Cristianismo: Sin duda una de las religiones más extendidas y la cual nos dice que el cielo es un lugar de paz infinita, de plenitud absoluta y de un conocimiento inimaginable, repleto de ángeles y seres de luz. Por otro lado describe el Infierno como un lugar tétrico, lleno de dolor y sufrimiento donde ir a pagar por los pecados cometidos en vida.

Publicidad:
El paraíso según la religión Cristiana.

Judaísmo: Siendo una de las más populares, su cielo es idéntico al de los Cristianos, un lugar de paz, descanso y armonía pero, el infierno en esta cultura es bastante diferente. Conocido como Gehena, originalmente se refería a un valle fuera de Jerusalén donde se realizaban sacrificios de niños pequeños o recién nacidos al tirarlos en grandes hogueras, sin embargo cuando nos referimos al Infierno de los fallecidos, se asemeja bastante en casi todos los puntos al lugar de castigo del Cristianismo, un sitio donde las grandes fogatas no dejan de arder y el dolor así como la eterna agonía, llegan a puntos extremos para la eternidad.

El Gehena, el infierno según los Judíos.

2 – Budismo y Hinduismo:

• Según estas religiones el más allá conocido como Nirvana, es un lugar libre de sufrimiento y de reencuentro con lo más profundo de uno mismo pero, por otro lado el Infierno en estas creencias, descrito como Niraya o Naraka es un lugar de castigo y sufrimiento basado en el Karma de un alma, donde con el paso del tiempo y de aprendizaje vuelves a renacer.

Naraka, en infierno según el Budismo y el Hinduismo.
Nirvana.

3 – Mitología Egipcia:

• Una de las culturas mas enigmáticas de todos los tiempos y donde al parecer dedicaban casi toda su vida a preparar ese viaje hacia tierras eternas. El paraíso conocido como Los campos de Arau y gobernado por el dios Osiris, se describe como un capo fértil o una serie de islas repletas de cañas o juncos, muy semejante a lo que seria el Delta del Nilo, y donde el recién llegado disfrutara de una placentera armonía para toda la eternidad. Por otro lado el infierno aquí también es gobernado por Osiris y es conocido como Duat, un sitio muy parecido a la tierra pero con un lago de paredes fuego y hierro, repleto de criaturas mitad hombre, mitad animal y donde serás juzgado por tus pecados en vida.

El Delta del Nilo, el más allá según los egipcios era parecido a este lugar.
El Duat, el infierno egipcio.

4 – Mitología Griega y Romana:

• Otra de las grandes, popular e históricas culturas que nos dejaron un gran legado, entre ellos un concepto muy propio del Cielo y el Infierno. El paraíso conocido como Los Campos Elíseos, era un lugar donde los hombres y los dioses vivían conjuntamente de una manera placentera y sin preocupaciones, felices y dichosos en medio de un paraje bañado por paisajes verdes y floridos pero, en el lado opuesto nos encontramos con el Tártaro, un infierno en forma de calabozo oscuro y tenebroso, donde el sufrimiento será eterno. Dependiendo de si hablamos de Roma o Grecia, los gobernadores, niveles y estructuras de dicho lugar serán de una forma u otra.

Los Campos elíseos.
El Tártaro.

Como ya hemos visto podríamos describir esa nueva frontera aún desconocida para nosotros, como la paz o el dolor absoluto, todo en función de como te hayas comportado en esta vida de aprendizaje pero, existen otras alternativas.

Entre la vida y la muerte, un nuevo mundo

Con el paso del tiempo muchas han sido las personas que se han interesado por ese otro mundo, al que todos sin duda llegaremos algún día, y es que desde hace tiempo se viene hablando de la existencia de más dimensiones y la ciencia no lo descarta si no que lo ve como una posibilidad.

La teoría de las cuerdas nos habla de que nuestro universo, donde vivimos tiene otras dimensiones integradas en nuestro espacio, paralelas e incluso sobrepuestas pero que no se tocan, no se pueden ver, no se pueden oír y no podemos comunicarnos con ellas, o sí.

Aunque la ciencia no lo reconoce como tal, la parapsicología está arrojando luz sobre ese desconocimiento llamado más allá, dependiendo de que sea el más allá.

Digamos que esta usted en el salón de su casa y se levanta a coger el mando de la televisión y en ese salón a la vez hay otra persona o entidad, en un universo paralelo que ve como usted se levanta a coger el control-remoto, esto es en pocas palabras lo que podríamos describir como la interfase entre nuestro mundo y el más allá eterno, ese camino que tenemos que recorrer y que muchos de nosotros al fallecer, por miedo al desconocimiento, a los dogmas y creencias que la religión nos a impuesto a lo largo de siglos y siglos, muchas veces no hacemos.

En ese momento es cuando y siempre que se dan las circunstancias oportunas y a día de hoy desconocidas, es posible entablar comunicación con esa otra dimensión donde habitan los mal llamados “fantasmas”.

Según los relatos de cientos de médiums y con las pruebas psicofónicas obtenidas por grandes profesionales durante décadas, esas entidades que en algún momento estuvieron en nuestra realidad, cuentan que viven en el mismo lugar donde vivían, sin que nada halla cambiado para ellos, que se quedan aquí para proteger sus hogares, sus negocios o simplemente atados a una persona. En definitiva se crean un estado de consciencia y entorno, donde ellos están seguros y que conocen a la perfección.

Nosotros podemos ver una casa en ruinas pero ellos ven ese lugar tal cual estaba cuando habitaban ahí, con su mobiliario intacto, sin ningún desperfecto y además siguen haciendo su ritmo de vida igual que antes, por que han creado un vínculo emocional con dicha construcción y quieren quedarse en esa dimensión dentro de la nuestra, para proteger aquello que con tanto cariño les costó construir.

Por eso muchas personas experimentan ciertos fenómenos anómalos en lugares donde tendría que reinar el silencio, donde supuestamente no tendría que haber nadie, por que ellos siguen haciendo su vida normal, sus labores del día a día pero, lo cierto es que sigue estando habitado y los intrusos para ellos son los nuevos inquilinos o visitantes. Un ejemplo sencillo de entender es la película de Alejandro Amenábar “ Los Otros”, una casa tétrica en un paisaje oscuro, donde la familia que allí vive, sufre todo tipo de fenómenos extraños pero, con el paso del tiempo se dan cuenta que todo aquello que atribuían a supuestos seres del más allá, no era más que una realidad paralela, por que los que realmente estaban muertos eran ellos.

Por todo esto a la hora de intentar entablar una comunicación con estas energías, es necesario saber y recopilar toda la información posible sobre el lugar, sus antecedentes, acontecimientos, y nombres de las personas que allí vivieron en algún momento del pasado, por que es mucho más fácil que den respuestas a alguien que sabe sobre ellos, que no a una persona que viene con desinterés sobre lo que allí pudo pasar, envuelto en leyendas e historias, muchas veces inventadas.

Todo lo que se cita aquí es en referencia al camino intermedio entre nuestro mundo y el descanso eterno. Lo que sí que es cierto, es que una vez cruzan la última puerta, apenas dejan mensajes, no hay manera de saber como es realmente el más allá definitivo, no al menos con una certeza absoluta pero, algunos canalizadores o médiums aseguran que sigue sin ser el paraíso que nos han contado, ni tampoco es el infierno que nos han descrito, gracias a los testimonios de entidades que en algún momento vinieron a buscar, a alguien atrapado en este camino intermedio.

JORGE RÍOS CORRAL

Compartir
Jorge Rios Corral
Investigador y divulgador de la temática paranormal. Es director y presentador en Informe Enigma, La Noche de Andromeda, colaborador independiente en la revista Mundo Misterioso y miembro del grupo Enigma Investigación. Contacto: enigma-rpa@hotmail.com

2 Comentarios

  1. Muchas gracias Andrés, solo intento dar un hipótesis a la versión convencional, después de mucho investigar pero, aún le queda mucho para ser una teoría.

    JrC

Dejar una respuesta